Bloomberg Green

Para mantener el cambio climático a raya se necesita de una ambición seis veces mayor

El 81% de los planes climáticos de los países establecen objetivos para las energías renovables, pero solo 51 incluyen medidas relacionadas con el consumo de combustibles fósiles

Un niño tiene una pancarta que dice "Salva el planeta" durante el COP26, en noviembre del 2021.
Por Laura Millan Lombrana
19 de octubre, 2022 | 11:21 AM

Bloomberg — La comunidad internacional debe ser seis veces más ambiciosa de lo que ha sido en el último año si quiere evitar un cambio climático catastrófico y mantener el calentamiento global en 1,5 grados centígrados para finales de siglo.

De cumplirse, la última ronda de compromisos climáticos de los países supondría una reducción adicional de las emisiones de 5.500 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente, en comparación con la ronda inicial de compromisos, según un informe del Instituto de Recursos Mundiales sin ánimo de lucro publicado el miércoles.

“Los países han ampliado sus objetivos para abarcar más sectores y más tipos de gases de efecto invernadero”, dijo la autora principal, Taryn Fransen, en un comunicado. Pero “el impacto de estas mejoras en las emisiones ha sido modesto: más del 85% de la mejora ha procedido de países grandes que han aumentado el rigor de sus objetivos existentes”.

PUBLICIDAD

La comunidad internacional se comprometió en 2015 en París a tomar medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero con el fin de mantener el calentamiento del planeta por debajo de 2C y cerca de 1,5C para finales de siglo, en comparación con las temperaturas medias de la época preindustrial. Pero incluso si se aplican todas las políticas actuales, el planeta se dirige hacia un calentamiento catastrófico de 3C, con los efectos del cambio climático que ya se manifiestan en los mortíferos fenómenos meteorológicos extremos que afectan a todos los continentes.

Las emisiones derivadas de las actividades humanas deben reducirse al menos un 43% respecto a los niveles de 2019 para 2030 para mantener el objetivo de 1,5C, según el análisis de los científicos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, respaldado por la ONU. Los nuevos compromisos sólo reducen las emisiones en un 7%, lo que significa que tendrían que ser seis veces más ambiciosos para alinearse con los objetivos del Acuerdo de París, según el análisis del WRI.

En total, el 81% de los planes climáticos de los países, también conocidos como Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional o NDC, establecen objetivos para las energías renovables, pero solo 51 incluyen medidas relacionadas con el consumo de combustibles fósiles, y solo ocho contemplan la eliminación o reducción progresiva de los combustibles fósiles.

PUBLICIDAD

Del mismo modo, los objetivos nacionales incluyen medidas para promover la movilidad eléctrica, pero rehúyen las medidas críticas para reducir las emisiones del transporte, que representaron alrededor del 37% de las emisiones humanas a nivel mundial en 2021, según la Agencia Internacional de la Energía.

“Un enfoque holístico para reducir las emisiones del transporte incluye evitar los viajes innecesarios en vehículo, cambiar a modos de viaje eficientes y mejorar la eficiencia de los vehículos y del combustible”, dijo Fransen. “El entusiasmo por la e-movilidad, sin embargo, no se ha visto acompañado por el crecimiento de otras medidas críticas relacionadas con el transporte”.

El año pasado, durante las conversaciones sobre el clima patrocinadas por la ONU en la COP26 en Glasgow, 119 países firmaron el Compromiso Mundial sobre el Metano, acordando reducir colectivamente las emisiones mundiales de metano en un 30% para 2030, a partir de los niveles de 2020. El metano es un potente gas de efecto invernadero, con capacidad para atrapar cerca de 80 veces más calor que el dióxido de carbono durante sus primeros 20 años en la atmósfera, por lo que eliminar estas emisiones ayudaría a la comunidad internacional a alcanzar su objetivo más rápidamente.

Aunque alrededor del 80% de los firmantes del compromiso incluyen el metano en sus objetivos más amplios de reducción de emisiones, sólo 15 incluyen objetivos cuantificados específicos para el metano, lo que plantea dudas sobre cómo se alcanzará el objetivo colectivo, según el informe del WRI.

Las necesidades de financiación climática de los países en desarrollo, que se espera que sea un tema polémico en la reunión de la COP27 que se celebrará este año en Sharm el-Sheikh (Egipto), son mucho mayores que los 100.000 millones de dólares anuales que los países ricos se comprometieron a darles, una promesa que nunca se ha cumplido. Según el informe, sólo alrededor de la mitad de las NDCs informaron de las necesidades de financiación para el clima, y ya se calcula que su aplicación costará 4,3 billones de dólares.

PUBLICIDAD