Brasil en español

Impulso de Bolsonaro se estanca en las encuestas de cara a la segunda vuelta

El aspirante izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva se llevaría el 54% de la votación válida, sin contar los votos nulos y en blanco, en comparación con el 46% del actual presidente

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, centro, durante un evento en Bello Horizonte, Minas Gerais estado de Brasil, el viernes 14 de octubre de 2022. Fotógrafa: Ana Carolina de Lima/Bloomberg
Por Andrew Rosati y Daniel Carvalho
25 de octubre, 2022 | 09:27 PM

Bloomberg — En días pasados, el presidente Jair Bolsonaro perdió fuerza en los sondeos de opinión por una combinación de desaciertos e irregularidades, como la detención de uno de sus más férreos partidarios, incidente que se volvió violento y conmocionó a los ciudadanos de Brasil en la antesala de la segunda vuelta electoral que se realizará este domingo.

El aspirante izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, que tiene 76 años, se llevaría el 54% de la votación válida, sin contar los votos nulos y en blanco, en comparación con el 46% del presidente, de acuerdo con un sondeo de Ipec divulgado a última hora de este lunes. Ambas cifras se mantienen sin variación desde la semana anterior.

Votos en Brasildfd

La campaña del presidente Bolsonaro comenzó el tramo final de la contienda en tensión tras un choque de horas entre el antiguo legislador Roberto Jefferson, expresidente de uno de los partidos de la derecha, y la policía federal el pasado domingo. El exdiputado disparó un rifle y arrojó granadas contra los agentes de policía con órdenes de arresto por haber vulnerado las disposiciones de su detención domiciliaria. A Jefferson le está prohibido utilizar las redes sociales, aunque unos días antes había publicado en internet un vídeo en el que comparaba a una miembro del alto tribunal con una prostituta.

PUBLICIDAD
Roberto Jeffersondfd

Dos agentes de la policía fueron heridos antes de la detención del Jefferson.

La confrontación influyó también en las apuestas de los mercados de que Bolsonaro estaba por imponerse a Lula, y elevó la inquietud sobre la eventual violencia posterior a las elecciones en esa nación. El real brasileño experimentó el lunes el mayor descenso en cerca de treinta días, mientras que la cotización de las empresas estatales se desplomó e hizo que el índice de referencia Ibovespa cayese más de un 3%.

Desde entonces, Bolsonaro ha tratado de distanciarse de Jefferson, diciendo que no son amigos y que quien va en contra de la policía es un bandido. Según una encuesta relámpago realizada por AtlasIntel, dos tercios de los brasileños ven negativamente al otrora legislador y casi el 60% cree que debería ir a prisión.

PUBLICIDAD

Múltiples errores

El incidente coronó una serie de metidas de pata de Bolsonaro y sus aliados que probablemente detuvieron el ascenso del presidente conservador desde la primera vuelta electoral del 2 de octubre. Las principales encuestas de la semana pasada indicaron que el otrora capitán del ejército estaba reduciendo la ventaja de Lula, y algunas encuestas sugerían que el presidente actual y el anterior estaban en un empate.

La semana pasada, el ministro de Economía, Paulo Guedes, enfureció a los votantes tras revelar planes para poner fin a los ajustes automáticos de los salarios y pensiones de los servidores públicos según la tasa de inflación. Guedes y Bolsonaro luego negaron cualquier intención de dañar el poder adquisitivo de los pobres o los ancianos, pero los expertos de la campaña se preocupan por el daño potencial antes de la segunda vuelta.

Antes de eso, Bolsonaro, de 67 años, sufrió otro golpe cuando apareció un video en el que el presidente habla de una visita a un grupo de migrantes venezolanos “muy bonitas de 14 o 15 años” en un barrio pobre de Brasilia, aparentemente insinuando que eran trabajadoras sexuales. Según un asesor, que solicitó el anonimato para hablar sobre la estrategia privada, a la campaña le preocupa que los episodios perjudiquen las posibilidades de Bolsonaro con la demografía que ha estado luchando por ganarse: votantes de bajos ingresos y mujeres. Carmen Lucía, la jueza de la Corte Suprema que fue insultada por Jefferson, es de Minas Gerais, un estado clave en el campo de batalla que el presidente está trabajando duro para tomar después de que Lula lo ganó en la primera vuelta por casi 5 puntos porcentuales.

Ipec entrevistó a 3.008 personas en todo Brasil entre el 22 y el 24 de octubre, con un margen de error de más o menos 2 puntos porcentuales.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD