EE.UU.

Republicanos podrían controlar Cámara Baja pero demócratas superan expectativas

Para las primeras horas del miércoles, los republicanos habían ganado 199 escaños, en comparación con los 172 de los demócratas. Se necesitan 218 para tener mayoría

Imagen del Capitolio de EE.UU.
Por Mike Dorning, Laura Litvan y Erik Wasson
09 de noviembre, 2022 | 10:01 AM

Lea esta historia en

Portugués

Los votantes de EE.UU. dieron un veredicto mixto en unas elecciones legislativas marcadas por la inflación y división sobre asuntos sociales, con los republicanos encaminados a tomar control de la Cámara Baja pero por márgenes menores a lo esperado.

Los demócratas mantuvieron sus escaños en algunas de las contiendas en las que los republicanos esperaban ganar. En una de las principales victorias de la noche, John Fetterman ganó por un estrecho margen a la estrella de televisión Mehmet Oz en las elecciones al senado por Pensilvania.

El líder republicano en la Cámara de Representantes, que se encamina a pasar a ser el presidente de la cámara, declaró victoria el miércoles antes de que se conocieran todos los resultados. No obstante, el senador republicano Lindsey Graham reconoció en una entrevista que no había habido una “marea republicana”. “Mantuvimos la línea”, dijo Fetterman en su discurso.

PUBLICIDAD
El demócrata John Fetterman dfd

Para las primeras horas del miércoles, los republicanos habían ganado 199 escaños, en comparación con los 172 de los demócratas. Se necesitan 218 para tener mayoría. Algunas de las carreras se decidirán por estrechos márgenes y podrían ver desafíos legales.

El partido del presidente Joe Biden trataba de ir en contra de la historia en las elecciones de mitad de mandato del martes, manteniendo sus escasas mayorías en el Congreso con la agenda legislativa del presidente en juego. Desde la Segunda Guerra Mundial, el partido que ocupa la Casa Blanca ha perdido, de media, 26 escaños en la Cámara de Representantes y cuatro en el Senado. Los demócratas de Barack Obama perdieron 63 escaños en la Cámara en 2010 y los republicanos de Donald Trump 40 en 2018.

Las encuestas y los pronósticos independientes para las elecciones de mitad de período habían fluctuado ampliamente en los últimos meses, mientras los votantes lidiaban con una inflación cercana a un máximo de 40 años y digerían un fallo de la Corte Suprema que puso fin al derecho al aborto en todo el país. Los republicanos se centraron en la economía, mientras que los demócratas destacaron el derecho al aborto.

PUBLICIDAD

Nancy Pelosi, actual presidenta de la Cámara de Representantes, dijo que los candidatos demócratas “están superando con creces las expectativas en todo el país.”

En una carrera crucial para el Senado, el actual senador demócrata Raphael Warnock aventaja al candidato republicano Herschel Walker en Georgia por varios miles de votos. Esta contienda podría decidirse finalmente en una segunda vuelta si ninguno de los candidatos obtiene más del 50% de los votos.

En otras contiendas muy vigiladas, JD Vance derrotó al demócrata Tim Ryan para mantener un escaño del Senado de Ohio en manos de los republicanos, mientras que el senador demócrata de Arizona en funciones, Mark Kelly, aventajaba al republicano Blake Masters. El senador republicano de Wisconsin, Ron Johnson, aventajaba a su contrincante demócrata, el vicegobernador Mandela Barnes, con la mayoría de los votos contados.

Todos los candidatos republicanos estaban respaldados por Trump, que ha hecho campaña por todo el país y ha sugerido que anunciará su tercera candidatura a la Casa Blanca la próxima semana.

Una clara victoria para los republicanos se produjo en Florida, que siguió dando el giro de estado pendular a bastión republicano. El gobernador republicano Ron DeSantis, posible aspirante a la candidatura presidencial del partido en 2024, y el senador Marco Rubio ganaron con holgura la reelección. Los candidatos republicanos ampliaron su representación en la Cámara de Representantes al ganar tres escaños que habían sido ocupados por los demócratas, así como otro creado en la redistribución de distritos.

Ron DeSantis dfd

Sin embargo, los votantes dieron señales mixtas en las elecciones a la Cámara de Representantes.

PUBLICIDAD

En Michigan, la representante Elissa Slotkin venció al republicano Tom Barrett. En Virginia, las demócratas Abigail Spanberger y Jennifer Wexton fueron reelegidas. Pero se proyectaba que la representante Elaine Luria perdería frente a la aspirante republicana Jen Kiggans. Los cuatro demócratas fueron elegidos en una ola de 2018 y fueron blanco de los republicanos. En Ohio, el concejal de Cincinnati Greg Landsman derrotó al representante Steve Chabot, el último miembro que quedaba de la revolución republicana que tomó el control de la Cámara en 1994.

Hubo informes esporádicos de fallos en la votación, incluyendo ataques cibernéticos aislados, aunque ninguno causó grandes interrupciones. Los republicanos de Arizona aprovecharon los problemas técnicos de las máquinas de tabulación de papeletas en el mayor condado del estado para hacer afirmaciones no fundamentadas sobre la validez de las elecciones del martes, lo que indica una secuela polémica para las elecciones intermedias de 2022.

Las mayorías republicanas en una o ambas cámaras del Congreso acabarían con el control unificado de los demócratas en Washington y darían lugar a una intensificación de las batallas partidistas y al bloqueo de las políticas. El gobierno de Biden se enfrentaría a una avalancha de investigaciones por parte de los presidentes de las comisiones republicanas de la Cámara de Representantes.

PUBLICIDAD

Sin embargo, una pequeña mayoría en la Cámara dificultaría a McCarthy el gobierno de su conferencia y pondría en duda su capacidad para conseguir los 218 votos que necesita para convertirse en presidente de la Cámara en enero.

El representante de Kentucky Thomas Massie, un frecuente crítico de sus líderes republicanos, dijo que una estrecha mayoría es buena para los conservadores. “Si tienes una mayoría de 218, entonces el voto de todos cuenta”, dijo en la fiesta de la victoria retrasada de McCarthy.

PUBLICIDAD

Las esperanzas de los demócratas de aumentar los impuestos a los ricos y a las empresas se verían frustradas si los republicanos se hicieran con al menos una cámara. Las perspectivas de una legislación antimonopolio dirigida a las grandes empresas tecnológicas o un impuesto sobre los beneficios inesperados de las empresas petroleras disminuyen. También aumentan las probabilidades de que se produzcan cierres de gobierno y de que se produzca un impago de la deuda estadounidense.

Y el control republicano del Senado daría al partido el derecho de veto sobre los nombramientos de Biden para ocupar los puestos más altos en las agencias y en la judicatura federal.

Los demócratas ya empezaban a evaluar sus pérdidas.

PUBLICIDAD

“Tenemos que planificar para 2024 de forma diferente a lo que ocurrió en 2022″, dijo a la CBS el representante de Carolina del Sur James Clyburn, el tercer demócrata de la Cámara de Representantes. “¿Significa eso traer gente nueva? ¿Significa eso reasignar funciones? No lo sé. Sólo creo que la gente debería ser honesta con sus evaluaciones”.

El resultado de las elecciones intermedias, que durante gran parte del verano boreal y principios del otoño pareció muy reñido, dependía de la frustración de los estadounidenses por el aumento del coste de vida y la preocupación por la desaceleración de la economía. Los demócratas se enfrentaron en todo momento a una ardua batalla dado el descontento generalizado de la población -dos tercios de los estadounidenses piensan que el país va por mal camino- y la tendencia histórica de los votantes a castigar al partido del presidente en las elecciones de mitad de mandato.

Los demócratas se esforzaron por transmitir un mensaje coherente sobre la economía. En ocasiones, promovieron el ahorro de los consumidores en los medicamentos recetados y los seguros médicos gracias a la Ley de Reducción de la Inflación de Biden, arremetieron contra la especulación de las compañías petroleras con amenazas de un impuesto sobre los beneficios extraordinarios y aprovecharon las declaraciones de algunos líderes del Partido Republicano que amenazaban con recortar las prestaciones de la Seguridad Social y Medicare.

PUBLICIDAD

Biden cerró el ciclo con un discurso en el que advirtió del peligro que suponen para la democracia una serie de candidatos republicanos al Congreso que niegan el resultado de las elecciones presidenciales de 2020 e instó a los estadounidenses a rechazar la “gran mentira” de Trump, que se niega a reconocer la derrota. Trazó una línea directa entre la insurrección del año pasado en el Capitolio por parte de los partidarios de Trump y el ataque de un asaltante con un martillo justo antes de las elecciones de mitad de mandato al marido de la presidenta de la Cámara de Representantes, Pelosi, de 82 años.

Mientras tanto, Trump prácticamente confirmó en un mitin en Ohio el lunes que anunciará una tercera candidatura a la Casa Blanca el 15 de noviembre en su finca de Mar-a-Lago.

--Con la ayuda de Gregory Korte y Greg Giroux.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD