Argentina

¿Qué es una caución y cómo protegerse de la inflación sin esperar al plazo fijo?

La caución bursátil es un instrumento conservador y sencillo para hacer rendir los pesos transaccionales. No le empata a la inflación, pero protege de una parte de ella

Fotógrafa: Sarah Pabst/Bloomberg
07 de noviembre, 2022 | 05:00 AM

Buenos Aires — La inflación es el gran problema de los ahorristas argentinos, quienes permanentemente se ven obligados a pensar esquemas que les permitan protegerse de este monstruo voraz que derrite sus tenencias. Y una de las formas de perder un poco menos contra el llamado impuesto inflacionario es la caución bursátil, que permite sacarle un rendimiento nominal a esos pesos transaccionales que la persona no puede colocar a largo plazo, porque posiblemente los necesite en algunos días.

Si bien la caución no es un instrumento conocido por el gran público, se trata de una herramienta que mueve en torno a $100.000 millones diarios en la Bolsa de Buenos Aires y es muy útil para tomar posiciones ultraconservadoras y de cortísimo plazo: es por ello que en la jerga se la denomina “el plazo fijo de la Bolsa”.

La caución, en general, cuenta con la desventaja de tener una tasa inferior a la del plazo fijo, pero permite invertir dinero desde un día de plazo. Esto la convierte en un instrumento útil para esos pesos que uno necesita tener a mano, porque los tendrá que usar en el cortísimo plazo.

PUBLICIDAD

Por ejemplo: una persona recibe su sueldo y sabe que en ocho días tendrá que usar gran parte del mismo para pagar sus impuestos, expensas, colegio de los hijos, etc. Hasta que necesite utilizarlo, puede colocar su sueldo en una caución a un día, a cuatro días u otro plazo, para que le otorgue un rendimiento que lo proteja, en parte, de la inflación.

Qué es y cómo utilizar una caución bursátil

La caución bursátil es una inversión similar al plazo fijo: Se trata de un préstamo de corto plazo (de 1 a 120 días hábiles), con la diferencia de que el tomador de dicho dinero no es un banco, sino otro inversor, quien deja títulos en garantía para respaldar la operación”, explica en su web el broker Cohen Aliados Financieros.

“Al igual que en un plazo fijo, quien presta el dinero –el colocador de la caución– recibe una rentabilidad en concepto de interés (es calculado como tasa nominal anual)”, añade.

PUBLICIDAD

Para ser tomador de una caución es necesario tener una cuenta en un Agente de Liquidación y Compensación (ALyC), es decir, en las tradicionalmente llamadas sociedades de Bolsa o brokers. Se trata de una operación muy sencilla: desde las app o las página web de los ALyC hay que buscar la pestaña correspondiente a cauciones y al pinchar en ellas se despliegan alternativas de inversión a distintos plazos, con las tasas correspondientes. Suele resolverse en tan solo un par de clicks.

También el usuario puede ponerse en contacto con los ALyC y hablar con un agente que opere por ellos.

Cinco ventajas de la caución

Recientemente, Balanz Capital desarrolló una capacitación audiovisual para explicar las ventajas de la caución, entre las que destacan cinco aspectos principales:

  • Liquidez: posibilidad de invertir desde 1 a 120 días hábiles. Lo usan mucho los fondos, las mesas de dinero, los bancos.
  • Rentabilidad: Permite conocer desde el inicio el retorno de la inversión. Sabemos cuánto nos va a dar el día del vencimiento.
  • Accesible: Oportunidad de invertir a partir de montos bajos.
  • Garantía: Operación respaldada por los títulos que entrega el tomador como garantía de pago. Está respaldado por el mercado de capitales, en el caso de Argentina, ByMA.
  • Volumen: Es uno de los instrumentos más operados del mercado.

Tipo de cauciones

Colocadora: El colocador le presta dinero al tomador y obtiene una tasa de interés.

Tomadora: El tomador pide dinero y entrega en garantía cierta cantidad de valores negociables que serán valuados por el mercado. Al vencimiento, el tomador devuelve el capital y paga los intereses devengados al colocador. Se trata de una operación a plazo firme y con garantía de mercado. Por lo general, los tomadores no son personas físicas sino institucionales.

Tasas

Las tasas de las cauciones suelen ubicarse por debajo de la de los plazos fijos. Tomando como referencia el cierre de mercado del 3 de noviembre, estos son algunos de los ejemplos de las tasas que ofrecen las cauciones a los inversores.

  • A tres días: 61% de tasa nominal anual (TNA)
  • A cuatro días: 63,75% de TNA.
  • A cinco días: 63,30% de TNA
  • A siete días 64,65% de TNA.

Para tomar como comparación, el plazo fijo minorista para personas humanas tiene un rendimiento de 75% de Tasa Nominal Anual, pero obliga al inversor a quedarse parado un mes, por lo que no sirve para esos montos que va a necesitar en el corto plazo.

PUBLICIDAD