Honduras

EE.UU. sentencia a 30 años de prisión al exdiputado hondureño Fredy Nájera por narcotráfico

El exdiputado hondureño Fredy Nájera abusó de su posición como congresista para liderar actividades de narcotráfico a gran escala, dijo el Departamento de Justicia de los Estados Unidos

Fredy Nájera fue diputado del Congreso Nacional por el Partido Liberal.
14 de octubre, 2022 | 03:46 AM

Bloomberg Línea — Un fiscal federal para el Distrito Sur de Nueva York sentenció este jueves al exdiputado hondureño Fredy Renán Nájera Montoya a 30 años de prisión por conspirar para importar cocaína a Estados Unidos y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos durante el curso de esa conspiración.

El fiscal federal Damian Williams dijo que Nájera Montoya abusó de su posición de alto poder al operar una organización de tráfico de narcóticos a gran escala que importaba toneladas de cocaína a los EE.UU., informó el Departamento de Justicia en un comunicado de prensa.

El exdiputado por el departamento de Olancho del Partido Liberal supervisó la construcción de aeródromos en Honduras y el uso de tácticas y armamento al estilo de la milicia para proteger los cargamentos ilícitos.

PUBLICIDAD

Nájera Montoya se declaró culpable en diciembre de 2018 ante un juez federal de distrito.

De acuerdo con la Acusación Sustitutiva, otras presentaciones judiciales y declaraciones hechas durante otros procedimientos judiciales, desde aproximadamente 2008 hasta 2015, el sentenciado abusó de su posición como congresista para liderar actividades de narcotráfico a gran escala y violentas en la misma parte de Honduras que representó en su posición gubernamental.

Los crímenes de Nájera Montoya involucraron la distribución de más de 30 toneladas de cocaína, que finalmente fue importada a los Estados Unidos. En relación con estas actividades, utilizó y empleó equipos de seguridad que utilizaron armas de grado militar, incluidas ametralladoras y lanzagranadas propulsados por cohetes.

PUBLICIDAD

Más pruebas en su contra

Durante ese mismo período de tiempo, el exdiputado construyó, mantuvo y dotó de personal pistas de aterrizaje clandestinas en Olancho, al oriente de Honduras, que se utilizaron para recibir cargamentos de varios cientos de kilogramos de cocaína enviados desde Venezuela a Honduras.

Nájera Montoya facilitó la recepción de aviones y helicópteros cargados de cocaína en sus pistas de aterrizaje y coordinó el transporte de la cocaína hacia el oeste en Honduras para que pudiera importarse a los Estados Unidos.

El personal de seguridad fuertemente armado empleado, participó en la recepción y el transporte de estos envíos. También cultivó relaciones criminales con miembros de la Policía Nacional de Honduras y el ejército hondureño para apoyar sus actividades de narcotráfico mediante la obtención de información sensible de las fuerzas de la orden utilizada por los traficantes para evitar arrestos y planificar rutas de transporte para la cocaína con destino a los Estados Unidos.

En 2012, Nájera Montoya presentó a miembros del Cartel de Sinaloa a funcionarios hondureños que proporcionaron acceso casi sin restricciones a un importante centro de envío comercial en Puerto Cortés.

El Cártel de Sinaloa dependía de las conexiones del excongresista para transportar cerca de diez toneladas de cocaína a través de Puerto Cortés.

Lucha contra el narcotráfico

Además de su condena a prisión, Nájera, de 46 años, fue condenado a cinco años de libertad supervisada, a perder US$39 millones y a pagar una multa de US$10 millones.

PUBLICIDAD

El fiscal Williams elogió los esfuerzos sobresalientes de la Unidad de Investigaciones Bilaterales de la División de Operaciones Especiales de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), la Fuerza de Ataque de Nueva York y la Oficina de País de la DEA en Tegucigalpa, así como la Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia.

Este enjuiciamiento es parte de una operación de las Fuerzas de Tarea de Control de Drogas contra el Crimen Organizado, que identifica, interrumpe y desmantela las organizaciones criminales de más alto nivel que amenazan a los Estados Unidos, utilizando un enfoque multiagencial dirigido por un fiscal, impulsado por la inteligencia.

PUBLICIDAD