BOE sube tasas en 75 pbs pero rechaza camino de alzas futuras previstas por mercados

El Comité de Política Monetaria dijo que el máximo será “menor a lo incorporado a los precios de los mercados financieros”, dado que ello induciría una recesión de dos años

Imagen del Banco de Inglaterra
Por David Goodman - Philip Aldrick
03 de noviembre, 2022 | 08:24 AM

Bloomberg — El Banco de Inglaterra (BOE, por sus siglas en inglés) elevó este jueves sus tasas de interés en 75 puntos básicos, la subida de mayor magnitud en 33 años, pero rechazó con fuerza las expectativas del mercado sobre la escala de subidas futuras, advirtiendo que ello generaría una recesión de dos años de duración.

El Comité de Política Monetaria, en una votación de 7-2, llevó las tasas a 3%, el mayor nivel en 14 años. Pero en un comentario inusualmente directo sobre las perspectivas de los inversores sobre futuras subidas, dijo que el máximo será “menor a lo incorporado a los precios de los mercados financieros”.

Seguir el camino previsto por los mercados, de una tasa máxima de 5,25% el año que viene, quitaría 3% del PIB y llevaría la inflación a cero, dijo el BOE. Una previsión basada en que las tasas sigan en el 3% actual implica una recesión más corta y menos profunda, y ve a la inflación caer a su objetivo en dos años.

VER +
“Inevitable” que los británicos, sobre todo los ricos, paguen más impuestos: Sunak

Los mercados ya han atenuado ligeramente su previsión desde que se cerraran, ya que las expectativas antes de la reunión sugerían que las tasas alcanzarían un máximo del 4,75%.

PUBLICIDAD

La magnitud de la subida de noviembre “reducirá los riesgos de un endurecimiento más prolongado y costoso en el futuro”, dijo el Comité de Política Monetaria en las minutas de la reunión. Los disidentes fueron Swati Dhingra, que votó a favor de una subida de medio punto, y Silvana Tenreyro, que prefería un cuarto de punto.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Baileydfd

Pero aunque el BOE dijo que podrían ser necesarias más subidas de tasas, potencialmente incluso “con fuerza’' si las presiones inflacionistas parecen persistentes, las previsiones fueron una clara advertencia de que las expectativas de tipos del mercado se han desbordado.

Las perspectivas prevén que la inflación alcance un máximo del 10,9% en los próximos meses y que caiga a cero en 2025, pero las actas señalan que los riesgos son al alza.

PUBLICIDAD

El BOE advirtió que la economía británica se enfrenta a un “panorama muy difícil”. Sus previsiones implican que el Reino Unido ya está en recesión y que el PIB caerá durante ocho trimestres seguidos hasta mediados de 2024.

El PIB caerá gracias al “aumento de los precios de la energía y el endurecimiento de las condiciones financieras”, dijo el BOE, señalando que los elevados costos de endeudamiento afectarán a los hogares y a las empresas.

Parte de ese endurecimiento se debe al caos del mercado que siguió al chapucero plan fiscal de la ex primera ministra Liz Truss en septiembre.

Esto hizo que las tasas de interés de las hipotecas se dispararan a máximos de 14 años, perjudicando a los hogares que ya sufrían una crisis del costo de vida causada por el aumento de los costos de la energía y los alimentos.

VER +
Salarios reales en el Reino Unido caen a ritmo más fuerte desde 2010

El banco estima que la refinanciación de una hipoteca media de 130.000 libras a las tasas actuales aumentaría los pagos de intereses anuales en 3.000 libras. Alrededor de 2 millones de hogares tendrán que volver a hipotecarse de aquí a finales de 2023.

Según la perspectiva central del BOE que utiliza la senda de las tasas de mercado, se pierden cientos de miles de puestos de trabajo, ya que el desempleo pasa del 3,5% al 6,4%. La inflación cae al 1,4% en dos años, muy por debajo del objetivo del 2%.

Si las tasas se congelan en el 3%, la inflación vuelve a caer al 2,2% en dos años, lo que sugiere que pueden ser necesarias nuevas subidas de tasas, pero luego cae al 0,8% al cabo de tres años.

PUBLICIDAD

Incluso entonces, el Reino Unido no se libra de la recesión. El PIB se contrae un 1,7% en el escenario de tasas constantes gracias a una doble recesión que sólo ve un trimestre de crecimiento positivo de aquí a finales de 2023. El desempleo sigue aumentando hasta el 5,1%.

La subida de tasas se produce cuando el Banco de Inglaterra se enfrenta a los niveles de inflación más elevados de las últimas cuatro décadas, con pocos indicios de que las presiones se estén relajando. La inflación subyacente, que excluye los precios volátiles de la energía y los alimentos, se sitúa en el 6,5% y los salarios regulares del sector privado aumentan a un ritmo no visto en más de 20 años.

El Banco de Inglaterra también está buscando ponerse al día con la Reserva Federal de EE.UU., que ha subido las tasas en 75 puntos básicos en cuatro reuniones consecutivas hasta un rango del 3,75% al 4%. El banco central de EE.UU. disipó ayer las esperanzas del mercado de que se produjera un giro al señalar que las tasas podrían moverse más lentamente, pero a un nivel más alto de lo esperado.

El Banco de Inglaterra se enfrenta a un acto de equilibrio aún más difícil. La subida de tasas amenaza con frenar el crecimiento justo cuando el Gobierno impone otra ronda de austeridad y subidas de impuestos.

PUBLICIDAD

Su previsión, que no tiene en cuenta la consolidación que se anunciará en la declaración de otoño del 17 de noviembre y que reducirá aún más el PIB, asume que el paquete de apoyo a la energía seguirá siendo universal, pero se reducirá aproximadamente a la mitad durante los siguientes 18 meses después de que termine en abril.

El Gobierno ha dicho que estudiará la posibilidad de conceder ayudas más específicas que el actual límite de 2.500 libras para la factura media anual de los hogares.

PUBLICIDAD

Si el apoyo se situara 500 libras por debajo de la hipótesis intermedia del BOE, la inflación sería aproximadamente un punto porcentual inferior en cada uno de los dos primeros años.

Lea más en Bloomberg.com