República Dominicana

Así actuaría República Dominicana ante una intervención militar en Haití

El presidente dominicano, Luis Abinader, informó la decisión de no aceptar asentamiento, aun sea por situación humanitaria

Un soldado patrulla las calles de Haití tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse
19 de octubre, 2022 | 04:13 PM

Santo Domingo — En caso de materializarse una intervención en Haití por la comunidad internacional, República Dominicana no formaría parte de una fuerza militar y sólo brindaría apoyo diplomático.

Así lo aseguró el presidente, Luis Abinader, tras recorrer las zonas fronterizas. Además, el mandatario advirtió que de ninguna manera aceptaría el asentamiento, aun sea por situación humanitaria.

Indicó que las ayudas deben brindarse en el mismo territorio haitiano.

PUBLICIDAD

“Yo espero que la comunidad internacional y nosotros actuaremos en lo posible, obviamente nunca interviniendo en ninguna fuerza que vaya a pacificar ese país porque nosotros no vamos a intervenir, pero sí desde el punto de vista diplomático. Creo que hemos logrado un gran avance y hoy la comunidad internacional está verdaderamente preocupada por esa situación”, manifestó.

Sobre la solicitud de intervención que hizo el primer ministro de Haití, Ariel Henry, consideró que es una petición sensata, lógica y patriótica del Gobierno haitiano solicitar apoyo a la comunidad internacional para enfrentar la crisis humanitaria que vive ese país.

Violencia en Haití

Aproximadamente, el 70% del territorio haitiano está controlado por bandas criminales.

PUBLICIDAD

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) entre enero y finales de junio de 2022, se registraron 934 asesinatos, 684 casos de lesiones y 680 secuestros en la capital del país.

“En un período de cinco días, del 8 al 12 de julio, al menos otras 234 personas resultaron muertas o heridas en actos de violencia relacionados con las pandillas en la zona de Cité Soleil. La mayoría de las víctimas no estaban directamente involucradas en la actividad pandilleril y fueron directamente agredidas por esos elementos. Asimismo, hemos recibido informaciones acerca de nuevos actos de violencia sexual”, puntualiza la entidad.

Cierre de fronteras

El mandatario dominicano específico que en caso de que haya en Haití en una primera etapa una intervención pacífica, el Gobierno cerraría y bloquearía la frontera, donde se realiza el mercado binacional entre ambos países y se comercializa de manera informal más de US$400 millones al año.

La frontera entre ambos países tiene una extensión territorial de más de 370 kilómetros cuadrados, entre los cuales se construye un muro fronterizo, de 4 metros de altura construido con concreto y acero, abarca unos 164 kilómetros, 20 torres de vigilancia y 11 puertas.

Entre República Dominicana  y Haitídfd

Preocupación real

Abinader indicó que, a nivel internacional, hasta junio de este año, no había la preocupación real como la que existe ahora sobre el tema haitiano y de migración.

Destacó que, en la última reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, se dispuso a organizarse y están activos y preocupados por el problema haitiano.

PUBLICIDAD

Precisó que, por primera vez, la Comunidad del Caribe (CARICOM) y República Dominicana están actuando con unidad de criterios sobre el tema haitiano, cuando tradicionalmente sólo había diferencias sobre este aspecto.

Nuevos equipos militares

República Dominicana se prepara para cualquier eventualidad en Haití y poder mantener la seguridad en las zonas fronterizas.

El gobierno dominicano anunció la adquisición y puesta en servicio de nuevos equipamientos militares, el cual incluye el reemplazo de 6 helicópteros Huey II, 10 nuevas aeronaves para reconocimiento y vigilancia y la creación de un Comando Sur de la Fuerza Aérea en la provincia de Barahona.

PUBLICIDAD

El nuevo equipamiento incluye 21 vehículos blindados de transporte de personal y 4 camiones antimotines para modernizar la flotilla del Ejército de República Dominicana.

También anunció incentivos y mejoras de las condiciones de vida y de trabajo de los soldados que prestan servicios a lo largo de la línea fronteriza.

PUBLICIDAD