Bloomberg Green

Las vacas están demasiado estresadas para satisfacer demanda mundial de lácteos

Las vacas no rinden tanto ante el agobio que suponen las elevadas temperaturas, y las condiciones de sequedad y las tormentas empeoran el panorama

Imagen de una vaca
Por Elizabeth Elkin y Pratik Parija
02 de noviembre, 2022 | 05:10 PM

Bloomberg — Las altas temperaturas y las sequías están ejerciendo una presión alarmante sobre las vacas lecheras del planeta, mermando su productividad y comprometiendo el abastecimiento global de todo tipo de productos, desde la mantequilla y continuando con los productos para los bebés.

Se prevé que los niveles de productos de leche se desplomen en casi 500.000 toneladas métricas en 2022 para el mayor exportador, Australia, mientras los granjeros se retiran de la industria luego de sufrir la tensión de olas de calor durante años. Los pequeños productores de la India se replantean la adquisición de maquinaria refrigerante, para la que tendrían que esforzarse mucho. Y los de Francia tuvieron que suspender la fabricación de una cierta clase de queso de alta calidad debido a que la sequía de los campos no permitió a las vacas alimentadas con hierba pastar.

Las regiones más lecheras de todo el mundo son cada vez menos acogedoras para el ganado a causa de las condiciones meteorológicas extremas generadas por el cambio climático. Las vacas no rinden tanto ante el agobio que suponen las elevadas temperaturas, y las condiciones de sequedad y las tormentas empeoran el panorama al destruir la hierba y otros cultivos que consumen.

PUBLICIDAD

Solamente en Estados Unidos, varios investigadores calculan que el cambio climático causará un perjuicio a la industria lechera de US$2.200 millones por año de ahora hasta finales de este siglo, un impacto económico considerable para un sector con dificultades para ganar dinero. Un estudio calcula que, si las emisiones de gases de efecto invernadero permanecen altas, las industrias lecheras y de la carne perderán US$39.940 millones por año debido al estrés causado por el calor para el mismo periodo.

Al mismo tiempo, una creciente clase media en muchas naciones en desarrollo está aumentando la demanda de productos lácteos, mientras que las políticas destinadas a ayudar al medio ambiente están desanimando a los agricultores de algunas áreas a expandir su producción. Esa colisión presagia precios más altos y una posible escasez de productos básicos de la lista de comestibles, como el queso crema o el yogur.

Lácteosdfd

“El cambio climático se suma a la volatilidad o la variación en su suministro, y el efecto colateral puede ser una mayor inseguridad alimentaria”, dijo Mary Ledman, estratega global de productos lácteos de Rabobank.

PUBLICIDAD

Vacas estresadas

Vacasdfd

A pesar de los costosos esfuerzos para mantener fresco a su ganado, los productores de leche no pueden escapar del impacto que el calor tiene en sus rebaños.

Tom Barcellos, que lleva 45 años criando y ordeñando animales en Tipton, California, tiene un complejo sistema de refrigeración en su granja. Completo con ventiladores y máquinas nebulizadoras, incluso planifica según la dirección del viento. Pero encuentra que las noches cálidas pueden socavar la producción.

“Si tienes temperaturas más altas por la noche y es un poco más estresante para las vacas, existe la posibilidad de perder un 15%, o tal vez incluso un 20%, en los casos más extremos”, dijo Barcellos, que tiene 1.800 vacas.

Tom Barcellosdfd

Es una historia similar al otro lado del mundo, donde Sharad Bhai Harendra Bhai Pandya y su hermano tienen más de 40 vacas en el estado de Gujarat, en el oeste de la India.

Pandya alberga su ganado en un cobertizo con un sistema de nebulización, que bombea agua y la convierte en neblina. Pero todavía ve que la producción de leche en su granja disminuye más del 30% durante el calor sofocante del verano.

Es probable que el aumento de las temperaturas haga que tales condiciones sean una realidad para más agricultores, durante períodos de tiempo más prolongados. Eso hace que las decisiones de inversión sean difíciles.

PUBLICIDAD

Ranu Bhai Bharvad, un productor lechero de la India, ni siquiera tiene un refugio para su rebaño de 35 animales. Su ganado solo tiene la sombra de un árbol de neem para defenderse del estrés por calor.

“No puedo permitirme construir un cobertizo para mi ganado”, dijo Bharvad, quien mantiene a su familia de 15 con las ganancias de su granja.

Bharvad no es el único: India es, con mucho, el mayor productor de leche del mundo y representa casi una cuarta parte de todos los suministros. Sus volúmenes masivos son producidos en gran parte por decenas de millones de pequeños agricultores que mantienen un número modesto de animales.

PUBLICIDAD

Amul Dairy, que compra leche de Bharvad y otros granjeros como él, está respondiendo a las difíciles condiciones tomando medidas para proteger el suministro.

“Durante el invierno, cuando la producción es mayor, conservamos leche extra en [forma] de polvo y usamos esa defensa en caso de déficit durante el verano”, dijo RS Sodhi, director general de Gujarat Cooperative Milk Marketing Federation Ltd., que es propietaria de la marca Amul.

PUBLICIDAD

La sequía de Australia

Lecheríadfd

Australia, el continente habitado más seco de la Tierra, ofrece una vista previa de cómo la industria láctea mundial podría colapsar bajo la presión del cambio climático.

El país alguna vez fue un peso pesado en el negocio, pero la producción de leche ha tenido una fuerte tendencia a la baja y su participación en el comercio mundial de lácteos ha caído del 16% en la década de 1990 alrededor del 6% en 2018.

La reducción fue impulsada por una sucesión de olas de calor extremo, incluida una sequía que duró de 1997 a 2010 y otra que abarcó de 2017 a 2020. La más reciente fue la peor que se haya registrado en el país, y la presión que ejerció sobre los precios del agua y la alimentación del ganado redujo los resultados de los agricultores. Esas difíciles condiciones comerciales se sumaron a un éxodo masivo del sector: el número de granjas lecheras en el país se redujo en casi tres cuartas partes entre 1980 y 2020.

PUBLICIDAD
Australiadfd

Ahora, los productores de leche aún enfrentan el riesgo de sufrir un clima adverso, pero se han acumulado nuevas presiones que están expulsando a más de ellos del negocio. En 2022, se prevé que los volúmenes de leche de Australia se reduzcan en más de un 4% a 8,6 millones de toneladas métricas, según el Departamento de Agricultura de EE. UU (USDA, por sus siglas en inglés).

El USDA dice que refleja las condiciones secas en las regiones productoras de leche clave, pero también los desafíos asociados con la escasez de trabajadores, incluidos algunos agricultores que optan por cambiar a la producción de ganado vacuno, que requiere menos mano de obra.

Las políticas gubernamentales también podrían terminar pesando sobre la producción mundial de lácteos. En la vecina Nueva Zelanda, el mayor exportador de productos lácteos del mundo, los granjeros comenzarán a pagar un impuesto sobre las emisiones agrícolas para 2025. Aunque los granjeros de leche han hecho mucho para mitigar las emisiones, las necesidades como la producción de estiércol, fertilizantes y piensos todavía los convierten en grandes emisores de gases de efecto invernadero. Los grupos agrícolas están haciendo sonar la alarma de que el impuesto podría empujar a los productores de lácteos a reutilizar sus tierras para la silvicultura u otros usos.

PUBLICIDAD

Queso francés

Los desafíos que enfrentan los productores de leche ya están afectando la disponibilidad de ciertos productos. En Francia, este año no se está produciendo un tipo de queso prémium llamado Salers. Debe hacerse con leche de vacas alimentadas con pasto, un obstáculo cuando los pastos fueron destruidos por la ola de calor que asoló el país este año.

Si bien la ausencia de queso de lujo no es una emergencia, problemas de producción similares podrían agitar el mercado a mayor escala en medio de temperaturas extremas.

“Si está hablando de un horizonte temporal de 5 a 15 años, probablemente veremos un pico de producción y se estabilizará en regiones con falta de agua”, dijo Nate Donnay, director de conocimiento del mercado lácteo de StoneX Group Inc. (SNEX) “En el horizonte de 15 a 30 años, podríamos ver una tendencia de producción más baja en esas regiones”.

Todo esto podría significar precios más altos o incluso escasez de algunos productos lácteos.

Melvin Medeiros, un agricultor del principal productor de lácteos de EE.UU., California, dice que es probable que el clima extremo cambie las operaciones agrícolas en su estado durante la próxima década. Espera ver menos vacas y una reducción de la tierra cultivable, una dinámica que atribuye en parte a la falta de intervención del gobierno.

Lácteosdfd

“Hemos fallado en abordar una situación que ha estado ocurriendo durante más de 50 años”, dijo Medeiros. “Ahora estamos contra la pared y no tenemos otra opción que reducir la producción o hacer algo para abordar la situación actual”.

Con la asistencia de Sibilla Gross, Diego Lasarte, Andrea Bossi, Vivian Iroanya y Megan Durisin .

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD