Bloomberg Green

¿Podría aumentar el consumo de energía y disminuir las emisiones per cápita?

Ambas métricas han seguido vías de crecimiento similares durante décadas, pero puede que se esté produciendo una desvinculación

Gases inflamables liberados por una chimenea en la refinería de petróleo PCK Schwedt, operada por PCK Raffinerie GmbH, una filial de Rosneft Oil Co., en Schwedt, Alemania, el jueves 7 de abril de 2022.
Por Nathaniel Bullard
16 de octubre, 2022 | 02:13 PM

Bloomberg — Resulta más difícil que antes pensar el futuro del sistema energético mundial. Guerra, inflación, presiones en la cadena de suministro, fricciones comerciales: El presente está, por así decirlo, mucho más presente en nuestras cabezas que en años pasados.

Pero esta semana me pidieron que hablara de ello en una conferencia, y mi estrategia fue empezar por el largo plazo, ya que tenemos siglos de datos sobre el consumo de energía y milenios de datos sobre el clima. Me centré en dos tendencias en particular: el consumo total de energía primaria desde mediados del siglo XX y las emisiones de gases de efecto invernadero desde mediados del siglo XVIII. Hoy estos datos muestran una ruptura significativa en el consumo de energía y un punto de inflexión importante (espero que duradero) en las emisiones globales.

La primera tendencia es la más importante. Podemos estudiarla con los datos de la gran petrolera BP Plc, que mantiene estadísticas sobre el consumo de energía primaria desde 1965. Si los clasificamos por bloques económicos, los países ricos y occidentales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un grupo, y todos los demás en otro, queda claro: las emisiones de los países ricos alcanzaron su máximo hace 15 años y han disminuido desde entonces.

PUBLICIDAD

En 1965, la OCDE representaba más del 70% de las emisiones mundiales. Hoy en día, los países no pertenecientes a la OCDE representan más del 60%. Estos países también representan la totalidad del crecimiento de las emisiones. También es destacable que las emisiones de la OCDE alcanzaron su máximo en 2007, el año anterior a la crisis financiera mundial, que es también el mismo año en que el consumo de los países no pertenecientes a la OCDE lo superó.

Crossing Over | Global primary energy consumption by blocdfd

El consumo energético de la OCDE está muy claramente vinculado a la actividad económica mundial y a las crisis económicas y de recursos. Podemos ver claramente el impacto de las dos crisis del precio del petróleo de los años 70, la crisis financiera y el Covid-19. El consumo fuera de la OCDE, en cambio, es mucho más suave, y sólo el Covid-19 aparece como una interrupción significativa, aunque breve, de un patrón de consumo creciente.

Si observamos con más detenimiento la línea de los países no pertenecientes a la OCDE, veremos que el consumo de energía primaria comienza a acelerarse de forma significativa en 2001. No es una coincidencia que ese fuera el año de la adhesión de China a la Organización Mundial del Comercio, y con ella un extraordinario aumento de la producción económica. Esto no quiere decir que los aumentos de la India y el sudeste asiático sean intrascendentes, pero el de China es especialmente significativo.

PUBLICIDAD

Dicho de otro modo: Desde el año en que China entró en la OMC, el consumo de energía primaria de los países no pertenecientes a la OCDE se ha duplicado con creces. En ese mismo tiempo, el consumo de la OCDE ha disminuido ligeramente. Es probable que el consumo de la OCDE siga disminuyendo, dados los ambiciosos objetivos de energía limpia y transporte eléctrico. Fuera de la OCDE, el consumo de energía primaria seguirá creciendo casi con toda seguridad, lo que hace aún más importante el despliegue agresivo de procesos más eficientes y de energía renovable.

La segunda tendencia que merece la pena analizar es la de las emisiones per cápita procedentes de la combustión de combustibles fósiles. El Global Carbon Project publica los datos de las emisiones per cápita desde 1750, lo que da lugar a un gráfico bastante dramático. Hace dos siglos y medio, las emisiones per cápita eran de unos 115 kilogramos de CO2 al año. En 2020, esa cifra había aumentado a 4,46 toneladas: un incremento de 385 veces.

Emisiones mundiales de dióxido de carbono per cápitadfd

Sin embargo, las emisiones per cápita en 2020 se redujeron un 9% respecto a su máximo ocho años antes. El único otro descenso tan significativo en las últimas cinco décadas se produjo tras la segunda crisis del petróleo, de 1979 a 1983. Antes de eso, se produjeron descensos similares al comienzo de la Primera Guerra Mundial; durante una huelga de mineros en el Reino Unido a principios de los años 20; en la Gran Depresión; y al final de la Segunda Guerra Mundial.

Esas importantes caídas del siglo XX también se correspondieron con descensos en el consumo de energía primaria. Sin embargo, entre 2012 y 2019, el consumo de energía primaria aumentó un 11%, mientras que las emisiones per cápita disminuyeron. Después del Covid-19, el repunte de 2021 en el consumo de carbón, gas y petróleo fue masivo, dando lugar al mayor aumento de energía primaria en un año que se haya registrado. Al mismo tiempo, la contribución de las energías renovables también creció significativamente, aumentando su participación en el total en más de medio punto porcentual de 2020 a 2021.

¿Lo llamaría desacoplamiento? Todavía no. Pero es una ruptura importante en la larga relación entre el consumo de energía primaria y las emisiones. Esa relación ofrece muchas palancas de las que tirar en el futuro. Deberíamos utilizarlas para crear una economía mundial en crecimiento, que consuma energía de forma más eficiente y se beneficie de una gran expansión de las energías limpias que no requieren combustible. Eso reducirá la combustión de combustibles fósiles y las emisiones asociadas, al tiempo que mejorará la vida de una mayor población mundial.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD