EE.UU.

Biden condena “brutalidad” de los recientes ataques de Rusia contra civiles ucranianos

El bombardeo mató al menos a 11 personas e hirió a otras 64, al tiempo que dejó sin electricidad a cinco regiones, además de interrumpir el suministro eléctrico en Kiev y otras partes del país

El presidente de EE.UU., Joe Biden, habla en la planta de fabricación de trenes motrices del Grupo Volvo en Hagerstown, Maryland, EE.UU., el viernes 7 de octubre de 2022.
Por Jordan Fabian
10 de octubre, 2022 | 06:25 PM

Bloomberg — El presidente Joe Biden condenó la “absoluta brutalidad” del bombardeo de misiles de Rusia contra objetivos civiles en Ucrania, una escalada significativa de un conflicto que ya está en su octavo mes.

A través de una declaración el lunes, Biden no especificó cómo responderá Estados Unidos a los ataques, pero señaló que podría aprobar nuevas sanciones a Rusia y envíos de armas a Ucrania. Dijo que EE.UU. y sus aliados “seguirán imponiendo costos” al Kremlin y “proporcionarán el apoyo necesario para que las fuerzas ucranianas defiendan su país y su libertad.”

“Estos ataques no hacen más que reforzar nuestro compromiso de estar junto al pueblo de Ucrania durante el tiempo que sea necesario”, dijo el presidente.

PUBLICIDAD

Las agresiones, entre las que se encuentra la primera sobre Kiev en meses, han sido las más intensas de Rusia desde los primeros días de la invasión y han aumentado la presión sobre EE.UU. y sus aliados para que suministren a Ucrania equipos militares más avanzados, como sistemas de defensa aérea y armas de largo alcance.

Los líderes del Grupo de los Siete países mantendrán una llamada de emergencia el martes con el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy para discutir una respuesta.

EE.UU. y sus aliados se han mostrado reacios a proporcionar sus armas más sofisticadas al ejército ucraniano, en parte para evitar verse envueltos en un conflicto directo con Rusia. Zelenskiy instó el lunes a las naciones aliadas a acabar con esas restricciones en una serie de llamadas con los líderes del G-7.

PUBLICIDAD

Biden dijo la semana pasada que el mundo se enfrentaría a “la perspectiva del Armagedón” si Vladimir Putin decide utilizar un arma nuclear en Ucrania, y preguntó cuál sería la “rampa de salida” del líder ruso para evitar una mayor escalada.

Funcionarios de la administración dijeron que los comentarios del presidente no se basaban en nuevos datos de inteligencia y que EE.UU. no tiene información que indique que Putin está tratando de utilizar armas nucleares de forma inminente. Sin embargo, los comentarios revelaron la preocupación de Biden de que el conflicto pueda salirse de control y tener consecuencias drásticas y mortales para el continente y el mundo.

El Secretario de Estado Antony Blinken habló el lunes con el Ministro de Asuntos Exteriores ucraniano Dmytro Kuleba y “elogió a Ucrania por no permitir que el Presidente Putin quebrante el espíritu de Ucrania y reafirmó la determinación de EE.UU. de apoyar a Ucrania”, según el Departamento de Estado.

“También extendió sus más profundas condolencias al Ministro de Asuntos Exteriores por el pueblo de Ucrania que ha perdido a sus seres queridos hoy”, dijo el departamento en un comunicado.

Putin amenazó con más ataques tras el bombardeo del lunes, que se produjo un día después de acusar a Ucrania de llevar a cabo un ataque contra un puente de carretera y ferrocarril que conecta Crimea con Rusia a través del estrecho de Kerch, un golpe simbólico y estratégico para el líder ruso.

El puente, que Putin inauguró personalmente en 2018 para significar la anexión rusa de Crimea, es un enlace de suministro clave para las operaciones militares del Kremlin en el sur de Ucrania.

PUBLICIDAD

El bombardeo mató al menos a 11 personas e hirió a otras 64, al tiempo que dejó sin electricidad a cinco regiones, además de interrumpir el suministro eléctrico en Kiev y otras partes del país. Fotos y vídeos en las redes sociales mostraron que los misiles alcanzaron el parque más popular de Kiev, así como un importante puente peatonal y otras infraestructuras civiles en el centro de la capital.

Funcionarios rusos y aliados del Kremlin aplaudieron los ataques, que figuras nacionalistas de línea dura instaron en respuesta a la explosión del puente del estrecho de Kerch.

La Unión Europea denunció los ataques rusos como “crímenes de guerra” y el presidente francés Emmanuel Macron dijo que mostraban “un profundo cambio en la naturaleza” de la guerra.

PUBLICIDAD

En las últimas semanas, Rusia ha sufrido sus peores derrotas desde febrero, cuando Putin lanzó su invasión a gran escala de Ucrania.

Las fuerzas ucranianas recuperaron grandes franjas del territorio ocupado en el este y el sur, obligando a las unidades rusas a retirarse. Putin ha recurrido a medidas cada vez más desesperadas en respuesta a los avances ucranianos, autorizando la movilización de unos 300.000 reservistas y anexionando apresuradamente cuatro regiones bajo control parcial del Kremlin mediante votaciones escenificadas que las Naciones Unidas condenaron como ilegales.

PUBLICIDAD

Los ataques, y las subsiguientes amenazas de Putin de hacer más, subrayaron las antiguas peticiones de los funcionarios ucranianos de defensas aéreas y armas de largo alcance. Kuleba tuiteó el domingo en respuesta a los ataques con misiles en Zaporizhzhia que “necesitamos urgentemente más sistemas modernos de defensa aérea y antimisiles para salvar vidas inocentes.”

“Insto a los socios a acelerar las entregas”, escribió.

Aunque las insinuaciones de Putin de que podría utilizar armas nucleares en el conflicto han provocado las condenas de Biden y sus aliados, no han quebrado la voluntad de seguir apoyando militar y financieramente a Kiev.

PUBLICIDAD

Los reveses en el campo de batalla han provocado una ola de recriminaciones dentro de Rusia, con un funcionario de ocupación respaldado por el Kremlin sugiriendo que el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, debería pegarse un tiro. También han reforzado los llamamientos de los partidarios de la línea dura a emprender una acción militar más agresiva dentro de Ucrania.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD