Bloomberg Green

Glaciares de Suiza se convierten en casos testigo de la destrucción climática

Los científicos se esfuerzan por recopilar datos de los glaciares que disminuyen, ya que el calentamiento global derrite el hielo desde los Alpes hasta el Himalaya

La capa de hielo de la Plaine Morte, que ha disminuido unos 5 metros debido a la pérdida de hielo en el último año.
Por Jeff Black
05 de septiembre, 2022 | 04:47 PM

Bloomberg — Este año ha sido mucho más dinámico para la ciencia de los glaciares y para los especialistas en capas de hielo de los Alpes, acostumbrados a una ciencia de movimientos lentos. Han tenido que enfrentarse a una serie de retos sin precedentes ante las fuertes olas de calor que han azotado Europa en los últimos meses. Y algunas de sus víctimas, como el glaciar Vadret dal Corvatsch, en el valle de Engadina, no seguirán existiendo durante mucho tiempo.

Matthias Huss, director del organismo suizo de vigilancia de glaciares GLAMOS, anunció a finales del mes pasado el cierre de su estación de medición en Corvatsch, una consecuencia “amarga” del deshielo extremo de este año, que ha dejado poco hielo para medir.

Matthias Huss, a la izquierda, mientras su colega introduce un taladro Kovacs en el hielo del glaciar Plaine Morte, el 30 de agosto. Fotógrafo: Jeff Black/Bloombergdfd

“Hemos perdido tanto hielo este año que básicamente nos hemos saltado unos tres años y nos hemos adentrado en el futuro”, dijo Huss en una entrevista. “Este fue el primer año en el que me preocupé de verdad por el verano porque el deshielo era muy fuerte. Realmente sentí que mis glaciares iban a perder mucha masa”.

PUBLICIDAD
El balance de masas de los glaciares suizos se desplomó en el verano del 22dfd

Los glaciares son un indicador muy debatido, y a veces antropomorfizado, de los efectos del cambio climático. Su desaparición también está teniendo efectos mortales para la humanidad. Las elevadas temperaturas de este verano en Europa provocaron el colapso de una plataforma de hielo glacial en Italia que acabó con la vida de 11 excursionistas. El Himalaya también está perdiendo hielo a un ritmo acelerado. El deshielo récord de este año en la emblemática cordillera asiática se ha sumado a las inundaciones que han devastado Pakistán, inundando tierras de cultivo y ciudades y causando la muerte de más de 1.000 personas.

Con tanto en juego, empecé a preguntarme cómo ha sido la experiencia de este año para los científicos que ahora tienen que anunciar la sombría realidad de sus hallazgos, año tras año. El verano boreal ha sido agitado.

Después de cerrar la operación de Corvatsch un jueves, el enjuto Huss, de 42 años, corría el domingo hasta el glaciar de Claridenfirn, en los Alpes de Glaris, para asegurarse de que las mediciones de datos que se remontan a 108 años atrás no acabaran en el fango que se desliza montaña abajo.

PUBLICIDAD

El martes pasado, que es cuando lo localicé, Huss estaba en medio del glaciar de la Plaine Morte, sobre el valle del Ródano. Su equipo de la ETH de Zúrich y la Universidad de Friburgo estaba teniendo problemas con su equipo de perforación.

Después de encontrar un lugar más cooperativo, el equipo introdujo las secciones atornilladas de un taladro Kovacs en el hielo a ocho metros de profundidad. A continuación se introdujo una pértiga de medición de la misma longitud, con la esperanza de que eso sea suficiente para seguir el ritmo del deshielo de la capa de hielo durante un año más.

Cuatro operaciones más de este tipo en el glaciar formaban una jornada de trabajo para el equipo, que vive los enormes cambios en su campo con una mezcla de excitación intelectual y angustia emocional.

“Me duele, en mi corazón de montañista, de amante de la montaña, pero como científico es un momento realmente interesante”, dice Huss.

GLAMOS mantiene datos sobre unos 180 de los 1.400 glaciares de Suiza. A pesar de la fama de muchos de estos accidentes alpinos como destinos de esquí o atracciones por derecho propio, Suiza sólo tiene una pequeña fracción de los glaciares del mundo, la gran mayoría de los cuales se encuentran en las regiones polares.

No obstante, Suiza se ha convertido en un asiento de primera fila para los científicos que observan los efectos del cambio climático en los ecosistemas de montaña. Las latitudes más altas están experimentando un nivel de calentamiento superior a la media mundial que las más cercanas al ecuador. Suiza, situada más al norte que la mayor parte de los Estados Unidos, ha experimentado un aumento medio de 2 grados centígrados en los últimos 150 años, en comparación con el aumento medio global de 1 grado.

PUBLICIDAD
Matthias Huss, jefe de GLAMOS, sobre un "moulin" o molino glaciar, en el glaciar Plaine Morte. Fotógrafo: Jeff Black/Bloombergdfd

El deshielo de los glaciares alpinos ha sacado a la luz los cadáveres de montañistas desaparecidos hace mucho tiempo, los restos de una avioneta que cayó en 1968 y otras revelaciones que han sido noticia.

Los datos aportados por la ciencia de los glaciares son también vitales para predecir el caudal de los ríos y el riesgo de inundaciones muy por debajo de la montaña. El acelerado derretimiento de los glaciares está llenando los embalses de las presas hidroeléctricas de Suiza, a pesar de la histórica falta de lluvias, lo que podría ayudar a evitar el aumento de los precios de la electricidad que se espera que afecte a gran parte de Europa este invierno.

En el Glaciar de la Plaine Morte, una lámina de 5 kilómetros de longitud que se encuentra inmóvil en una depresión formada por las cumbres de las montañas, la contracción es visible a gran escala. Hace una década, la superficie del hielo era hasta 20 metros más alta. En los últimos años han aparecido en su superficie pequeños afloramientos de la roca y la tierra subyacentes (conocidos como nunataks, por los inuit) que hacen su primera incursión al aire libre desde hace miles de años.

PUBLICIDAD

Con el fin del verano, los pensamientos en esta nación alpina comienzan a dirigirse a la temporada de esquí. Muchas estaciones de esquí se enfrentarán a una serie de amenazas climáticas más intensas para su negocio. Algunas estaciones, como la de Corvatsch, han optado por cubrir la superficie de sus glaciares con lonas blancas para preservar el hielo durante el verano.

Para algunas rutas, como un bucle de esquí de fondo en Crans-Montana que se extendía sobre la capa de hielo de Plaine Morte, puede ser demasiado tarde. Google Maps aún muestra un remonte que conecta la estación del teleférico con el glaciar, pero en realidad ya no existe.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD