Negocios

Colombia corta las alas al cannabis medicinal y empuja a pacientes “a la ilegalidad”

Si bien en 2016 Colombia aprobó la ley que regula el uso y la comercialización del cannabis medicinal, aún quedan diversos retos para garantizar el acceso, incluyendo el alto precio de los tratamientos

Un trabajador muestra un puñado de plantas de cannabis para una fotografía dentro de un invernadero de Fotmer SA en Nueva Helvecia, Uruguay, el martes 26 de febrero de 2019.
22 de noviembre, 2022 | 12:01 AM

Bogotá — La promesa del cannabis medicinal no se ha cumplido del todo en Colombia puesto que la suspensión de la financiación de las preparaciones magistrales por parte del anterior Gobierno les pone barreras a los colombianos para acceder a estos productos a través del Plan de Beneficios en Salud (PBS), ejerciendo presión sobre las finanzas del sector y empujando a los pacientes “a la ilegalidad”, dijo en entrevista con Bloomberg Línea el vicepresidente de Asuntos Regulatorios de la clínica Zerenia, Juan Diego Álvarez.

La industria del cannabis medicinal en Colombia está a la espera de un pronunciamiento del Ministerio de Salud para poder tener claridad sobre estos puntos y atender a los pacientes que hoy se ven desplazados hacia el consumo de productos artesanales.

“La situación actual es que el Ministerio de Salud no se ha pronunciado oficialmente sobre la fuente de financiación de las preparaciones magistrales con cannabis, que son la única categoría de producto que actualmente está disponible para los pacientes”, afirmó Álvarez.

PUBLICIDAD

Esta situación podría generar el cierre de esta clínica de tratamientos medicinales con cannabis, la primera de su tipo en el país, puesto que no estaría en la capacidad de poder subsidiar estas terapias, según advierte esta entidad propiedad de la compañía del sector Khiron Life Sciences.

Álvarez explica que “a pesar de que estos medicamentos estaban cubiertos por el sistema de salud, el Ministerio ha decidido que necesita clarificar y solidificar la ruta de financiación de estas preparaciones magistrales”.

“En ese sentido, el Ministerio ha tomado unas decisiones internas para poder presentarle a la opinión pública la ruta más idónea de financiación de estos productos y estamos a la espera”, dijo el director de la clínica Zerenia, que comenzó operaciones en Colombia en 2020.

PUBLICIDAD

En la actualidad, las preparaciones magistrales son la única alternativa de producto disponible para los pacientes en el país para muchas patologías que no tienen un medicamento con registro sanitario.

En esa medida, dichas preparaciones están al alcance de quienes tengan la capacidad de pagarlo con recursos propios.

Desde su fundación, y a la fecha, Zerenia ha atendido a más de 30.000 pacientes que sufren de diferentes condiciones médicas como dolor crónico, intratable y oncológico, temas de salud mental, epilepsia, entro otros.dfd

Para los actores de la industria, esto genera un desequilibrio para los miles de pacientes que necesitan de estos productos para poder tratar condiciones médicas para las cuales el cannabis medicinal es una alternativa.

“Por lo tanto, sí creemos que no regular la ruta de financiación termina empujando a muchos de estos pacientes que no pueden pagarlo con recursos propios a la ilegalidad y esto es realmente el peor de los mundos en el que nos podríamos encontrar”, apuntó el vicepresidente de Asuntos Regulatorios de la clínica Zerenia.

Consultado por este tema, el presidente de la Asociación Colombiana de Industrias de Cannabis (Asocolcanna), Miguel Samper Strouss, señaló que “la no inclusión de estos medicamentos o fitoterapéuticos dentro de los planes de beneficios de salud lo que ha hecho es que los pacientes, principalmente los de escasos o medianos recursos, no puedan acceder a esto y sigan accediendo a productos o medicamentos que son más peligrosos y que sí generan adicción como la morfina o ciertos opioides”.

“Es una paradoja realmente que teniendo una industria lista para salir al mercado para ofrecerles soluciones menos riesgosas a los pacientes colombianos, vean guardada esa posibilidad porque el sistema de salud solo está financiando en este momento productos que son de un riesgo mayor para los consumidores”, apuntó.

PUBLICIDAD

Un pantano burocrático

Si bien en 2016 Colombia aprobó la ley que regula el uso y la comercialización del cannabis medicinal, que en una primera instancia protegió a los pacientes que tratan sus afecciones con la planta, aún quedan diversos retos para garantizar el acceso, incluyendo el alto precio de los tratamientos.

Juan Diego Álvarez contó a este medio que han estado en varias ocasiones en mesas técnicas con el Ministerio de Salud en las cuales esa entidad les ha aclarado que “la ruta de salida a esta situación de incertidumbre actual sería una circular aclaratoria de las resoluciones de financiación a partir de un concepto del Instituto de Evaluación de Tecnologías de Salud (IETS) en el cual se aclara los usos o indicaciones de uso del cannabis medicinal”.

“Más allá de un ‘boom’, yo creo que lo importante para resaltar acá es que el país le apostó desde hace cinco años a que los pacientes en Colombia tuvieran acceso a una alternativa terapéutica que es eficaz en muchos tratamientos como lo demuestra la evidencia científica, lo que no podemos es estar enredados en un pantano burocrático en el cual no podamos garantizarle ese acceso a los medicamentos a los pacientes”, señaló Juan Diego Álvarez.

PUBLICIDAD

Aun así señaló que creen que “el Gobierno tiene toda la voluntad y las herramientas para solucionar este tema de una manera pronta y poder entregarles a los pacientes una alternativa terapéutica que sea eficaz a través de las preparaciones magistrales con cannabis medicinal”.

Zerenia detalla que tiene otros servicios con los que opera actualmente, pero reconoce la importancia de la apuesta que han hecho en el cannabis medicinal para garantizar el acceso a esta alternativa terapéutica.

PUBLICIDAD

Desde su fundación, y a la fecha, Zerenia ha atendido a más de 30.000 pacientes que sufren de diferentes condiciones médicas como dolor crónico, intratable y oncológico, temas de salud mental, epilepsia, entro otros.

Asimismo, ofrece alternativas para muchos pacientes refractarios, es decir, que han llegado a las dosis máximas de medicamentos tradicionales o que no encuentran efectos terapéuticos en medicamentos tradicionales.

“Estamos seguros de que el Gobierno, que ha manifestado su voluntad de solucionar este tema lo más pronto posible, tendrá una respuesta para los pacientes que les permita acceder a través del sistema a los medicamentos con cannabis que están aprobados en Colombia”, remató Juan Diego Álvarez.

PUBLICIDAD

Consultada por este tema, la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (ACEMI) no se había pronunciado hasta la publicación del artículo.

Síguenos en las redes sociales de Bloomberg Línea Colombia: Twitter, Facebook e Instagram

PUBLICIDAD