Bancos liderados por Morgan Stanley enfrentan pérdidas por la deuda de Twitter

Sus pérdidas ascenderían a US$500 millones o más si la deuda se vendiera ahora, según los cálculos de Bloomberg

La sede de Morgan Stanley se refleja en un charco en Nueva York, Estados Unidos, el lunes 17 de enero de 2022.
Por Paula Seligson - Davide Scigliuzzo - Lisa Lee
08 de octubre, 2022 | 06:32 PM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — Cuando los bancos liderados por Morgan Stanley (MS) acordaron en abril ayudar a financiar la compra de Twitter Inc. (TWTR) por parte de Elon Musk, estaban ansiosos por ayudar a un cliente importante, la persona más rica del mundo. Ahora ni Musk ni los bancos tienen una forma obvia de escabullirse.

Los prestamistas, entre los que también se encuentran Bank of America Corp. (BAC), Barclays Plc (BCS)y Mitsubishi UFJ Financial Group Inc. (MUFG) se comprometieron a proporcionar US$13.000 millones de financiación de la deuda para el acuerdo. Sus pérdidas ascenderían a US$500 millones o más si la deuda se vendiera ahora, según los cálculos de Bloomberg. Acordaron financiar la compra independientemente de que pudieran descargar la deuda a inversores externos, según los documentos públicos y los abogados que los han examinado.

VER +
Compra de Twitter por parte de Musk estancada por financiamiento

“Creo que a esos bancos les gustaría salir de esto, creo que el acuerdo tiene menos sentido para ellos ahora, y que la deuda será más difícil de sindicar a los inversores”, dijo Howard Fischer, socio del bufete de abogados Moses Singer. Pero Fischer, exasesor jurídico principal de la Comisión de Valores y Bolsa que no está involucrado en Twitter, dijo que no hay base legal para que se echen atrás.

Los rendimientos de los bonos basura y de los préstamos apalancados han subido desde abril, lo que significa que los bancos perderán dinero por haber acordado proporcionar financiación a rendimientos más bajos de los que el mercado aceptaría ahora. Cualquier dolor que sufran los bancos por este acuerdo se debe a que los prestamistas ya han sufrido miles de millones de dólares en pérdidas y amortizaciones este año después de que los bancos centrales de todo el mundo hayan empezado a subir los tipos para controlar la inflación.

PUBLICIDAD

Incluso si los bancos pudieran encontrar ahora compradores para la deuda de Twitter en el mercado, lo que no es ni mucho menos seguro, la venta de bonos y préstamos vinculados al acuerdo probablemente no sería posible antes del cierre de la compra.

Los bancos tienen una reserva de alrededor de US$50.000 millones de financiación de deuda que se han comprometido a proporcionar en los próximos meses, según las estimaciones de Deutsche Bank AG (DB). Aunque normalmente los bancos venderían bonos y préstamos para financiar esas operaciones, los inversores están menos dispuestos a comprar ahora que a principios de año, y descargar esta deuda será difícil.

Esto está obligando a los bancos a financiar ellos mismos una serie de operaciones, lo que supone una carga para sus beneficios y necesidades de capital. Por ejemplo, prestamistas como Bank of America y Barclays esperan tener que financiar US$8.350 millones de deuda para la compra apalancada de Nielsen Holdings (NLSN) la próxima semana, según informó Bloomberg el martes.

PUBLICIDAD

Los representantes de Morgan Stanley, Bank of America, Barclays, MUFG y Twitter declinaron hacer comentarios. Un representante de Musk no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

¿Una salida?

Puede que los bancos no puedan echarse atrás en el acuerdo con Twitter, pero Musk lo ha intentado. Twitter dijo el jueves que duda de las promesas del multimillonario de cerrar la transacción. La compañía dijo que un banquero involucrado en la financiación de la deuda testificó a principios del jueves que Musk aún no les había enviado un aviso de préstamo, y que por lo demás no les había comunicado que tenía la intención de cerrar el acuerdo.

La falta de una notificación de préstamo en sí misma no es necesariamente un problema. Por lo general, ese documento llega hacia el final del proceso de cierre de una compra, dijo David Wicklund, un socio de Vinson & Elkins que se centra en la adquisición compleja y financiaciones apalancadas. A menudo se presenta a los bancos dos o tres días antes del cierre, lo que lo convierte en uno de los últimos elementos que hay que terminar.

Pero los preparativos para el cierre de una gran adquisición suelen implicar una ventisca de papeleo que tiene que ser negociado entre ambas partes. Puede haber entre 50 y 80 documentos que se discuten, dijo Wicklund.

Una jueza de Delaware dijo el jueves que si la transacción no se realiza antes del 28 de octubre, fijará nuevas fechas en noviembre para el juicio entre Twitter y Musk. Esa fecha proviene de una presentación del equipo de Musk que decía que los bancos necesitaban hasta entonces para proporcionar la financiación de la deuda.

VER +
El juicio de Twitter contra Musk se aplaza para permitir el cierre de la compra

El lunes, Musk envió a Twitter una carta diciendo que seguiría adelante con su adquisición “a la espera de recibir los ingresos de la financiación de la deuda.” Eso hizo parecer que había dudas sobre si los bancos proporcionarían la financiación prometida, lo que se convirtió en un punto de fricción en las negociaciones entre la empresa y el multimillonario.

Pero en un documento judicial el jueves, el equipo de Musk dijo que el abogado de los bancos “ha informado que cada uno de sus clientes está dispuesto a cumplir con sus obligaciones”.

PUBLICIDAD

Bonos y préstamos

El grupo bancario planeaba originalmente vender US$6.500 millones de préstamos apalancados a los inversores, junto con US$6.000 millones de bonos basura divididos por igual entre notas garantizadas y no garantizadas. También están proporcionando 500 millones de dólares de un tipo de préstamo llamado línea de crédito renovable que normalmente planean mantener ellos mismos.

De los más de US$500 millones de pérdidas que se calcula que tendrán los bancos en la deuda de Twitter, hasta unos 400 millones provienen de la parte más arriesgada, los bonos no garantizados, que tienen un tipo de interés máximo para la empresa de alrededor del 11,75%, según informó Bloomberg a principios de este año. Las pérdidas excluyen las comisiones que los bancos suelen ganar en la transacción.

VER +
Goldman Sachs y Morgan Stanley se enfrentan en oferta por Twitter

El resto de las pérdidas se estiman en función de los tipos de interés máximos que se hubieran determinado para el préstamo y el bono garantizado en comparación con la parte no garantizada. En última instancia, la pérdida prevista podría ser mayor o menor.

Se espera que el grupo bancario entregue el efectivo a Twitter y se convierta en prestamista del gigante de las redes sociales, que pronto estará muy endeudado.

PUBLICIDAD

Morgan Stanley se quedaría con la mayor parte, unos US$3.500 millones de deuda, según la carta de compromiso de deuda:

Cuatro bancos suscribieron la mayor parte de los 13.000 millones de dólares de deuda de Twitter

Los bancos tendrán que rebajar la deuda en función de su cotización en el mercado secundario, lo que probablemente supondrá fuertes descuentos sobre el valor nominal, especialmente en el caso de los tramos más arriesgados. BNP Paribas, Mizuho y Societe Generale SA no quisieron hacer comentarios. Los bancos pueden esperar a que mejoren las condiciones del mercado y tratar de vender la deuda a los inversores en una fecha posterior, probablemente con un descuento sobre el valor nominal.

--Con la ayuda de Jill R. Shah, Jeannine Amodeo y Gowri Gurumurthy.