Actualidad

Raquel Buenrostro: la mano dura del Gobierno de AMLO con empresarios que negociará disputa en T-MEC

La exfiscal de hierro pasará a defender las disputas comerciales con EE.UU. mientras deja en incógnita la recaudación

AMLO y Raquel Buenrostro durante la ceremonia del 25 aniversario del SAT el pasado 4 de julio de 2022. (Cortesía: Presidencia)
07 de octubre, 2022 | 09:30 PM

Ciudad de México — Raquel Buenrostro, la nueva secretaria de Economía de México, está acostumbrada a sentarse con los grandes empresarios del país; su gesto risueño y personalidad relajada se torna rígida cuando hay que hablarles de cancelar contratos o de pagar impuestos.

Desde que llegó al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la ahora exjefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT) se tatuó en la mente la promesa de campaña de combatir la corrupción, empezando por los más adinerados del país.

Con esa consigna comenzó la revisión de contratos de proveedores del Gobierno desde la Oficialía Mayor de Hacienda y después, desde la jefatura del SAT, inició una carrera de cobranza a los grandes contribuyentes que fue aplaudida por el presidente, pero criticada por el sector privado al grado de hablar de terrorismo fiscal.

PUBLICIDAD

Esa postura de dureza le dio a Buenrostro los apodos de la “Dama de Hierro” o la “Mano de Hierro”.

En septiembre de 2020 declaró que no le molestaba que la llamaran con esos apodos, por el contrario, endureció su postura y aquel año, en el que México atravesaba una recesión, cosechó más de MXN$30.000 millones derivados de la cobranza de adeudos fiscales a grandes empresas como Walmart de México y Centroamérica, BBVA México, América Móvil, Grupo Modelo, FEMSA, IBM y Minera Fresnillo.

Un abogado que pidió no ser nombrado contó a Bloomberg Línea que las reuniones con la jefa del SAT solían ser tensas y en un ambiente de desconfianza, sobre todo al inicio de su gestión, ya que ella tenía una percepción negativa del empresariado, sin embargo, se le reconocía su convicción de combate a la corrupción y evasión fiscal.

PUBLICIDAD

Raquel Buenrostro deja la jefatura del SAT, a donde llegó en diciembre de 2019, en medio de la discusión del Paquete Económico y de una incógnita sobre si el órgano dependiente de Hacienda logrará la meta de recaudación de 2023 ante los temores de recesión. Ahora en la titularidad de la Secretaría de Economía se estrena con una candente disputa comercial en materia energética bajo el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

La ahora encargada de defender los intereses comerciales de México es matemática por la Universidad Nacional Autónoma de México y maestra en Economía por El Colegio de México, en ésta última institución tuvo como profesor a Carlos Urzúa, quien fue el primer secretario de Hacienda del sexenio de AMLO y más tarde el primer gran disidente del Gobierno de López Obrador.

Urzúa también fue profesor de Victoria Rodríguez Ceja, quien actualmente es gobernadora de Banco de México (Banxico), quien antes fungió como subsecretaria de Egresos de Hacienda.

Carlos Urzúa invitó a Raquel Buenrostro a la Secretaría de Hacienda y al iniciar el sexenio fue la titular de la Oficialía Mayor, desde donde emprendió una revisión de todos los contratos de proveedores con el Gobierno para detectar posible corrupción, poniendo un énfasis especial en los montos de los contratos de medicamentos, lo que generó una problemática de desabasto que hoy sigue sin resolverse.

La relación laboral entre Urzúa y Buenrostro data de varios años atrás. Urzúa fue secretario de Finanzas del Gobierno del Distrito Federal durante el periodo 2000-2003 en la administración de AMLO; en ese periodo Buenrostro fue subtesorera de Política Fiscal de la misma Secretaría.

En sus más de 20 años de experiencia profesional dentro de la administración pública, también se ha desempeñado como directora general de Administración en la Secretaría de Turismo; directora general de Innovación y Calidad en la Secretaría de Educación Pública; directora general adjunta de Control Presupuestario en Hacienda, y gerente de Planeación y Desarrollo en Pemex.

PUBLICIDAD

En julio de 2022, Estados Unidos anunció la activación del mecanismo de consultas bajo el paraguas del T-MEC, en la que señala que la política energética de AMLO es violatoria del acuerdo comercial al discriminar a empresas extranjeras y beneficiar a las empresas del Estado, Pemex y CFE.

La misión de Buenrostro será evitar que la disputa comercial escale a un panel de solución de controversias que pueda terminar en sanciones comerciales en un año 2023 con tambores de recesión.

Kenneth Smith, exjefe de negociaciones del T-MEC, dijo en entrevista radiofónica con W Radio que será importante que Buenrostro tenga contacto con las cúpulas empresariales, cámaras de comercio y socios comerciales para enviar un mensaje claro sobre la disposición de México en las negociaciones.

PUBLICIDAD

Por lo pronto, los países miembros del T-MEC acordaron extender las conversaciones sobre la disputa energética. Buenrostro tendría su primer cara a cara con los socios comerciales en diciembre próximo, cuando se realice en México la Cumbre de Líderes de América del Norte.

El jueves 6 de octubre, se realizó en Ciudad de México el seminario anual sobre la gestión de las tesorerías públicas en América Latina, el cual tuvo como sede la Secretaría de Educación Pública y como anfitriones a funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

PUBLICIDAD

Raquel Buenrostro fue una de las invitadas para exponer sobre la experiencia de las finanzas públicas de México en el fortalecimiento de lo público. La mesa ocurría al mismo tiempo que trascendía en redes sociales su posible nominación como secretaria de Economía.

Al terminar la mesa de análisis, Buenrostro revisó sus mensajes en la aplicación de mensajería WhatsApp y salió con paso calmado de la sede de la SEP.

Antes los rumores, Bloomberg Línea le preguntó si permanecería al frente del SAT hasta final de año, a lo que respondió: “Yo ahorita estoy en el SAT”.

PUBLICIDAD