Bloomberg Green

Tercer polo se derrite rápidamente y amenaza a quinta parte de la población global

Las crisis climáticas entrelazadas están a punto de golpear a los países a lo largo de la cordillera del Himalaya, lo que requiere más coordinación y apoyo transfronterizos

Las nubes se ven por encima de los glaciares de montaña en la India.
Por Erin X. Wong
13 de noviembre, 2022 | 10:04 AM

Bloomberg — Este martes, el Primer Ministro de Pakistán, Mian Muhammad Shehbaz Sharif, subió al escenario de la COP27 y pidió a la comunidad mundial que diera prioridad a la adaptación de los países vulnerables, incluido el suyo: Tras las devastadoras inundaciones del verano, Pakistán ha sido citado como uno de los ejemplos más claros de pérdidas y daños climáticos. “Seguimos luchando mientras los furiosos torrentes de nuestros glaciares derretidos en el norte arrancaron más de 8.000 kilómetros de carreteras, dañaron más de 3.000 kilómetros de vías férreas y arrasaron los cultivos en pie de 4 millones de acres, y asolaron los cuatro rincones de Pakistán”, dijo Sharif a sus colegas líderes mundiales. “¿Cómo diablos se puede esperar de nosotros que emprendamos esta gigantesca tarea por nuestra cuenta?”.

De los 182 países evaluados por la Iniciativa de Adaptación Global de Notre Dame, Pakistán ocupa el puesto 146 en cuanto a vulnerabilidad y preparación climática, y no es el único expuesto al deshielo de los glaciares. El país es uno de los ocho que ocupan lo que se conoce como el Tercer Polo: 6.000 kilómetros cúbicos de hielo glacial, según el Atlas del Clima y el Agua del Himalaya, el mayor volumen fuera de los Polos Norte y Sur. Es una reserva que también une a Afganistán, Bangladesh, Bután, China, India, Myanmar y Nepal, así como a 10 de los mayores ríos de Asia, desde el Indo hasta el Yangtsé. La zona también se conoce como el Himalaya del Hindu Kush o la Torre del Agua de Asia, y suministra agua dulce a más de una quinta parte de la población mundial.

Ahora que el mundo va camino de superar los 1,5 ºC de calentamiento con respecto a los niveles preindustriales, unos dos tercios del hielo del Tercer Polo se derretirán a finales de siglo. Y en los últimos años, una ola de desastres naturales y predicciones climáticas han empujado a estas diversas naciones a la misma mesa para abordar su cambiante sistema hídrico. Actualmente, una coalición de científicos y diplomáticos, entre los que se encuentran la iniciativa de investigación Third Pole Environment y el Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de las Montañas (ICIMOD), la única plataforma intergubernamental de la región, reclaman una mayor actuación de los responsables políticos.

PUBLICIDAD

“El optimismo está ahí”, dijo Pema Gyamtscho, director general del ICIMOD. “El apetito de cooperación está creciendo ahora”.

Familias desplazadas por las inundaciones viven en un terreno seco en la provincia de Sindh, Pakistán, el 10 de septiembre de 2022.  Fotógrafo: Asim Hafeez/Bloombergdfd

Existen algunos precedentes de coordinación entre los países del Tercer Polo. En 2018, un deslizamiento de tierra se estrelló en el río Yarlung Tsangpo en el sur del Tíbet, creando un bloqueo temporal y riesgo de inundación. Las autoridades chinas evacuaron a más de 6.000 personas al subir las aguas tras la barrera. También avisaron a sus homólogos de aguas abajo, los comisarios de Siang Oriental, en la India, que indicaron a los residentes que desalojaran la zona, ya que el río encontró salidas naturales.

“El desastre no conoce fronteras”, dijo Junyan Liu, responsable del programa de clima y energía de Greenpeace Asia Oriental en Pekín. Liu y su equipo atribuirían posteriormente el desprendimiento al glaciar Dongpu, que se derrumbó en la ladera de la montaña.

PUBLICIDAD

A lo largo de la última década, los investigadores han documentado crecientes pruebas del cambio climático en la región del Tercer Polo. En China, el ritmo de retroceso de destacados glaciares de Qinghai y Xinjiang parece haberse duplicado en las últimas décadas, según un informe de Greenpeace de 2018. En el caso del glaciar Laohugou nº 12, el más grande de las idílicas montañas de Qilian, esa tasa pasó de 5,56 metros al año entre 1959-1976 a 13,1 metros al año entre 2006-2018. Aunque el comportamiento de los glaciares varía a lo largo del Tercer Polo, un informe de las Naciones Unidas publicado en abril cita una tendencia clara y evidente de aumento de las temperaturas locales, aceleración de la pérdida de masa y mayor frecuencia de desastres relacionados con los glaciares, como inundaciones y flujos de escombros que han resultado mortales para los pastores y el ganado.

El hielo del tercer polo en estos países también ancla el ciclo del agua, que incluye los monzones del sur y la escorrentía de los ríos hacia el sudeste y el centro de Asia. A medida que los glaciares se derriten, el nivel de los lagos aumenta hasta niveles sin precedentes en algunas zonas, mientras que los cambios en los patrones climáticos provocan una escasez de agua en otras. Además de las catastróficas inundaciones en Pakistán, sólo este año se han producido sequías en el sur de China y ciclones en Bangladesh. Y aunque el aumento de las precipitaciones en algunos lugares puede resultar útil a corto plazo -ya que muchos residentes del Tercer Polo dependen de la agricultura-, los científicos prevén un punto de inflexión. En algún momento entre 2040 y 2070, la región alcanzará el “tope de agua”, cuando la disminución de los glaciares y la evaporación de los ríos alcancen el máximo de suministro, tras lo cual el agua de los ríos escaseará repentinamente.

“La pregunta es: ¿estamos preparados para este punto de inflexión?”, se pregunta Deliang Chen, profesor y climatólogo de la Universidad de Gotemburgo y autor principal de “Una evaluación científica del entorno del Tercer Polo”.

Chen señala dos prioridades para la cooperación multilateral: en primer lugar, establecer sistemas de vigilancia y alerta temprana, para que las comunidades de montaña expuestas a los riesgos causados por fenómenos meteorológicos extremos puedan evacuar a tiempo. En segundo lugar, los gobiernos deben estar preparados para las consecuencias de la subida del agua, y los países situados aguas arriba, entre ellos China e India, deben desarrollar programas de reparto del agua con sus vecinos ribereños.

Hasta ahora, sin embargo, la coordinación ha sido un reto. Por un lado, la adaptación al clima es sólo una de las múltiples demandas que estos países deben hacer malabares, compitiendo con el alivio de la pobreza, la atención sanitaria y el crecimiento económico, por nombrar sólo algunos. ICIMOD, el grupo intergubernamental, también se encuentra en una posición complicada: Para evitar conflictos en una región que puede ser tensa desde el punto de vista geopolítico, da prioridad a la intersección de la ciencia y la política, y promueve el intercambio de recursos y tecnología para generar confianza.

La India, en particular, se ha mostrado históricamente escéptica ante los acuerdos medioambientales internacionales por motivos de seguridad nacional, según Lydia Powell, miembro distinguido de la Observer Research Foundation de Nueva Delhi, que se ocupa de la diplomacia climática y energética del país. Las tensiones entre India y Pakistán, derivadas de la partición de 1947, así como la rivalidad más reciente de India con China, que ha dado lugar a disputas fronterizas, también hacen que la diplomacia sea un reto, dijo Powell.

PUBLICIDAD
Activistas nacionalistas hindúes gritan consignas durante una protesta frente a la embajada china en Nueva Delhi en junio de 2020, tras un enfrentamiento militar de siete semanas entre India y China. Fotógrafo: T. Narayan/Bloombergdfd

En los últimos años se han visto pequeñas señales de progreso. En 2020, los Estados miembros firmaron el Llamamiento a la Acción del HKH, un acuerdo para trabajar juntos en el desarrollo de la resiliencia climática regional, reconociendo la urgente necesidad de más inversión pública y privada. El desarrollo de una plataforma multigubernamental en la cuenca del Mekong para compartir datos, cooperar en la reducción de los riesgos relacionados con el agua y garantizar recursos suficientes también ha sido aclamado como ejemplo de debate activo a nivel ministerial.

Más allá de la diplomacia intrarregional, los países del Tercer Polo, así como seis países aguas abajo, Camboya, Laos, Tayikistán, Tailandia, Turkmenistán y Vietnam, comparten otra lucha común. Todos ellos son miembros del G77+China, un bloque de naciones en desarrollo que se espera que busque más financiación climática y reparaciones de los países ricos en la COP27. Liderados por Pakistán, todos estos países necesitarán apoyo financiero y técnico para la adaptación al clima. Al igual que los pequeños estados insulares, las regiones de alta montaña buscan el reconocimiento de su extrema vulnerabilidad al aumento de las temperaturas.

“Si nos preocupa la subida del nivel del mar, también tenemos que preocuparnos por el deshielo en los polos y en el Tercer Polo”, dijo Gyamtscho, del ICIMOD. “Lo que ocurre en las montañas afecta a todos los demás”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD