Balones
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El Mundial de Catar tuvo un inicio poco prometedor durante esta semana: una pérdida para el equipo anfitrión, la restricción de consumir cerveza en los estadios y el riesgo de que los jugadores que usen brazaletes contra la discriminación reciban una tarjeta amarilla.

Asimismo, para un sector de las apuestas que pretende sacar provecho de este acontecimiento futbolístico de más de US$160.000 millones, el autogol de la reducción del precio de la acción de la empresa de apuestas en deportes DraftKings Inc. (DKNG) luego de que sus clientes reportaran que sus cuentas habían sido vulneradas y que se les había sustraído dinero.

PUBLICIDAD

La empresa DraftKings afirmó que había localizado menos de US$300.000 de fondos pertenecientes a sus clientes y que su intención era indemnizarles. No obstante, se trata solo del principio de una serie de consecuencias indeseadas que el auge de las apuestas pospandémicas puede acarrear para la sociedad, como la dependencia, la corrupción y el peligro de blanqueo de capitales, mientras los gobernantes y las ligas de deportes, carentes de recursos, se empeñan en liberalizar actividades que hasta ahora eran ilícitas o censuradas con el fin de mejorar sus resultados.

En este contexto, existen agentes mundiales que intervienen: Las tecnologías han potenciado el interés y la accesibilidad de las emisiones de deportes a través de los teléfonos inteligentes que guardamos en nuestros bolsillos, y a su vez han liberado la habilidad de las empresas de apuestas para ganar adeptos las veinticuatro horas del día. Covid-19 ha intensificado los proyectos de legalización en Estados Unidos, Brasil y Tailandia, al tiempo que los gobiernos procuran obtener nuevos ingresos tributarios y el sector invierte en nuevos motores de expansión tras el aislamiento.

PUBLICIDAD

Por lo tanto, DraftKings ha descrito la Copa del Mundo como “la grande”: la confluencia de un gran evento deportivo y un mercado estadounidense recientemente legalizado, que UBS estima que podría tener un valor de US$19.000 millones para 2025. Los estadounidenses no están locos por el fútbol; Brian Egger, de Bloomberg Intelligence, estima US$1.700 millones en apuestas estadounidenses en la Copa del Mundo, una fracción de las del Super Bowl. Pero es un caso de prueba para una campaña de marketing en la que DraftKings solo gastó casi US$1.000 millones el año pasado para atraer nuevos clientes.

Apuestasdfd

Los defensores del auge de las apuestas argumentan que este es un patrón virtuoso de negocios extraterritoriales dudosos que se arrastran a tierra. Sin embargo, no sabemos si el bombardeo de anuncios de juegos de apuestas repletos de celebridades creará su propia crisis de problemas con el juego, con líneas de ayuda ya inundadas de llamadas, o si la corrupción en el deporte se disparará a medida que se disparen las sospechas de amaño de partidos. O si los reguladores están a la altura de la tarea de mantenerse al día con la rotación de dólares digitales y la piratería, las filtraciones de datos y la actividad delictiva que puede generar.

PUBLICIDAD

Lo preocupante es que los formuladores de políticas parecen más centrados en el dinero que esperan recaudar de una industria cuyos márgenes históricamente han sido altos, en consonancia con otros negocios de “vicio” tan antiguos como el tiempo. El estado de Nueva York espera generar US$615 millones en ingresos fiscales de las apuestas deportivas en línea el próximo año. “Todo lo que recibe Nueva York es gravy (salsa), porque nunca antes lo habíamos probado”, dijo un senador estatal .

Apuestasdfd

Este es un juego peligroso para jugar y se acerca a la suposición de que lo que es bueno para el juego es bueno para el estado, creando conflictos de intereses. Los informes del New York Times sugieren que la regulación actual es desordenada y laxa, y algunas empresas de juegos de azar se burlan de las restricciones específicas de cada estado contra el uso de tarjetas de crédito. La experiencia del Reino Unido es que los costes sociales de los juegos de azar ascienden a unos 1.300 millones de libras esterlinas (US$1.500 millones) al año. Los fracasos de la legalización del cannabis, que no ha acabado con el mercado negro ni ha cumplido todas sus promesas de ingresos fiscales, podrían repetirse.

PUBLICIDAD
Apuestasdfd

Los países con más experiencia con la adicción al juego están tratando de volver a meter partes del genio proverbial en la botella, y el Reino Unido, por todos sus errores pasados, merece crédito por tomar medidas enérgicas contra la promoción y los patrocinios que enganchan a los jóvenes temprano, incluso si las redes sociales son otro pantano que necesita ser drenado. La plataforma de transmisión de Amazon.com Inc. (AMZN), Twitch, recientemente prohibió las transmisiones en vivo de apuestas sin licencia, y un transmisor afirmó que el casino Stake le pagó US$360 millones, que patrocina al equipo de fútbol Everton.

Irónicamente, la caída del precio de las acciones de DraftKings ofrece aquí un lado positivo a pequeña escala. La reprimenda del mercado de capitales a las agresivas campañas de gasto de la compañía y el aparente compromiso de la cuenta del cliente probablemente obligarán a una mayor moderación en el marketing.

PUBLICIDAD

Pero el mundo posterior a Covid-19 aún tiene que comprender completamente o responder a los riesgos acumulados por los juegos de azar y la “apuesta”. Esta Copa del Mundo ya es un símbolo de corrupción en el deporte, con investigaciones en curso sobre cómo se le otorgó a Catar el torneo. La hipocresía desgarradora de un estadio sin cerveza cubierto con carteles que promueven el comercio de criptomonedas es una de las muchas señales de advertencia de que el negocio del deporte se dirige por un camino muy tenso. Sin más regulación y cumplimiento de las normas, y menos promoción y normalización del juego, vendrán más goles en propia puerta.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com