Los aficionados del Liverpool muestran una pancarta gigante antes del partido de la Barclays Premier League entre el Liverpool y el Southampton en Anfield el 1 de diciembre de 2012 en Liverpool, Inglaterra.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Es un momento oportuno para que el multimillonario estadounidense John Henry intente rentabilizar su inversión de 2010 en el Liverpool Football Club. Pero, ¿hay alguna razón financiera para comprar por la cantidad por la que puede estar dispuesto a vender?

La compañía Fenway Sports Group Holdings LLC de Henry está abierta a un acuerdo y dijo la semana pasada que consideraría aceptar nuevos accionistas. La compra de su rival londinense, el Chelsea FC, por 2.500 millones de libras (US$3.000 millones) en mayo demuestra que hay apetito por comprar clubes de fútbol. Los compradores estadounidenses Todd Boehly y Clearlake Capital Group acordaron invertir 1.800 millones de libras en el club como parte de la operación. Si bien es un dinero que se queda en el Chelsea, tendrá que generar un reembolso.

PUBLICIDAD

El precio de las acciones del Manchester United Plc, que cotiza en bolsa, da un valor empresarial de 2.400 millones de libras. Nuevamente, esto no refleja lo que costaría comprarlo en su totalidad. Las acciones están sometidas a un descuento de gobernanza, dado que los accionistas minoritarios están sujetos a los designios de la familia Glazer, que ejerce el control. Además, el valor del Manchester está deprimido por la reciente sequía de trofeos; la valoración a la que los Glazer podrían ceder el control de la franquicia sería, con toda seguridad, mucho más alta.

En este sentido, la consultora GlobalData afirma que el Liverpool podría alcanzar al menos US$5.000 millones.

PUBLICIDAD

El aumento de la valoración con respecto al precio de compra original de Henry, de 300 millones de libras, se debe a dos factores. En primer lugar, el Liverpool ha sido bien gestionado, con un control de costos relativamente estricto. Después de ser rescatado tras estar al borde del colapso, obtuvo un pequeño beneficio en 2013-2014 y luego fue deficitario en sólo un año más antes de la pandemia. El nombramiento del entrenador Jürgen Klopp en 2015 fue astuto: llevó al equipo a ganar a seis trofeos importantes, incluso si el rendimiento se ha tambaleado esta temporada.

El Liverpool obtuvo beneficios netos en cinco de las seis temporadas anteriores a Coviddfd

En segundo lugar, se puede decir que invertir en el fútbol europeo se ha vuelto menos arriesgado en la última década. Los reguladores han introducido restricciones de gasto diseñadas para evitar que los clubes quiebren.

PUBLICIDAD

Sin embargo, las valoraciones multimillonarias no concuerdan con los niveles actuales de rentabilidad. En los tres años anteriores a la pandemia, el beneficio operativo anual del Liverpool, más las ganancias por la venta de jugadores, fue de apenas 74 millones de libras.

Siempre habrá compradores que quieran poseer un club de fútbol por razones no financieras. Sin embargo, Clearlake y los demás inversores de capital privado que compitieron por el Chelsea se sienten atraídos por este sector porque ven posibilidades de obtener una buena rentabilidad. Tendrán que tener una visión a 10 años y pensar en un comprador que pague aún más cuando llegue el momento de la salida. El argumento comercial se basa en lograr tres cosas: aumentar los ingresos, hacer que esos ingresos sean más fiables y mantener los costos controlados.

PUBLICIDAD

Un viento de cola de la última década probablemente continuará: la presión para que el fútbol sea más sostenible desde el punto de vista financiero. Ésta proviene de los gobiernos, los reguladores y los propietarios. De ahí el continuo esfuerzo, a pesar de la antipatía de los aficionados, por resucitar la Superliga, una competición europea cerrada en la que los mejores clubes jugarían sin riesgo de descenso.

¿Y si la Superliga no llega a producirse? La influencia de Estados Unidos en la Premier League inglesa se ha reforzado notablemente, ya que alrededor de la mitad de los equipos son de propiedad estadounidense, al menos parcialmente. El modelo deportivo estadounidense se basa en las competiciones cerradas y los topes salariales. Por tanto, el apoyo a las medidas que ayuden a maximizar los beneficios podría crecer, según Rob Wilson, de la Universidad Sheffield Hallam. Los cambios importantes en la EPL necesitan el apoyo de al menos 14 de los 20 clubes de la competición.

PUBLICIDAD

También está la cuestión de si el Liverpool podría ser dirigido con más agresividad comercial. Los ingresos de los clubes de fútbol proceden de los derechos de retransmisión, la venta de entradas para los partidos y las actividades comerciales, como el patrocinio, la afiliación de los aficionados y la mercancía. El Liverpool tiene en marcha un plan de ampliación del estadio para aumentar su capacidad en un 15% aproximadamente. Pero la mayor oportunidad es sacar más partido a su marca global.

El golpe del Covid-19 a la venta de entradas enmascara el crecimiento de otras fuentes de ingresos del LFCdfd

Como motor de ventas, el Liverpool está muy por detrás del Manchester United. Los ingresos por patrocinio ascienden a US$162 millones, aproximadamente la mitad de lo que gana su rival, y sitúan al Liverpool en el quinto lugar entre los clubes del Reino Unido, según estimaciones de GlobalData. El campeón de la Premier League, el Manchester City, tiene el doble de patrocinadores que el Liverpool. La eliminación de Anfield del nombre del estadio a cambio del nombre de una marca de ropa deportiva o de una aerolínea sería probablemente un anatema para los aficionados del club, dada su condición de icono. Pero, sin duda, el Liverpool puede hacer algo más.

PUBLICIDAD
Los ingresos estimados del Liverpool por acuerdos de patrocinio parecen bajos en comparación con sus paresdfd

Es cierto que la base de fans del Liverpool fuera del Reino Unido no es tan poderosa como la del Manchester. Tiene 101 millones de seguidores en las principales plataformas de redes sociales, frente a los 169 millones de su archienemigo, según el recuento de GlobalData. Aun así, para un propietario con mentalidad financiera, el objetivo empresarial será generar ingresos recurrentes a partir de actividades comerciales, incluso si los trofeos no llegan de forma constante, al igual que hay equipos de fútbol americano lucrativos que no han ganado la Super Bowl durante años. Eso tendría que ir acompañado de algún mecanismo que impidiera que las ganancias de ingresos fueran absorbidas en su totalidad por los salarios de los jugadores.

Hay considerables incertidumbres en esta próxima etapa del viaje del fútbol, y se necesitarán inversiones adicionales. Incluso si no se vende por completo, Henry haría bien en traer a un compañero de viaje.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.