Estilo de vida

¿Evangelistas de oficina? Estos trabajadores se alegran de volver al trabajo presencial

Un gran número de empresas han fijado el mes de septiembre como fecha límite para empezar a aplicar las políticas de trabajo en persona

Imagen de una nueva oficina de Meta en Farley Building
Por Charlie Wells
09 de octubre, 2022 | 04:55 PM

Bloomberg — Volver a la oficina se supone que es un fastidio. No obstante, para muchos empleados, el reciente impulso de retomar el trabajo en persona está resultando algo inesperado: una experiencia positiva.

Se les llama los evangelistas de la oficina. Aseguran que están prosperando al cabo de un mes de una nueva era de políticas de regreso al trabajo más estrictas que entraron en vigor en torno al Día del Trabajo, la fiesta estadounidense que marca el fin no oficial del verano. Por otro lado, el llamamiento a la reincorporación se hace cada vez más fuerte en el mundo de los empleados, desde Apple Inc. (AAPL) y Peloton Interactive Inc. (PTON) hasta los grandes bancos de Wall Street.

Para algunos empleados, eso es motivo de celebración.

PUBLICIDAD

“De alguna manera nos engañamos a nosotros mismos diciendo que el trabajo a distancia es genial”, dice Colin VanLang, un director de ingeniería de software en la ciudad de Nueva York que se considera a sí mismo una especie de defensor de la vuelta al trabajo.

Este padre de 34 años, que trabaja en la empresa de tecnología de recursos humanos Lattice, dice que reconoce y respeta la necesidad de un trabajo flexible. Pero también le encanta la estructura y la división entre el trabajo y la vida que ofrece el ir a una oficina. La situación no ha hecho más que mejorar a medida que ha ido volviendo más gente, dijo, y señaló que “de repente los beneficios de ir a la oficina son exponenciales”.

Recompensas de la RTO

Las políticas de retorno al trabajo son uno de los temas más controvertidos en el mundo empresarial en estos momentos. Los empleados de todos los sectores han amenazado con renunciar a su trabajo a distancia, y muchos considerarían la posibilidad de reducir su sueldo para mantener la opción remota. Mientras tanto, una cohorte separada de empleados que trabajaron en persona durante gran parte de la pandemia tiene poca paciencia con cualquiera de los dos bandos.

PUBLICIDAD
 Más de una cuarta parte de los encuestados quiere trabajar totalmente en la oficinadfd

La amargura oculta una verdad inesperada: a una considerable minoría de personas les gusta trabajar en la oficina. Un 27% de los participantes en una encuesta realizada por la consultora KPMG a 2.250 trabajadores dijeron que preferirían trabajar totalmente en persona. Esta cifra es mayor que el porcentaje de los que dijeron que querían trabajar totalmente a distancia. Además, el 23% de los encuestados dijo que le gustaría trabajar principalmente en la oficina, pero manteniendo la opción de trabajo flexible.

“Muchos individuos luchan contra la ambigüedad”, dijo Susan Gunn, socia experta en la práctica de liderazgo y talento de la consultora Bain & Co. Aunque las políticas de regreso a la oficina de esta temporada pueden parecer severas para algunos trabajadores, también ofrecen claridad.

Alex Davies dice que la norma de su lugar de trabajo (estar tres días a la semana) le ha dado una sensación de “flexibilidad estructurada” que no tenía antes.

“Una vez que tienes claro cuál es la estructura, puedes vivir tu mejor vida en torno a ella”, dice este CEO adjunto de Hanover Communications, en Londres, de 36 años.

Para Davies, esta mejor vida incluye trabajar regularmente desde casa los lunes y los viernes. Eso le da tiempo para recoger a su hijo de la guardería y, de vez en cuando, sacar a pasear a su perro a la hora de comer, algo que, según dice, espera con impaciencia todo el día. Además, con la norma clara de tres días de su oficina, siente que entiende lo que se requiere de él y cómo está cumpliendo esas expectativas.

Conexiones en persona

Los fans de la vuelta al trabajo dicen que les gustan las políticas del lugar de trabajo que ofrecen orientación, pero no dictados severos.

PUBLICIDAD

Antes del Día del Trabajo, el empleador de Anna Chelak alentaba pero no exigía la asistencia en persona. Eso significaba que esta joven de 27 años que trabaja en una empresa de medios de comunicación en Manhattan acudía aproximadamente tres veces a lo largo de varios meses. Ahora que Chelak y su equipo deben ir los miércoles y los jueves, dice que agradece todo, desde el empujón para salir de su departamento hasta el hecho de que sus amigos de otras empresas también estén en sus oficinas y estén cerca para salir después del trabajo.

“Ahora me siento como si viviera en Nueva York”, dice.

Sin duda, los estudios demuestran que, aunque a los empleados les guste estar en la oficina a veces, la mayoría de la gente sigue queriendo flexibilidad. La última encuesta a gran escala de Future Forum, un consorcio de investigación respaldado por Slack Technologies Inc. (WORK), reveló que el 80% de los trabajadores del conocimiento quieren flexibilidad en el lugar de trabajo, y el 94% quiere flexibilidad en el momento de trabajar. Las políticas de acomodación se han vinculado a una mayor inclusión, satisfacción en el lugar de trabajo y retención.

PUBLICIDAD

Sin embargo, a medida que más personas vuelven a la oficina, estas preferencias pueden cambiar. Kwame Appiah, un joven de 32 años que trabaja en Seattle, dice que no se dio cuenta de lo mucho que echaba de menos las conexiones en persona en el lugar de trabajo hasta que asistió a una jornada presencial para un trabajo que, de otro modo, había sido a distancia.

Esa constatación le entusiasmó este verano cuando descubrió que el equipo de su nueva empresa, la plataforma de crecimiento comunitario Common Room, anima al personal a ir a la oficina uno o dos días a la semana, los martes o los viernes. A Appiah le gusta esta orientación, que, según dice, le da un suave empujón que le hace ir a la oficina y, en última instancia, le hace sentirse mejor.

PUBLICIDAD

También ha descubierto recientemente otra ventaja. La oficina, con su relativa limpieza (y un público) es un lugar ideal para mostrar su colección de zapatillas de deporte de diseño.

Así que antes de uno de los primeros días de Appiah como jefe de desarrollo de negocios en Common Room, hace unas semanas, se levantó, se preparó, se puso un par de Dior Jordans grises y blancas y entró en la oficina.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD