Mercados

Mercados emergentes, menos golpeados que naciones ricas por fortaleza del dólar

El índice de referencia para el tipo de cambio de los mercados emergentes tiene la mitad de las pérdidas de los desarrollados. Y la tendencia continúa aún con la caída de los precios de las materias primas

Imagen de México
Por Karl Lester, George Lei y Colleen Goko
17 de octubre, 2022 | 04:31 PM

Lea esta historia en

Inglés
Últimascotizaciones

Bloomberg — La relativa resiliencia de los mercados emergentes en relación a las naciones desarrolladas ha empezado a llamar la atención de los gestores de dinero.

Citigroup (C) lo llama “una incógnita”. Goldman Sachs (GS) lo describe como “sorprendente resiliencia”. Y para Columbia Threadneedle es “una recompensa por la proactividad”.

La incesante fortaleza del dólar, que lo ha llevado a distintos récords, ha redundado en la caída de las monedas del mundo. Sin embargo, un análisis más detallado revela que el índice de referencia para el tipo de cambio de los mercados emergentes tiene la mitad de las pérdidas de los desarrollados. Y la tendencia continúa aún con la caída de los precios de las materias primas, clave para las economías de estos países.

PUBLICIDAD

“En los últimos dos meses, los precios de las materias primas han retrocedido respecto a los niveles observados a principios de año, pero los productores de materias primas han seguido comportándose relativamente bien en comparación con la zona del euro o el Grupo de los 10″, dijo Dirk Willer, jefe de estrategia de mercados emergentes de Citigroup Inc. “Eso ha sido una incógnita”.

Las monedas de los mercados emergentes se están debilitando menos que sus pares de naciones desarrolladasdfd

El éxito de los países en desarrollo a la hora de capear parte de la volatilidad ligada al endurecimiento monetario de la Reserva Federal pone en duda la suposición de que serán el epicentro de cualquier colapso del mercado impulsado por el aumento de los rendimientos estadounidenses. En realidad, gran parte del dolor se está sintiendo en el Reino Unido y Europa, mientras que países como Brasil y México están viendo cómo sus divisas atraen a los inversores con jugosos rendimientos, resultado de algunas de las subidas de tasas más agresivas del mundo.

“Estamos viendo en los mercados desarrollados las mismas fuerzas con las que los mercados emergentes han luchado durante las últimas décadas: presiones inflacionistas y déficits fiscales”, dijo Simon Harvey, jefe de análisis de divisas de Monex Europe en Londres. “Con toda la volatilidad, uno se ve obligado a buscar mayores rendimientos, y eso en los mercados emergentes”.

PUBLICIDAD

El repunte de las materias primas este año hasta el 9 de junio ayudó a que el índice de referencia de MSCI Inc. para las monedas de los países en desarrollo limitara su caída al 2,5%, cuando el indicador que representa a los países desarrollados retrocedió un 7,4%. Desde entonces, el indicador de materias primas ha caído, pero los mercados emergentes han superado al Grupo de los 7 en 2 puntos porcentuales. En total, de las 23 divisas en desarrollo analizadas por Bloomberg, 21 han batido a la libra esterlina, 19 han superado al euro y las 23 han obtenido mejores resultados que el yen japonés.

Problemas del primer mundo

A medida que el mundo se tambalea de crisis en crisis -desde la guerra en Ucrania hasta la escasez de energía en Europa y las turbulencias políticas en el Reino Unido-, la reputación de los países desarrollados como destinos de inversión más seguros ha recibido una paliza. Los operadores de opciones están tomando nota. La volatilidad esperada en las divisas del G7 se ha disparado por encima de la de los mercados emergentes por primera vez desde marzo de 2020, según los índices de JPMorgan Chase & Co (JPM).

La volatilidad implícita de algunas de las monedas del G10 es ahora mucho más alta que la de muchos emergentesdfd

Luego viene el diferencial de tasas. Ninguna de las monedas del G-10 tiene una tasa de interés oficial superior al 3%, mientras que las naciones en desarrollo ofrecen un carry trade mucho más alto: El 4,25% de Indonesia está entre los más bajos, y la tasa de interés oficial de Brasil supera el 13%.

“Algunos bancos centrales de mercados emergentes se adelantaron a subir sus tasas de interés oficiales a partir de mediados de 2021 y ahora se ven recompensados por ello”, dijo Lin Jing Leong, estratega de tipos de Columbia Threadneedle Investments. “Este es un gran ejemplo de cómo un poco de proactividad temprana puede llegar muy lejos en los mercados”.

El rendimiento de las divisas en México y Brasil está impulsado por tasas reales positivas, según Citigroup. El banco sobrepondera el peso, calificándolo como “el favorito de los mercados emergentes”. La fortaleza de las cuentas externas y el atractivo carry son los principales motores de la región, según Morgan Stanley (MS).

“Es poco probable que los problemas macroeconómicos en Europa y la divergencia política en Japón desaparezcan pronto”, afirma Alvin Tan, jefe de estrategia de divisas en Asia de RBC Capital Markets. “Así que no espero que el bajo rendimiento de sus divisas se resuelva pronto”.

PUBLICIDAD

En países como Brasil, la relajación de la inflación está ayudando a amortiguar el golpe de un dólar más fuerte.

“Esto es muy importante, ya que significa que no hay tasas reales profundamente negativas, como estamos viendo en muchas de estas economías del G-10″, dijo Aninda Mitra, estratega de inversión y macroeconomía de BNY Mellon Investment Management.

Pero toda esta charla sobre rendimientos superiores se ve atenuada por el hecho de que la mayoría de las divisas de los mercados emergentes siguen cayendo. Goldman Sachs Group Inc. y Societe Generale SA ven más pérdidas hasta que la Fed detenga las subidas de tasas.

PUBLICIDAD

“Las divisas de los mercados emergentes seguirán en retroceso en lo que queda de año”, dijo Marek Drimal, estratega de Societe Generale. “Están baratas, pero sólo se volverán atractivas cuando se acerque el final del endurecimiento de la Fed y si, al mismo tiempo, la economía mundial o la estadounidense evitan un escenario de aterrizaje brusco”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD