República Dominicana

EE.UU. y Dominicana discrepan sobre el control adicional de viajeros negros

La Embajada de Estados Unidos en el país caribeño informó sobre el interrogatorio en los puertos de entrada al país por el color de su piel

Miembros del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza dirigen a los peatones que llegan desde Haití a la República Dominicana. La República Dominicana está construyendo una barrera para aislar una de las economías más exitosas de la región del caos en Haití.
Por Jim Wyss
21 de noviembre, 2022 | 03:29 PM

Bloomberg — Mientras la República Dominicana aumenta la deportación de ciudadanos haitianos, los ciudadanos estadounidenses de raza negra corren el riesgo de verse atrapados en la redada, según la Embajada de Estados Unidos (EE.UU.) en Santo Domingo.

“Los viajeros a la República Dominicana han informado de que han sido retrasados, detenidos o sometidos a un mayor interrogatorio en los puertos de entrada y en otros encuentros con los funcionarios de inmigración por el color de su piel”, dijo la embajada en una alerta publicada el fin de semana.

La advertencia se produce en un momento en que la República Dominicana ha intensificado la deportación de inmigrantes indocumentados de la vecina Haití, país sumido en la violencia de las bandas y la inestabilidad política.

PUBLICIDAD

En una respuesta contundente, la Cancillería dominicana dijo que los funcionarios estadounidenses no habían aportado “una sola prueba” para respaldar su afirmación, y que la nación caribeña tiene el derecho soberano de hacer cumplir sus políticas de inmigración.

Estados Unidos es el mayor socio comercial de la República Dominicana y los visitantes estadounidenses han contribuido a que el país tenga una de las recuperaciones turísticas más sólidas del mundo tras la pandemia.

La alerta de la embajada “podría afectar negativamente a miles de trabajadores dominicanos, así como a nuestra economía, aunque ese no fuera el objetivo”, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores.

PUBLICIDAD

La animosidad entre la República Dominicana y Haití -la primera república negra del hemisferio occidental- es profunda. Parte del resentimiento está ligado a la invasión de Haití en 1822 y a la ocupación de su vecino durante 22 años. Para muchos, la masacre de 1937, en la que murieron entre 9.000 y 20.000 haitianos por orden del dictador dominicano Rafael Trujillo, sigue estando fresca.

“El gobierno dominicano nunca hubiera podido imaginar tan graves insinuaciones sobre nuestro país, donde el ‘color de la piel’ de nuestra población evidencia que somos un crisol racial”, dijo el ministerio.

PUBLICIDAD