Bloomberg Green

Los pagos por daños climáticos: la disputa en las negociaciones de la COP27

Las conversaciones sobre el dinero en la COP27 apuntan a un esquema más claro de los diferentes papeles que desempeña el dinero en la lucha contra la crisis climática

Al Gore, presidente de Generation Investment Management LLP, durante una sesión plenaria en la conferencia sobre el clima COP27 en el Centro Internacional de Convenciones de Sharm El Sheikh, Egipto, el lunes 7 de noviembre de 2022.
Por Akshat Rathi y John Ainger
08 de noviembre, 2022 | 03:20 AM

Bloomberg — “Muéstrame el dinero” puede parecer una forma burda de resumir las negociaciones climáticas de la COP27. Sin embargo, llega al corazón de lo que el mundo debe hacer para abordar el cambio climático y la razón por la que las Naciones Unidas organizan estas conferencias anuales sobre el clima. Reunir a todos los países del planeta es, en gran medida, un método para presionar a los asistentes más ricos para que paguen.

Estas medidas son progresivamente más caras. La más barata es reducir las emisiones, seguida de la adaptación a las condiciones de calentamiento. La más cara, con diferencia, será compensar la pérdida de vidas y de biodiversidad.

La cuestión del dinero se complica rápidamente, y como se trata de la ONU también se define por la jerga. Se supone que el gasto en “mitigación y adaptación” procede de un fondo de US$100.000 millones de contribuciones financieras para el clima de los países industrializados, acordado hace más de una década. El comercio de compensaciones de carbono en virtud del artículo 6 debe permitir la transferencia de riqueza de los países desarrollados a los países en desarrollo. “Pérdidas y daños” es la siguiente frontera de la compensación por desastres como las inundaciones de Pakistán.

PUBLICIDAD

Por eso ayuda tener claro el papel exacto del dinero en las negociaciones climáticas globales. Saleemul Huq, profesor de la Universidad Independiente de Bangladesh y uno de los más firmes defensores de los países vulnerables al clima, tiene quizá la explicación más clara. En una entrevista al margen de la COP27 esta semana, Huq utilizó tres sencillas palabras en inglés para enmarcar los billones de dólares que se buscan para la acción climática: avert, minimize y address.

Evitar: Si se paga para reducir las emisiones y reducir el calentamiento global, se evitan los daños que habría causado el cambio climático sin control. Esto suele adoptar la forma de gastos en energías renovables u otras inversiones en tecnologías descarbonizadoras.

Minimizar: Si se paga para adaptarse a un planeta más cálido, haciendo que las infraestructuras sean más resistentes a un mundo volátil, se minimiza la cantidad de pérdidas y daños causados por el cambio climático. Piensa en la construcción de defensas contra la subida del nivel del mar, en la preparación para las olas de calor aumentando el uso de la refrigeración o en el diseño de amortiguadores de espacios verdes abiertos para absorber las fuertes lluvias.

PUBLICIDAD

Dirígete: Si no se consigue evitar o minimizar, los principales responsables (los países ricos con elevadas emisiones históricas) deben hacer frente a las pérdidas resultantes compensando a las naciones pobres.

Estas medidas son progresivamente más caras. La más barata es reducir las emisiones, seguida de la adaptación a las condiciones de calentamiento. La más cara, con diferencia, será compensar la pérdida de vidas y de biodiversidad.

Cada paso también presenta un problema de contabilidad progresivamente más complicado. Existen claras proyecciones sobre la inversión necesaria para la transición ecológica del sistema energético mundial: hasta US$114,4 billones para 2050, según BloombergNEF. Es más difícil saber cuánto costará la adaptación, y las disputas sobre cómo contabilizar las compensaciones no han hecho más que empezar.

“Los países ricos no asumen ninguna responsabilidad moral”, dice Huq. “Ese es el primer paso. El dinero viene mucho después”.

Esta cumbre comenzó con los estados de las islas pequeñas ganando, por primera vez, la inclusión de las pérdidas y los daños en la agenda formal. Pero eso es sólo el comienzo de dos semanas de duras negociaciones destinadas a lograr un acuerdo para crear un mecanismo de financiación específico, algo a lo que se oponen Estados Unidos y la UE. Para Michai Robertson, uno de los principales negociadores de la Alianza de los Pequeños Estados Insulares, el precio de las pérdidas y los daños debería ser aproximadamente igual a las estimaciones para evitar y minimizar los costes del cambio climático. Eso significa billones de dólares.

“No se puede crear un fondo en siete días, obviamente no es el caso”, dijo Robertson en una entrevista, citando el año 2024 como fecha objetivo, pero primero hay que llegar a un acuerdo sobre la creación de un nuevo fondo.

PUBLICIDAD

La primera ministra de Barbados, Mia Mottley, propuso el lunes desde el podio formas concretas de aumentar la financiación en el ámbito de la prevención, la minimización y el tratamiento. Un ejemplo: Cambiar las cuotas del Fondo Monetario Internacional podría desbloquear unos US$500.000 millones de los llamados derechos especiales de giro que, a su vez, podrían desbloquear 5 billones de dólares de capital del sector privado. También sugirió una tasa sobre los beneficios de las empresas de combustibles fósiles, cuya recaudación se destinaría directamente a la financiación de pérdidas y daños.

“Tenemos que buscar formas de ampliar los préstamos disponibles de miles de millones a billones”, dijo Mottley. “Amigos míos, el tiempo se nos acaba”.

(Con la asistencia de Oscar Boyd)

Lee más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD