Negocios

El detrás de escena de la vuelta de Bob Iger como CEO de Disney

Una serie de errores de Bob Chapek a lo largo de sus casi tres años como CEO condujeron a su destitución, pero cuando llegó el final fue muy rápido

Bob Iger
Por Thomas Buckley
22 de noviembre, 2022 | 08:36 AM

Bloomberg — Bob Iger era reticente a creer que estaba terminado.

En la noche del 5 de noviembre, el ahora ex CEO de Disney (DIS) cenó junto a la crema y nata de Hollywood en un evento en el Los Angeles County Museum of Art.

Su barba de jubilado se dejó ver en el evento de etiqueta, y cuando se le preguntó entre platos de tortellini de ternera y bacalao al vapor si echaba de menos ser CEO de la mayor empresa de entretenimiento del mundo, Iger respondió con un rotundo “no”.

PUBLICIDAD

En otras partes del imperio de Disney, no obstante, sus leales lo echaban de menos. En cuestión de días Iger volvería al timón de la compañía que lideró durante 15 años y Bob Chapek, su sucesor elegido a dedo, se iría, algo que Disney anunció el domingo por la noche.

Si bien el ascenso de Chapek al máximo cargo de la compañía en febrero de 2020 tomó a muchos por sorpresa, su salida fue aún más sorprendente.

Se produjo sólo cinco meses después de que la junta directiva votara por unanimidad la prórroga de su contrato. Una serie de errores a lo largo de sus casi tres años como CEO condujeron a su destitución, pero cuando llegó el final fue muy rápido, según personas familiarizadas con los acontecimientos de la semana pasada. Los representantes de Disney y de Iger no quisieron hacer comentarios.

PUBLICIDAD

Chapek, un veterano de Disney con fama de idear nuevas formas de sacar más dinero a los visitantes de los parques temáticos mediante subidas de precios y eventos especiales, era una especie de caballo negro en la larga carrera para sustituir a Iger. La pandemia de Covid-19 comenzó casi inmediatamente después de su ascenso al puesto más alto, lo que le obligó a enviar avisos de despido a decenas de miles de empleados que sólo había dirigido brevemente.

Pero incluso fuera de la niebla de la crisis, Chapek tomó decisiones impopulares entre el personal. Entre ellas, no se posicionó inicialmente en contra de una ley de Florida que prohibía el debate sobre la identidad de género en las escuelas, y reorganizó la estructura de gestión de Disney para que los antiguos responsables de las unidades de televisión y cine de la compañía dejaran de tener autoridad sobre cuándo y cómo lanzar sus trabajos.

Bob Chapekdfd

La reacción de los altos ejecutivos de Disney creció hasta el punto de llegar a la junta de la empresa. Susan Arnold, la presidenta de Disney, se puso en contacto con Iger para informarle de los agrios testimonios y pedirle su opinión. En ese momento, Iger estaba observando el desempeño de Disney como accionista, pero no tenía intención de volver. En su lugar, planeaba ser mentor de empresarios como los de la empresa de capital riesgo Thrive Capital, de Josh Kushner, donde se convirtió en socio en septiembre. También había estado en conversaciones para unirse a la empresa de inversión RedBird Capital de Gerry Cardinale hasta la semana pasada.

Sin embargo, apenas unos días después de la gala de Los Ángeles, Disney presentó unos pésimos resultados del cuarto trimestre que sorprendieron a Iger y a Wall Street. La compañía reveló una pérdida de US$1.470 millones en su negocio de venta directa al consumidor, liderado por el servicio de streaming Disney+. La siguiente venta de acciones fue la peor de Disney en dos décadas. El presentador de la CNBC, James Cramer, empezó a pedir un nuevo CEO.

Chapek respondió anunciando una campaña de reducción de costos, cuya gravedad sorprendió a muchos dentro y fuera de la empresa. Estableció una congelación de las contrataciones, pidió a los empleados que evitaran todos los viajes que no fueran imprescindibles y dijo que se iban a perder puestos de trabajo. Varios empleados de la división de cine de la empresa, que habían trabajado incansablemente en la campaña de marketing de la secuela de Avatar, se sorprendieron al descubrir que no podrían ir al estreno de la película en Londres.

Los ejecutivos, incluida la CFO Christine McCarthy, empezaron a discutir con el consejo su pérdida de fe en Chapek. Trian Fund Management, de Nelson Peltz, reunió una participación en Disney por valor de unos US$800 millones y buscaba cambios, informó el Wall Street Journal. Era el segundo activista de este tipo después de que Dan Loeb expresara sus preocupaciones a Chapek a principios de año. En un acuerdo con Loeb, la compañía incorporó a Carolyn Everson, ex presidenta de Instacart, como miembro del consejo a finales de septiembre.

PUBLICIDAD
Imagen de Magic Kingdom, de Walt Disney Co.dfd

Tras revisar las opciones con sus compañeros de la junta, Arnold se puso en contacto con Iger a finales de la semana pasada y le preguntó si consideraría volver a dirigir Disney. Durante el fin de semana acordaron un contrato que incluye US$27 millones al año durante los dos años que Iger estará al frente. Al aceptar los términos, la junta directiva despidió a Chapek, con efecto inmediato.

“Con un increíble sentimiento de gratitud y humildad -y, debo admitir, un poco de asombro- les escribo esta noche con la noticia de que vuelvo a Walt Disney Company como CEO”, dijo Iger en un correo electrónico dirigido a los empleados de Disney a las 21:42 horas de Nueva York del domingo.

Varios altos ejecutivos de Disney estaban en un concierto de Elton John en el estadio de los Dodgers de Los Ángeles que se retransmitía en directo por Disney+ y leyeron el correo electrónico con incredulidad. Chapek debía presentar al artista en el escenario. Algunos empleados de Disney pensaron que el correo electrónico de Iger era un pirateo o una broma. La mala recepción de los teléfonos móviles en el estadio aumentó la confusión, y los empleados de Disney no pudieron confirmar la veracidad del correo electrónico ni el cambio de liderazgo.

PUBLICIDAD

Iger comenzó el primer día completo de su segundo mandato como CEO de Disney el lunes desde Nueva York, donde tiene previsto permanecer durante las vacaciones de Acción de Gracias. No perdió tiempo en revertir el trabajo de Chapek: En el primer edicto de su nuevo mandato, dijo a los empleados que trabajaría en colaboración con los ejecutivos, incluido McCarthy, en el diseño de una nueva estructura corporativa “que devuelva la toma de decisiones a nuestros equipos creativos”. Kareem Daniel, un protegido de Chapek que dirigía el negocio de distribución de películas y televisión de la compañía, fue despedido.

En la sede mundial de Disney en Burbank y en las oficinas satélite, así como en las principales agencias de talento de Hollywood, los empleados aplaudieron el cambio, ya que Iger pretendía volver a potenciar el celo creativo que fundó Disney y lo ha mantenido durante un siglo. El ex CEO de Disney, Michael Eisner, dio la bienvenida a Iger en Twitter, y Adam Aron, jefe de la mayor cadena de cines, AMC Entertainment Holdings Inc. (AMC), también aplaudió la medida.

PUBLICIDAD

“Permítanme gritar esto desde la cima de la montaña”, escribió en Twitter. “Tengo el más absoluto respeto por Bob Iger”.

Las acciones de Disney ganaron un 6,3% el lunes, añadiendo unos US$10.000 millones en valor de mercado. Las acciones cambiaron poco en las primeras operaciones del martes.

Jessica Reif Ehrlich, de Bank of America (BAC), seguidora de la compañía desde hace tiempo, dijo que desea que la transición de liderazgo sea más suave cuando Iger se vaya de nuevo.

PUBLICIDAD

“Bob Iger es un ejecutivo inteligente y conocedor, tendrá que elegir realmente a un sucesor en la próxima vuelta”, dijo Reif Ehrlich. “Tendrá que preparar a alguien”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD