Tecnología

Fabricantes de chips ven una fuerte caída de la demanda ante los riesgos de recesión

Las cifras de Samsung y AMD no cumplen las previsiones, TSMC se desmarca de la tendencia

Una placa de circuito impreso (PCB) que contiene microchips de circuitos integrados (IC) en CSI Electronic Manufacturing Services Ltd. en Witham, Reino Unido, el miércoles 28 de abril de 2021.
Por Sohee Kim, Peter Elstrom y Debby Wu
09 de octubre, 2022 | 09:25 PM
Últimascotizaciones

Bloomberg — Las señales de que la recesión tecnológica puede ser más profunda y duradera de lo que se temía se acumulan.

Los fabricantes de chips, después de años de gasto de capital récord, están advirtiendo semanalmente que la demanda se está debilitando. En la última señal de problemas, Samsung Electronics Co. (SMSNN) y Advanced Micro Devices Inc. (AMD) presentaron resultados decepcionantes con pocas horas de diferencia que incumplieron ampliamente las previsiones.

El mayor fabricante de chips de memoria del mundo, Samsung, registró una caída del 32% en sus ingresos operativos, mientras que el fabricante de procesadores para PC, AMD, dijo que no cumpliría sus previsiones anteriores por unos US$1.000 millones. Las reacciones de los analistas oscilaron entre “impresionante” y el “¡Uff!”.

PUBLICIDAD

Dichas cifras se produjeron tras los sombríos comentarios de los fabricantes de memorias Micron Technologies Inc. (MU) y Kioxia Holdings Corp. que están recortando el gasto y la producción en un intento de estabilizar la caída de los precios. Las acciones de AMD cayeron en las operaciones previas al mercado, junto con las de los fabricantes de chips, como Nvidia Corp. (NVDA) e Intel Corp. (INTC). Los proveedores de chips, como ASML Holding NV (ASML), y los fabricantes de computadoras, como Lenovo Group Ltd. (0992), también cayeron. La empresa japonesa Disco Corp. (6146), cuyo equipo muele, pule y corta los chips, sufrió el viernes la mayor pérdida en más de dos años.

“Parece que la demanda final se ha deteriorado notablemente en las últimas semanas, y los clientes finales parecen estar drenando agresivamente el inventario”, dijo Stacy Rasgon, de Bernstein. El recorte de los ingresos de los clientes de AMD “es ciertamente un poco impresionante”.

Las acciones de los chips giran al surgir dudas sobre la demandadfd

La excepción ha sido Taiwán Semiconductor Manufacturing Co. (TSM), que registró un aumento del 48% en sus ingresos trimestrales, hasta alcanzar los 613.000 millones de dólares taiwaneses (US$19.400 millones de dólares) en el rango superior de sus previsiones en dólares estadounidenses, gracias a su creciente influencia como el fabricante de chips más avanzado del mundo. Es posible que la tendencia a la baja de la demanda no se haya reflejado del todo en las cifras, sobre todo teniendo en cuenta la fuerte depreciación del dólar taiwanés, según el analista de Haitong International Securities Jeff Pu.

PUBLICIDAD

Las empresas de electrónica de consumo, que habían luchado contra la escasez durante la pandemia, se enfrentan ahora a una repentina caída de la demanda, mientras los costos de envío y de los materiales siguen siendo elevados. El temor a la recesión está convirtiendo la reducción de costos en la nueva norma del sector tecnológico, y las empresas que acumularon chips durante dos años están optando ahora por cancelar o posponer los pedidos y aprovechar las existencias, justo cuando se pone en marcha la nueva capacidad.

El sector de los semiconductores también está lidiando con las restricciones a la exportación impuestas por el gobierno de EE.UU., que está aumentando la presión sobre sus aliados para impedir el envío de chips de última generación a una lista cada vez mayor de empresas chinas, en su intento de contener al país asiático. Esto está dificultando el negocio de los fabricantes de chips, desde AMD hasta Nvidia, en el mayor mercado de semiconductores del mundo.

La oferta y la demanda no son lo único que está detrás del actual ciclo de caída, dijo Heo Pil-Seok, CEO de Midas International Asset Management en Seúl. “Los controles de las exportaciones del gobierno estadounidense limitarán aún más las ventas de las empresas informáticas en China y una gran parte de la demanda de chips se debilitará. Si AMD y Nvidia no pueden vender sus chips en China, los beneficios de los fabricantes de memorias se deteriorarán aún más”.

El segmento de las computadoras personales, que lleva años perdiendo terreno frente a los smartphones, parece especialmente vulnerable. Pero una recesión grave golpearía la demanda incluso en áreas que se han mantenido sólidas, como la computación en la nube, la automoción y la automatización de fábricas.

“Seguiríamos manteniéndonos alejados de los nombres centrados en el PC, que dentro de nuestra lista de cobertura incluyen a AMD, Intel y Nvidia, debido a un probable descenso prolongado del PC hasta el próximo año y a la continua debilidad de los juegos de consumo”, escribieron los analistas de Baird Tristan Gerra y Tyler Bomba en una nota a los clientes.

Los precios de las acciones cayeron en toda la cadena de suministro de semiconductores, desde los fabricantes de materiales como JSR Corp. hasta los de equipos para chips como Advantest Corp. (6857) y Screen Holdings Co. (7735). Incluso los fabricantes de obleas de silicio como Shin-Etsu Chemical Co. (4063) y Sumco Corp. (3436) cayeron.

PUBLICIDAD

Las propias empresas se preparan para un descenso prolongado. El jefe del negocio de chips de Samsung, Kyung Kyehyun, dijo el mes pasado que no ve que el mercado de la memoria se recupere a lo largo del próximo año. Kyung comunicó a sus empleados en un acto interno que Samsung había recortado sus previsiones de ventas de chips para el segundo semestre de este año en un 32%, en comparación con la previsión realizada en abril, según el Korea Economic Daily.

Lo que dice Bloomberg Intelligence

La demanda de ordenadores personales seguirá siendo escasa en el cuarto trimestre, debido a la gran cantidad de existencias de procesadores para ordenadores personales anunciada por el fabricante de chips AMD. La depreciación del won podría no ser suficiente para compensar la debilidad de las ventas de chips de memoria y de productos electrónicos de consumo, como los televisores.

PUBLICIDAD

-Masahiro Wakasugi, analista de BI

Los plazos de entrega de componentes y maquinaria clave superaron en ocasiones el año durante la pandemia, lo que llevó a las empresas a acumular un año de inventario, mientras los fabricantes de chips se apresuraban a aumentar su capacidad. Ahora que los plazos de entrega han disminuido, las empresas se apresuran a reducir sus existencias.

PUBLICIDAD

“Se crea una oferta para una demanda que resulta no ser tan real como se pensaba”, dijo Rasgon. “Ninguna fiesta es eterna”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD