Asia

¿Se acerca un cambio de estrategia de China contra el Covid? Esto dicen los altos cargos

Los pronunciamientos de los siete principales líderes del Partido Comunista se consideran las instrucciones nacionales de más alto nivel. Aquí un análisis de lo que dijeron sobre la pandemia

El presidente de China, Xi Jinping (izq.), camina con (segundo de izq. a der.) Li Qiang, Li Xi, Zhao Leji, Ding Xuexiang, Wang Huning y Cai Qi, miembros del nuevo Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista Chino, el máximo órgano de decisión de la nación, mientras se reúnen con los medios de comunicación en el Gran Salón del Pueblo en Pekín el 23 de octubre de 2022. Fotógrafo: Wang Zhao/AFP/Getty Images
Por Rachel Chang y Jacob Gu
10 de noviembre, 2022 | 09:03 PM

Bloomberg — Los principales líderes del Partido Comunista de China celebraron el jueves la primera reunión conocida públicamente sobre el manejo de Covid-19 desde que se especuló con un cambio en la estrategia de Pekín, lo que avivó las ganancias de las acciones del país.

El presidente Xi Jinping presidió la reunión del Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista, semanas después de que dirigiera una revisión de los miembros del máximo órgano, que se produce una vez cada cinco años.

Fue la primera reunión del comité para discutir la política de Covid-19 desde principios de mayo. Aquí está el texto completo del informe de la agencia oficial de noticias Xinhua y aquí el de mayo. Hay diferencias clave en el lenguaje sobre las pruebas, las vacunas, los cierres y la propaganda, lo que subraya un cambio en la postura de la cúpula directiva sobre el Covid-19.

PUBLICIDAD

Aunque parte del nuevo lenguaje de noviembre, que insta al equilibrio y critica la excesiva perturbación, es una repetición del sentimiento expresado en las últimas semanas por otros organismos gubernamentales, los pronunciamientos de las reuniones de los siete principales líderes de China se consideran las instrucciones nacionales de más alto nivel y superan a todos los demás en importancia.

He aquí un análisis más detallado:

La defensa de la estrategia

La declaración de mayo supuso una fuerte defensa del controvertido libro de jugadas Covid Cero, y prohibió a los funcionarios cuestionar la estrategia. Se prometió “luchar contra cualquier discurso que distorsione, cuestione o rechace la política de control de Covid de nuestro país”, y la declaración decía que el enfoque de los cierres y las pruebas masivas “puede resistir la prueba de la historia, y nuestras medidas son científicas y eficaces”.

PUBLICIDAD

La declaración de noviembre omitió tal sentimiento, y sólo repitió una única línea en la que pedía a los funcionarios locales que “alinearan su pensamiento y sus acciones con las decisiones y los planes” de la cúpula directiva.

Pruebas y encierros

En mayo, se alentó la propensión de los funcionarios a imponer bloqueos duros y rápidos -sometiendo a ciudades enteras a controles de movimiento por un puñado de casos-, y el máximo órgano de dirección hizo hincapié en la actuación “oportuna” e instó a que las medidas se aplicaran “estrictamente”.

En noviembre, el lenguaje ha evolucionado hacia el fomento de los controles de Covid “basados en la ciencia y orientados”, al tiempo que se desaconsejan “medidas políticas superfluas y un enfoque único”.

El lenguaje de noviembre también se quedó corto respecto a las instrucciones de mayo de “hacer pruebas a todo el que deba hacerse, poner en cuarentena a todo el que deba ser aislado y hospitalizar a todo el que deba ser tratado”. En su lugar, se redujo a pedir la aplicación efectiva de “la detección temprana, la notificación, la cuarentena y el tratamiento”.

Perturbación económica y social

La declaración de noviembre dedica múltiples menciones a minimizar el impacto del trabajo de control de Covid en la vida de las personas, una novedad importante. En mayo, la única mención de este tipo era señalar que el apoyo de las personas marca la diferencia en la respuesta a la epidemia, y que deben estar bien informadas y se debe responder a sus preocupaciones.

Por el contrario, el texto de noviembre pedía que se “minimizara” el impacto de la epidemia en el desarrollo económico y social, y decía que el orden normal del trabajo y la vida debe restablecerse “lo antes posible” cuando se impongan restricciones por el virus.

PUBLICIDAD

La reunión “subrayó todos los esfuerzos para proporcionar mejores servicios para la vida y el trabajo de la gente, mantener el orden normal en la producción y el trabajo, y promover la vacunación entre los grupos clave”.

Vacunas

En noviembre, el Comité Permanente redujo una sección de mayo que describía por qué China no puede aflojar sus controles de Covid. Aunque en ambas declaraciones se señalaban los retos que plantea el desarrollo regional desequilibrado de China y la insuficiencia de recursos médicos, en la declaración de noviembre se omitió este funesto pronóstico de mayo: “Relajar los controles de Covid llevaría a infecciones a gran escala, a un aumento de los casos graves y a muertes, dañando la economía y la salud de la gente”.

En cambio, menciona las vacunas dos veces, pidiendo que se refuercen los esfuerzos en investigación y desarrollo, y solicitando que se promueva la vacunación entre los grupos clave. Es probable que esto aumente las esperanzas de que China se oriente hacia la estrategia de protección mediante vacunas que ha permitido a otros países, como Singapur y Corea del Sur, abrirse paso con un bajo número de muertes.

PUBLICIDAD