Intel planea un despido masivo ante la baja demanda de computadores

Algunas divisiones, como el grupo de ventas y marketing de Intel, podrían sufrir recortes que afectarían a un 20% de la plantilla

Sede de Intel en Santa Clara, California, Estados Unidos, el martes 26 de julio de 2022.
Por Mark Gurman y Debby Wu
11 de octubre, 2022 | 08:25 PM

Bloomberg — Intel Corp. (INTC) está planeando una importante reducción de personal, probablemente de miles de personas, para recortar costes y hacer frente a un mercado de ordenadores personales en declive, según personas con conocimiento de la situación.

Los despidos se anunciarán este mismo mes, y la empresa tiene previsto realizarlos en torno a su informe de resultados del tercer trimestre, el 27 de octubre, según estas personas, que pidieron no ser identificadas porque las deliberaciones son privadas. El fabricante de chips tenía 113.700 empleados en julio.

VER +
Desplome de los envíos de computadores amenaza a las acciones tecnológicas

Algunas divisiones, como el grupo de ventas y marketing de Intel, podrían sufrir recortes que afectarían a un 20% de la plantilla, según estas personas.

Intel se enfrenta a un fuerte descenso de la demanda de procesadores para PC, su principal negocio, y ha luchado por recuperar la cuota de mercado perdida frente a rivales como Advanced Micro Devices Inc. En julio, la empresa advirtió que las ventas de 2022 serían unos 11.000 millones de dólares menos de lo que esperaba. Los analistas prevén una caída de los ingresos en el tercer trimestre de aproximadamente un 15%. Y los otrora envidiables márgenes de Intel se han reducido: Son unos 15 puntos porcentuales más estrechos que las cifras históricas de alrededor del 60%.

PUBLICIDAD

Durante su llamada de resultados del segundo trimestre, Intel reconoció que podría hacer cambios para mejorar los beneficios. “También estamos reduciendo los gastos básicos en el año natural 2022 y buscaremos tomar medidas adicionales en la segunda mitad del año”, dijo entonces el consejero delegado Pat Gelsinger.

Intel, con sede en Santa Clara (California), declinó hacer comentarios sobre los despidos.

Las acciones de Intel se han visto más perjudicadas que las de sus homólogos en este añodfd

La última gran oleada de despidos de Intel se produjo en 2016, cuando recortó unos 12.000 puestos de trabajo, el 11% del total. Desde entonces, la empresa ha realizado recortes más pequeños y ha cerrado varias divisiones, como sus unidades de módems celulares y de drones. Al igual que muchas empresas del sector tecnológico, Intel también congeló la contratación a principios de este año, cuando las condiciones del mercado se agravaron y aumentó el temor a una recesión.

PUBLICIDAD

Gelsinger tomó el timón de Intel el año pasado y ha estado trabajando para restaurar la reputación de la compañía como una leyenda de Silicon Valley. Pero incluso antes de la caída de los ordenadores, la lucha era ardua. Intel perdió su ventaja tecnológica de muchos años y sus propios ejecutivos reconocen que la cultura de innovación de la empresa se ha debilitado en los últimos años.

Ahora, una desaceleración más amplia se suma a esos desafíos. Los grupos de PC, centros de datos e inteligencia artificial de Intel están lidiando con un descenso del gasto en tecnología, que pesa sobre los ingresos y los beneficios.

Las ventas de PCs cayeron un 15% en el tercer trimestre respecto al año anterior, según IDC. HP Inc., Dell Technologies Inc. y Lenovo Group Ltd., que utilizan los procesadores de Intel en sus ordenadores portátiles y de sobremesa, sufrieron fuertes descensos.

VER +
Fabricantes de chips ven una fuerte caída de la demanda ante los riesgos de recesión

Es un momento especialmente incómodo para que Intel haga recortes. La empresa ha presionado mucho a favor de un proyecto de ley de estímulo a los chips por valor de 52.000 millones de dólares este año, prometiendo ampliar su fabricación en Estados Unidos. Gelsinger está planeando un boom de construcción que incluye llevar el mayor centro de fabricación de chips del mundo a Ohio.

Al mismo tiempo, la empresa está sometida a una intensa presión por parte de los inversores para que aumente sus beneficios. Las acciones de la empresa han caído más del 50% en 2022, con un desplome del 20% sólo en el último mes.

Las acciones cayeron un 0,6% hasta los 25,04 dólares en Nueva York el martes.

Las tensiones de EE.UU. con China también han empañado el futuro de la industria de los chips. El gobierno de Biden anunció el viernes nuevas limitaciones a las exportaciones, restringiendo lo que las empresas tecnológicas estadounidenses pueden vender a la nación asiática. La noticia hizo que las acciones de los fabricantes de chips volvieran a caer, y ese día Intel se desplomó un 5,4%.

PUBLICIDAD

Intel ha intentado recuperar su posición en el sector lanzando nuevos procesadores para PC y semiconductores gráficos. Una parte clave de su estrategia es vender más chips al mercado de los centros de datos, donde sus rivales AMD y Nvidia Corp. han hecho incursiones. El martes, Google presentó una nueva tecnología impulsada por Intel para sus granjas de servidores que ayudará a acelerar las tareas de inteligencia artificial.

Intel busca ahora perseguir esos objetivos como una empresa más delgada.

David Zinsner, director financiero de Intel, dijo tras el último informe trimestral de la compañía que “hay grandes oportunidades para que Intel mejore y ofrezca el máximo rendimiento por dólar. El fabricante de chips esperaba ver cargos de reestructuración en el tercer trimestre, dijo, señalando que se avecinaban recortes.

Algunos fabricantes de chips, como Nvidia y Micron Technology Inc. han dicho que no van a realizar despidos por ahora. Pero otras empresas tecnológicas, como Oracle Corp. y Arm Ltd., ya han recortado puestos de trabajo.

(Actualizaciones con más información sobre la estrategia de Intel en el 15º párrafo).