Su sentencia es una ocasión para el 'schadenfreude'.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinion — Al enterarse de que Elizabeth Holmes ha sido condenada a más de 11 años de prisión, las redes sociales estallaron con un júbilo vituperable. Mucha gente parece pensar que la fundadora de Theranos, de 38 años, condenada por fraude a principios de este año, está recibiendo su merecido.

Es justo. Los engaños de Holmes sobre la tecnología de su empresa costaron a los inversores cientos de millones de dólares y, según el juez, su arrepentimiento fue, en el mejor de los casos, mínimo. Difícilmente podría haber esperado salir con la sentencia de 18 meses que solicitaron sus abogados. Y aunque este no es el final del litigio - se va a presentar una apelación, según sus abogados - la fascinación pública por el caso es en sí misma una fuente de fascinación.

PUBLICIDAD

He escrito muchas columnas sobre el juicio de Holmes. Como profesor de contratos y pruebas, considero que muchas de las cuestiones que planteó son intrigantes e importantes. Sin embargo, de alguna manera sospecho que la persistente y emotiva respuesta del público no tiene nada que ver con el alcance del privilegio entre abogado y cliente ni con la distinción entre “fanfarronería” y tergiversación.

Algunos han atribuido la continua fascinación al hecho de que, a diferencia de otros espectaculares colapsos de Silicon Valley, el fraude de Theranos afectaba a la salud de las personas. Cierto, pero insuficiente. El juicio del ex presidente de Theranos, Sunny Balwani, que fue condenado en julio por fraude y cuya sentencia está prevista para el próximo mes, no ha atraído tanta atención.

PUBLICIDAD

Parte de la razón, por supuesto, es el género de Holmes - específicamente, lo que un observador etiquetó como la “compleja interacción del encanto femenino, el ego, el poder y la ética.” John Carreyrou, del Wall Street Journal, que publicó la historia de Theranos, describió en su libro cómo la gente cayó bajo su hechizo: “La forma en que dirigía sus grandes ojos azules hacia ti sin pestañear te hacía sentir el centro del mundo”. No es de extrañar que algunos estudiosos hayan encontrado en la celebración de su caída un reflejo de “antiguas aprensiones sobre las mujeres formidables”.

Sin embargo, el género no puede ser toda la historia, porque alegrarse de las tribulaciones de los famosos no es nada raro. Gente que no sabe nada de criptomonedas y que nunca había oído hablar de Sam Bankman-Fried antes de la semana pasada parece estar disfrutando de su rápida y repentina caída. La asombrosa caída de las acciones de Meta -y, por tanto, de la riqueza personal de Mark Zuckerberg- tiene a algunos críticos casi bailando en las calles.

PUBLICIDAD

Nada de esto es nuevo. El juicio de la “alta sociedad” de 1907 contra Harry Thaw por el asesinato de Stanford White atrajo a tantos curiosos a la ciudad de Nueva York que todos los hoteles estaban llenos. Sólo en Estados Unidos, más de 150 millones de personas sintonizaron el veredicto del juicio por asesinato de O.J. Simpson en 1995.

Lo que une estos casos dispares es un schadenfreude público compartido, un término que el Diccionario de Inglés de Oxford define como el “disfrute malicioso de las desgracias de los demás”, pero que puede describirse más exactamente como un escalofrío de disfrute en la caída de los grandes y poderosos.

PUBLICIDAD

En su excelente libro de 2018 sobre el tema, la historiadora cultural Tiffany Watt Smith sostiene que la schadenfreude proporciona a la gente un “respiro” emocional, una oleada momentánea de superioridad en un mundo que juzga constantemente. Smith señala que, aunque se considera incorrecto mirar por encima del hombro a los menos afortunados, en general nos alegra mirar por encima del hombro a quienes normalmente nos miran por encima del hombro: “Al igual que la sátira sólo es divertida cuando da un puñetazo”, escribe, “nos sentimos más cómodos riéndonos de los fracasos de aquellos más ricos, atractivos y con más talento que nosotros”.

Sin duda, Smith está siendo irónico. La riqueza tiene una medida absoluta y otra relativa; el talento puede medirse en algunos ámbitos; el atractivo es casi totalmente subjetivo. Así que quizás el punto más importante es que estamos luchando, aunque sólo sea por un momento delicioso y tentador, contra lo que el novelista E.L. Doctorow llamó “un proceso de magnificación por el cual los acontecimientos de las noticias establecieron ciertos individuos en la conciencia pública como más grandes que la vida”.

PUBLICIDAD

Los famosos, por ejemplo. Especialmente los ricos.

Una parte de la schadenfreude es el deseo de que se haga justicia en los casos que involucran a los prominentes. Smith señala que en 2009, después de que el difunto Bernard Madoff fuera condenado a 150 años de prisión, “la tribuna del público estalló en vítores y aplausos”. Aunque admite que “la justicia también es enormemente emocional”, expresa su preocupación: “¿Tenemos derecho a añadir una dosis extra de humillación al castigo cuidadosamente medido?”

PUBLICIDAD

La respuesta, creo, es que sí, lo estamos. No por un fugaz sentimiento de superioridad, sino porque para los que han sido grandes y ahora son rebajados, la humillación constituye una parte pertinente del castigo.

Este punto fue omitido por aquellos que escribieron las cientos de cartas pidiendo al tribunal indulgencia para Holmes - como si a fuerza de perder tanto la fortuna como la reputación, ella hubiera sufrido lo suficiente. No cabe duda de que la humillación ritualizada es difícil de soportar, pero está incluida en el pastel de las celebridades. Los que anhelan los vítores deben arriesgarse a los abucheos.

PUBLICIDAD

No es que me falte simpatía por Holmes, que sigue pareciéndome un tanto desconcertada por su destino. Pero siento mucha más simpatía por los inversores que perdieron dinero y los pacientes que perdieron la esperanza. Y si, como se alega, Holmes dijo una vez: “No meten en la cárcel a la gente guapa como yo”, no sólo subestimó el sistema legal, sino que no entendió lo que es el schadenfreude.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com