Cripto

Caso de FTX impacta a inversores desde Tiger Global hasta Tom Brady

En Estados Unidos los reguladores están indagando si FTX gestionó apropiadamente los activos de sus clientes y la conexión de la compañía con otras organizaciones

Sam Bankman-Fried
Por Hema Pamar y Gillian Tan
09 de noviembre, 2022 | 08:37 PM

Bloomberg — Este desastre de FTX involucra a varios de los nombres más destacados del mundo financiero.

Entre los fondos de cobertura que recientemente intervinieron en las rondas de financiamiento de la que fuera la bolsa de criptodivisas de Sam Bankman-Fried, la cual se enfrenta actualmente a una crisis existencial mientras los reguladores se acercan y la propuesta de rescate de un competidor está muy lejos de ser segura.

También han aportado como inversores ángeles Alan Howard, de Brevan Howard Asset Management, la oficina familiar de Paul Tudor Jones y el fundador de Millennium Management, Izzy Englander, así como algunos famosos como la modelo brasileña Gisele Bundchen y la estrella del fútbol americano, Tom Brady.

PUBLICIDAD

La bolsa de criptodivisas FTX llegó a estar valorada en US$32.500 millones a inicios del 2022, sin embargo, Changpeng “CZ” Zhao, fundador de Binance, informó el martes en Twitter que su compañía estaba considerando la posibilidad de adquirir a su rival, en virtud de una solicitud de FTX.

En Estados Unidos los reguladores están ahora indagando si FTX gestionó apropiadamente los activos de sus clientes y la conexión de la compañía con otras organizaciones bajo el control de Bankman-Fried, y las inquietudes manifestadas por los responsables de Binance durante su proceso de auditoría obligatoria pudieran hacer fracasar la operación.

El imperio de Bankman-Fried incluye la firma comercial propietaria Alameda Research, que fundó antes de lanzar FTX en 2019, y la relación entre las dos entidades ahora está recibiendo una atención renovada.

PUBLICIDAD

FTX también atrajo capital del Ontario Teachers’ Pension Plan (Plan de pensiones de maestros de Ontario), Sequoia Capital, Lightspeed Venture Partners, Iconiq Capital, Insight Partners, Thoma Bravo y SoftBank Group Corp. (9984) de Masayoshi Son.

Estos inversores, entre otros, están destinados a perder todo o la mayor parte de su efectivo invertido.

Los representantes de todas las empresas e individuos se negaron a comentar o no respondieron a los mensajes en busca de comentarios.

Tiger Global y Ontario Teachers invirtieron por primera vez en FTX en diciembre de 2019 en una ronda de financiación que valoró a la empresa en US$8.000 millones , según datos de PitchBook. Ambos recargaron sus apuestas en octubre de 2021, lo que le dio a FTX una valoración de US$25.000 millones, y lo hicieron nuevamente en enero, según muestran los datos. Algunas de las otras empresas e individuos respaldaron a FTX en julio de 2021, pagando en efectivo para participar en una ronda de financiación de US$1.000 millones que valoró el criptointercambio en US$18.000 millones.

El cambio abrupto de la fortuna para FTX ilustra cuán rápido pueden desmoronarse los imperios en el mundo volátil de las criptomonedas, donde un cambio en el sentimiento del mercado o la confianza de la empresa puede provocar una corrida de activos. Bankman-Fried, de 30 años, había amasado una fortuna estimada en US20.000 millones y se encontraba entre las personalidades más destacadas de la industria.

El drama también subraya los riesgos de respaldar nuevas empresas que alcanzaron valoraciones elevadas en un mercado sobrecalentado, empresas que ahora están luchando en medio de una inflación creciente y una mayor volatilidad.

PUBLICIDAD

“La buena diligencia es esencial incluso en mercados locos y alcistas, si los inversores no fueron diligentes, deben rendir cuentas”, dijo Ryan Gilbert, fundador de Launchpad Capital, una empresa de riesgo centrada en la tecnología financiera que no incluye a FTX entre sus inversiones. “Los socios limitados quieren saber de los fondos de riesgo sobre el estado de sus carteras dado el colapso de este nombre muy respetado”.

Con la asistencia de Layan Odeh y Annie Masa.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD