Bloomberg Green

Cómo el sonido del deshielo de glaciares se usa para estudiar el cambio climático

Pueden ayudar a predecir futuros cambios en la pérdida de masa en Groenlandia y la Antártida y utilizarse para evaluar los riesgos glaciares

Glaciar Perito Moreno en el Parque Nacional Los Glaciares, parte del Campo de Hielo Patagónico Sur, el tercer campo de hielo más grande del mundo, el 27 de noviembre de 2015 en la provincia de Santa Cruz, Argentina.
Por Laura Millan Lombrana
17 de julio, 2022 | 09:28 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El sonido del deshielo de los glaciares es inquietantemente similar al de las melodías psicodélicas que hicieron de The Doors, de Jim Morrison, una de las mejores bandas de rock and roll de toda la historia.

Eso fue lo primero que pensé al escuchar las grabaciones del glaciar Kongsvegen, en Svalbard, realizadas por Ugo Nanni, un investigador de la Universidad de Oslo, quien graba los sonidos de los glaciares con un sismómetro. Después procesa las frecuencias para que los sonidos sean audibles.

PUBLICIDAD

Resulta interesante que la investigación de Nanni coincida con la predicción de Morrison de 1969 de que en el futuro la música la haría “una persona con un montón de máquinas, cintas y aparatos electrónicos”. Lo que Morrison probablemente nunca imaginó fue que la música y las máquinas se utilizarían para hacer investigaciones sobre el cambio climático.

Aunque es reciente, el estudio del calentamiento global a través del sonido se ha disparado en los últimos años. La lógica es sencilla: al igual que los termómetros registran las olas de calor y los pluviómetros las precipitaciones, los dispositivos de grabación de sonido captan aspectos audibles del cambio climático que la investigación tradicional hasta ahora ha pasado por alto.

PUBLICIDAD

El trabajo de Nanni está haciendo avances en lo que sabemos sobre las fuerzas del interior de un glaciar cuando se derrite. Cuando el hielo se rompe, genera pequeñas vibraciones que pueden ser captadas por sismómetros. Estas grabaciones no sólo pueden ayudar a predecir futuros cambios en la pérdida de masa en Groenlandia y la Antártida, sino que también pueden usarse para evaluar los riesgos para los glaciares.

El hielo no es el único tema ruidoso de interés. En marzo, investigadores italianos llegaron a la conclusión de que el sonido viaja más rápido y dura más tiempo antes de desvanecerse en aguas más cálidas, lo que significa que los océanos son cada vez más ruidosos en ciertas zonas a medida que el calentamiento global calienta el planeta. El estudio, publicado en la revista Earth’s Future, identificó el Mar de Groenlandia y una zona del noroeste del Océano Atlántico al este de Terranova como puntos calientes donde la velocidad del sonido aumentará más. Esto probablemente afectará a la fauna marina, como las ballenas y los delfines, que dependen de los sonidos para comer, comunicarse y encontrarse.

En Indonesia, los ruidos marinos de uno de los mayores proyectos de restauración de arrecifes del mundo, cerca de la isla de Sulawesi, están ayudando a los investigadores a desarrollar un programa de inteligencia artificial que puede detectar automáticamente si el coral está sano o degradado. Los científicos utilizaron micrófonos submarinos para grabar fragmentos de sonido de un minuto de duración en lugares con una cobertura de coral del 90 al 95% y del 0 al 20%, que representan estados ecológicos saludables y no saludables, respectivamente, y entrenaron un algoritmo de aprendizaje automático para reconocer la diferencia.

De vuelta en tierra firme, los micrófonos baratos e incluso los teléfonos inteligentes están permitiendo a los científicos medirlo todo, desde cómo cambia la relación entre las parejas de aves en Nigeria y Camerún con el tiempo y el clima hasta el impacto del ruido de los aviones en los bosques protegidos de Francia.

PUBLICIDAD

Algunos proyectos se sitúan en la intersección entre el arte y la ciencia. Las grabaciones del artista nigeriano Emeka Ogboh de los paisajes sonoros de Lagos son un valioso documento de cómo interactúan la vida humana y la natural en una de las metrópolis más grandes y concurridas del mundo.

“Está la antrofonía, que son los sonidos que hacen los humanos y la maquinaria, y está la biofonía, que son los sonidos que hacen los animales cuando se escuchan sus vocalizaciones, y está la geofonía, el sonido de los elementos meteorológicos”, dijo Ogboh al público del New European Bauhaus Festival el mes pasado. “Todo esto se une y es lo que conforma nuestro entorno”.

PUBLICIDAD

El hombre que ideó esta clasificación de los sonidos es Bernie Krause, un antiguo guitarrista de estudio de la Motown con un don para la música electrónica que introdujo el sintetizador en grupos como The Byrds, The Rolling Stones y -por supuesto- The Doors.

“También hice los sonidos de los helicópteros y un tercio de la partitura de Apocalypse Now, uno de los más de 130 largometrajes en los que hice efectos de sintetizador o música”, dijo en una entrevista. “Luego lo dejé, volví a la escuela para obtener un doctorado en Artes Sonoras Creativas con una pasantía en bioacústica, y nunca miré hacia atrás”.

PUBLICIDAD

El artículo de Krause de 2019 con el entomólogo francés Jérôme Sueur, titulado “El cambio climático está rompiendo el ritmo de la Tierra”, es uno de los más citados por los investigadores que estudian los sonidos y el clima. Y su proyecto Wild Sanctuary es posiblemente el intento más largo de registrar cómo suena la Tierra. Lleva capturando fragmentos de la naturaleza, desde las ballenas jorobadas hasta los gorilas de montaña de Ruanda, desde 1968.

“Estos paisajes sonoros característicos de cada entorno son narrativas del lugar”, afirma. “Lo más importante es que estas biofonías transmiten el estado de ese hábitat a través de una medida de la densidad vocal y la diversidad de los animales no humanos presentes: en los hábitats saludables, los animales tienden a vocalizar en relación con los demás, al igual que los instrumentos de una orquesta.”

PUBLICIDAD

Los sonidos de la Tierra están cambiando. En los días oscuros, casi se podría escuchar a Jim Morrison lamentando el torturado planeta en When the Music’s Over: “¿Qué le han hecho a la Tierra, sí? / ¿Qué le han hecho a nuestra bella hermana?”.

Krause, sin embargo, cree que la naturaleza está tarareando una melodía para un aforismo de David Bowie algo más esperanzador: “El mañana pertenece a aquellos que pueden oírlo llegar”.

PUBLICIDAD