Asia

Economía de Japón se contrae por el impacto de la debilidad del yen

El producto interior bruto se contrajo inesperadamente a un ritmo anualizado del 1,2% en el tercer trimestre, cayendo en picado por primera vez desde el año pasado

Japón también se vio afectado por otra oleada de virus en verano, con un número de nuevos casos diarios que alcanzó los 200.000 en agosto.
Por Erica Yokoyama y Yoshiaki Nohara
14 de noviembre, 2022 | 08:56 PM

Bloomberg — La economía japonesa se contrajo en el tercer trimestre del año, lastrada por una histórica caída del yen que acabó provocando una intervención en los mercados de divisas.

El producto interior bruto se contrajo a un ritmo anualizado del 1,2% en el tercer trimestre, cayendo en picado por primera vez desde el año pasado, según informó el martes la Oficina del Gabinete. Los economistas esperaban una expansión del 1,2%.

La sorprendente contracción refleja el impacto de la asediada moneda japonesa y su todavía largo camino hacia una sólida recuperación de la pandemia, con nuevos riesgos que empañan las perspectivas.

PUBLICIDAD
La economía japonesa se contrae por el peso de Covid y la debilidad del yen.dfd

El desplome del yen amplió la ya de por sí elevada factura de las importaciones del país, lastrando el comercio neto. Japón actuó a finales de septiembre para apuntalar la moneda por primera vez en 24 años. El gobierno continuó interviniendo en los mercados en octubre para frenar las fuertes caídas de la moneda, en gran medida impulsadas por la divergencia entre los tipos de interés mínimos del Banco de Japón y los costes de los préstamos más elevados en Estados Unidos.

Ante el temor de un nuevo revés en la recuperación de Japón, ya que la debilidad del yen hace subir los costes energéticos y la inflación, el Primer Ministro Fumio Kishida elaboró el mes pasado un paquete de estímulo económico que incluye ayudas para reducir los costes energéticos de los hogares y las empresas. Su gabinete aprobó un presupuesto extra de 29,1 billones de yenes (US$207.000 millones) para financiar estas medidas.

“Cuando el yen cae tan rápido, las empresas se enfrentan a una situación difícil, ya que se ven afectadas por el aumento de los costes de importación de materiales, mientras que no pueden repercutir fácilmente el coste en las exportaciones cuando las economías de ultramar se están desacelerando”, dijo Harumi Taguchi, economista principal de S&P Global Market Intelligence.

PUBLICIDAD

Japón también se vio afectado por otra oleada de virus en verano, con un número de nuevos casos diarios que alcanzó los 200.000 en agosto. La peor oleada de casos del país también contribuyó a enfriar el gasto de los consumidores. Aunque el gobierno no volvió a imponer restricciones relacionadas con Covid esta vez, el resurgimiento de las infecciones hizo que algunas personas se abstuvieran de salir.

Al igual que muchos de sus pares mundiales, Japón también está sufriendo la aceleración de la inflación. En septiembre, la inflación nacional superó el 3% por primera vez en más de tres décadas, excluyendo el impacto de las subidas de impuestos.

Sin embargo, los salarios reales llevan seis meses descendiendo desde abril, lo que merma el poder adquisitivo de los consumidores.

“El paquete de estímulo del gobierno puede dar un piso al consumo, pero no creo que sea lo suficientemente fuerte como para impulsar el gasto de los consumidores”, dijo Taguchi.

Lo que dice Bloomberg Economics:

“De cara al futuro, esperamos que el crecimiento del PIB se acelere en el cuarto trimestre. Un paquete de estímulo fiscal que incluye subvenciones a los viajes nacionales, junto con un aumento del turismo entrante gracias a la relajación de las restricciones fronterizas, probablemente apoyará a la economía. El aumento de la inflación y el debilitamiento de la demanda externa siguen siendo riesgos a la baja”.

- Yuki Masujima, economista.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD