EE.UU.

Estadounidenses juzgan gobierno de Biden en elecciones de mitad de mandato

Puede que el resultado no se conozca durante días o hasta semanas, si las elecciones son tan reñidas como lo sugieren las encuestas y si los perdedores disputan los resultados

El presidente de EE.UU., Joe Biden
Por Mike Dorning y Akayla Gardner
08 de noviembre, 2022 | 06:49 AM

Bloomberg — Una población de EE.UU. profundamente dividida acude este martes a las urnas para juzgar qué partido tiene la fórmula para guiar a la nación a través de un período de inflación, una recesión inminente y agrias disputas sobre temas culturales y sociales.

Los votantes decidirán quién controlará el Congreso, lo mismo que gubernaturas en numerosos estados. No obstante, hay dos políticos cuyos nombres no están en las boletas pero tienen mucho apostado en los resultados: el presidente, Joe Biden, y el ex mandatario, Donald Trump, que insinuó el lunes en un mitin que anunciaría su candidatura a las presidenciales de 2024 la semana que viene.

Puede que el resultado no se conozca durante días o hasta semanas, si las elecciones son tan reñidas como lo sugieren las encuestas y si los perdedores disputan los resultados. En distintos estados, candidatos republicanos para cargos estatales son promotores de argumentos falsos sobre fraude electoral.

PUBLICIDAD

Una serie de demandas presentadas en más de 30 estados tanto por demócratas como por republicanos presentan preguntas sobre prácticamente todos los aspectos de los votos.

Con la preocupación por la economía en lo más alto de la mente de los votantes, Biden se enfrenta a las enormes posibilidades de evitar que los republicanos se hagan con una o ambas cámaras del Congreso. Eso obstaculizaría el resto de su programa inconcluso. Para Trump, la elección abre una oportunidad para consolidar su ideología nativista y su negacionismo electoral en el partido republicano y allanar el camino para su regreso.

El estado de ánimo que define al electorado de 2022 es la indignación. Los demócratas están enfadados por la decisión de la Corte Suprema que anuló el derecho nacional al aborto y los republicanos siguen librando una batalla por las elecciones de 2020 y promoviendo teorías conspirativas.

PUBLICIDAD
El ex presidente de EE.UU.dfd

El extraordinario descontento y la enemistad partidista han agravado el peligro que corren las instituciones democráticas de la nación. Los legisladores y otros funcionarios estatales y federales han recibido un nivel de amenazas sin precedentes. Apenas una semana antes de las elecciones, un asaltante con un martillo fracturó el cráneo del marido de la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de 82 años, en su casa. En la víspera de la votación, Trump llamó a Pelosi “animal”.

Las encuestas y los precedentes históricos sugieren que los votantes entregarán la Cámara de Representantes y potencialmente el Senado a los republicanos, lo que obligará a Biden a pasar los dos años restantes de su mandato defendiendo logros como la financiación del clima y la reducción de la deuda estudiantil de los intentos del partido de deshacerlos.

Biden hizo una serie de paradas en los últimos días desde California hasta Nueva York. Pero el presidente ha viajado comparativamente menos en el período previo a las elecciones que sus dos predecesores, debido en gran medida a sus bajos índices de aprobación. El lunes reconoció que sería “difícil” para los demócratas mantener el control del Congreso.

Mayor prioridad de los votantesdfd

El congresista Tim Ryan, candidato demócrata al Senado por Ohio, evitó comparecer con Biden a pesar de que el presidente hizo múltiples paradas en el estado disputado. Los senadores Raphael Warnock, de Georgia, y Catherine Cortez Masto, de Nevada, tampoco hicieron campaña con Biden, y optaron por el ex presidente Barack Obama para animar a los votantes.

Trump también ha estado en campaña para los candidatos que ha apoyado, incluyendo un mitin en Pensilvania el sábado que fue tanto para promover su propio futuro político como el candidato republicano al Senado Mehmet Oz.

Los demócratas esperan que el enfado por la decisión de la Corte Suprema de junio de acabar con el derecho al aborto lleve a las mujeres y a los jóvenes a votar. Terminaron la campaña centrándose en las declaraciones de algunos líderes republicanos que amenazan con recortes a la Seguridad Social y a Medicare, prestaciones financieras fundamentales para los ancianos y los trabajadores de mediana edad preocupados por mantenerse durante su jubilación.

PUBLICIDAD

Sin embargo, Biden y los demócratas no han logrado un mensaje unificado y eficaz sobre la inflación, que se encuentra en el nivel más alto de las últimas cuatro décadas y es, con mucho, el principal problema para los votantes.

Motivación de los votantesdfd

Los republicanos, en cambio, se han centrado en la presión financiera que sufren los estadounidenses por el aumento del costo de los alimentos, la gasolina y otros productos. La serie de subidas de tasas de interés que la Reserva Federal ha puesto en marcha para tratar de controlar la inflación está empezando a frenar la economía, y el mercado inmobiliario está casi parado. Las grandes empresas tecnológicas están anunciando congelaciones de la contratación y despidos, aunque una encuesta mensual del Departamento de Trabajo reveló que las empresas en general siguieron añadiendo puestos de trabajo en octubre.

Los votantes casi siempre castigan al partido del presidente en las elecciones de mitad de mandato. Desde la Segunda Guerra Mundial, el partido que ocupa la Casa Blanca ha perdido una media de 26 escaños en la Cámara de Representantes y cuatro en el Senado. Los demócratas de Barack Obama perdieron 63 escaños en la Cámara en 2010 y los republicanos de Donald Trump 40 escaños en la Cámara en 2018.

PUBLICIDAD

Los republicanos necesitan una ganancia neta de solo cinco escaños para tomar el control de la Cámara, y los pronósticos no partidistas anticipan que ganarán hasta 25, incluyendo algunos distritos donde Biden ganó en 2020. El control del Senado depende de un puñado de contiendas muy reñidas, como Georgia, Pensilvania, Ohio, Wisconsin, Nevada y Arizona, con Carolina del Norte, Nuevo Hampshire y Colorado como posibles precursores.

Ya se han emitido más de 40 millones de votos anticipados, según el United States Elections Project.

PUBLICIDAD

Los colegios electorales de la costa este de Estados Unidos empiezan a abrir a las 6 de la mañana, hora local. Georgia será uno de los primeros estados en cerrar la votación, a las 19.00 horas, seguido de Ohio y Carolina del Norte a las 19.30 horas, y luego Pensilvania y New Hampshire a las 20.00 horas. Los colegios electorales de Wisconsin y Colorado cierran sus puertas a las 21.00 horas, hora de la Costa Este, y los de Nevada y Arizona a las 22.00 horas.

Treinta y seis estados celebran elecciones a gobernador, incluidas las contiendas en estados que también tienen competiciones en el Senado: Georgia, Wisconsin, Nevada y Arizona. Es probable que los demócratas den la vuelta a las gobernaciones actualmente en manos de los republicanos en Maryland y Massachusetts, pero los republicanos se enfrentan a un duro desafío en Oregón, donde los demócratas han ocupado el cargo de jefe del ejecutivo durante 40 años.

El aborto está en la papeleta en cinco estados. En California, Michigan y Vermont se pregunta a los votantes si quieren consagrar el derecho a la interrupción del embarazo en las constituciones de sus estados. En Kentucky, que prohíbe casi todos los abortos, los votantes decidirán una pregunta en las urnas sobre si se debe impedir que los tribunales del estado incluyan el derecho al aborto en la constitución estatal. Montana tiene un referéndum sobre la promulgación de una ley que obligue a los médicos a intentar “salvar la vida” de los bebés “nacidos vivos después de un aborto”. En Alaska se pregunta si debe celebrarse una convención constitucional estatal, en la que podría considerarse la cuestión del derecho al aborto.

PUBLICIDAD

Cinco estados -Missouri, Arkansas, Dakota del Norte y del Sur y Maryland- están votando medidas para legalizar el cannabis. También hay iniciativas estatales sobre la organización sindical, el salario mínimo y la ampliación de Medicaid en las votaciones.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD