EE.UU.

Biden se reunirá con Xi el 14 de noviembre para apuntalar los tensos lazos

El principal objetivo de la reunión es que Biden y Xi profundizaran en su comprensión de las prioridades e intenciones de la otra parte, según EE.UU.

El líder chino Xi Jinping y el presidente de EE.UU. Joe Biden hablaron durante poco menos de dos horas esta mañana a través de una videoconferencia. Fuente: Bloomberg
Por Iain Marlow y Jenny Leonard
10 de noviembre, 2022 | 04:18 PM

Bloomberg — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tratará de establecer un piso para evitar que los lazos entre Estados Unidos y China se deterioren aún más cuando se reúna con su homólogo chino Xi Jinping el 14 de noviembre, dijo un alto funcionario de la administración Biden.

El funcionario, que informó a los periodistas el jueves, dijo que el principal objetivo de la reunión era que Biden y Xi profundizaran en su comprensión de las prioridades e intenciones de la otra parte, y que establecieran las llamadas reglas del juego.

Esa es una meta que la Casa Blanca ha estado buscando desde la primera llamada de los líderes en 2021.

PUBLICIDAD

La Casa Blanca no espera ningún avance político tangible de la primera reunión cara a cara de Biden y Xi, y el funcionario dijo que la sesión durante la cumbre del Grupo de los 20 en Indonesia no estaba impulsada por la búsqueda de resultados y que no habría una declaración conjunta del evento.

Los dos líderes discutirán la guerra en Ucrania, la reciente actividad nuclear de Corea del Norte, los esfuerzos para frenar el cambio climático y otras áreas en las que las naciones pueden trabajar juntas, dijo el funcionario.

Biden se comprometió el miércoles a no hacer “concesiones fundamentales” a Xi, reforzando las ya escasas expectativas de cualquier avance importante en los tensos lazos entre las dos mayores economías del mundo.

PUBLICIDAD

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, confirmó en un comunicado que la reunión tendría lugar el 14 de noviembre.

La última reunión de Xi con un líder estadounidense se produjo en junio de 2019, cuando alcanzó una tregua con Donald Trump que condujo a un acuerdo comercial seis meses después, justo antes de que las relaciones cayeran en una espiral descendente mientras Covid-19 se extendía por todo el mundo.

Biden dijo que espera discutir temas polémicos como el comercio y Taiwán, que China ha sometido a una mayor presión militar desde que la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, visitó Taipei en agosto. Su administración también impuso amplias restricciones a la venta de chips avanzados a China, una medida destinada a mantener la ventaja tecnológica de EE.UU. sobre Pekín.

Las recientes medidas de EE.UU. para frenar el acceso de China a los semiconductores no tienen como objetivo más amplio contener a China, dijo el funcionario, añadiendo que era un enfoque específico para evitar que Pekín utilice chips de alta gama para aplicaciones militares avanzadas.

EE.UU. y China han virado hacia la confrontación en los últimos años, incluso cuando se enfrentan a mayores llamamientos para cooperar en el comercio y en cuestiones urgentes como el cambio climático, Covid-19 y la guerra de Rusia en Ucrania.

Ambos desconfían cada vez más de las intenciones del otro: La Estrategia de Seguridad Nacional hecha pública por Biden el mes pasado presentaba a China como un país que trata de suplantar a EE.UU. como potencia dominante del mundo, mientras que un desafiante Xi declaraba que el “rejuvenecimiento de la nación china está ahora en un curso histórico irreversible”.

PUBLICIDAD

Con las relaciones entre ambas naciones en su punto más bajo en décadas, ambos presidentes han dejado atrás cierta incertidumbre interna en las últimas semanas.

Xi se ha asegurado un tercer mandato sin precedentes como líder y ha apilado la cúpula del Partido Comunista con leales. Biden salió más fuerte de lo esperado de las elecciones de mitad de mandato en EE.UU., diciendo a los periodistas el miércoles que planea presentarse a la reelección en 2024, aunque todavía no ha hecho un anuncio formal.

China no ha confirmado hasta ahora la reunión entre Xi y Biden, pero el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian, dijo el jueves que Pekín se tomaba “en serio” la propuesta de EE.UU. y que ambas partes estaban en comunicación.

PUBLICIDAD

Pekín está “comprometido a lograr el respeto mutuo, la coexistencia pacífica y la cooperación con EE.UU. en la que todos salgan ganando”, añadió.

Con la asistencia de Akayla Gardner.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD