Negocios

El misterio del cobre se ha resuelto y Chile sería protagonista

El mundo se enfrenta a una creciente amenaza de escasez en las próximas décadas de este importante mineral, pero una empresa tendría la solución

Fundición
Por Thomas Biesheuvel
27 de noviembre, 2022 | 08:59 AM

Bloomberg — Las advertencias son cada vez más fuertes: el mundo se precipita hacia una desesperada escasez de cobre. Los seres humanos dependen más que nunca de un metal que hemos utilizado durante 10.000 años; los nuevos yacimientos se están agotando y el tipo de tecnologías innovadoras que transformaron otras materias primas no se han materializado para el cobre. Hasta ahora.

En lo que podría ser un cambio de juego para el suministro mundial, una empresa estadounidense dice haber resuelto un rompecabezas que ha frustrado al mundo de la minería durante décadas. Si tiene éxito, el descubrimiento de Jetti Resources podría desbloquear millones de toneladas de cobre para alimentar las redes eléctricas, las obras de construcción y el parque automovilístico de todo el mundo, reduciendo e incluso cerrando el déficit.

Síguenos en las redes sociales de Bloomberg Línea Colombia: Twitter, Facebook e Instagram

PUBLICIDAD

En pocas palabras, la tecnología de Jetti se centra en un tipo común de mineral que atrapa el cobre tras una fina película, lo que hace que sea demasiado costoso y difícil de extraer. El resultado es que grandes cantidades de metal han quedado abandonadas durante décadas en pilas de residuos mineros en la superficie, así como en yacimientos sin explotar. Para descifrar el código, Jetti ha desarrollado un catalizador especializado que rompe la capa y permite que los microbios que se alimentan de la roca se pongan a trabajar para liberar el cobre atrapado.

La tecnología aún debe probarse a gran escala. Pero las riquezas que están en juego atraen a algunos de los actores más poderosos de la industria.

BHP Group, la mayor empresa minera, ya es un inversor y lleva meses negociando una planta de prueba en su mina de cobre joya de la corona, Escondida, en Chile, según personas familiarizadas con el asunto. La minera estadounidense Freeport-McMoRan Inc. comenzó a aplicar la tecnología de Jetti en una mina de Arizona este año, mientras que su rival, Rio Tinto Group, planea poner en marcha un proceso similar pero competitivo.

PUBLICIDAD

Las mineras responden a un problema cada vez más urgente. El cobre es un elemento omnipresente en el mundo moderno, que se utiliza en todo tipo de productos, desde teléfonos y ordenadores hasta tuberías y cables de agua. Y aunque el impulso mundial de descarbonización se basa en la eliminación progresiva de recursos naturales sucios como el petróleo y el carbón, un futuro electrificado necesitará más cobre que nunca.

A pesar de su importancia, el mundo se enfrenta a una creciente amenaza de escasez en las próximas décadas. Las mejores minas están envejeciendo y los pocos nuevos descubrimientos se encuentran en lugares difíciles de explotar o se enfrentan a años de oposición al desarrollo.

La historia de los mercados de materias primas demuestra que los déficits inminentes tienden a estimular nuevos descubrimientos y tecnologías. El auge del esquisto en EE.UU. en la década de 2010 puso patas arriba el mercado del petróleo, mientras que los avances en el procesamiento del níquel pusieron patas arriba las previsiones de suministro.

Pero los nuevos descubrimientos de cobre son cada vez más improbables, dada la larga historia de la minería: se han encontrado pruebas del uso del cobre al menos desde el año 8.000 a.C. en lo que hoy es Turquía e Irak. Eso significa que la mayoría de los grandes yacimientos del mundo ya han sido encontrados y explotados; más de la mitad de las 20 mayores minas de cobre del mundo fueron descubiertas hace más de un siglo.

Vertederos de residuos

Sin embargo, la larga historia de la minería del cobre también significa que hay enormes cantidades de metal en la superficie en vertederos.

La razón es un principio tan antiguo como la propia minería: se extrae el mineral de la tierra, se extrae el metal más fácil y todo lo que es demasiado difícil o caro de procesar se desecha como residuo. Sólo en la última década, se calcula que se han extraído 43 millones de toneladas de cobre que nunca se han procesado, con un valor de más de 2 billones de dólares a los precios actuales, lo que crea enormes oportunidades para quien pueda recuperar esas riquezas con éxito.

PUBLICIDAD

Sin duda, no es un concepto nuevo reprocesar los residuos mineros cuando la tecnología mejora o los precios suben. Pero eso no ha sido posible para ciertos tipos de mineral. Y el avance tiene oportunidades mucho más allá de los vertederos: hay millones de toneladas más bajo tierra que no han sido viables para su explotación.

Mucho depende de la voluntad de las empresas mineras de instalar las plantas de Jetti. Pero si la tecnología es plenamente adoptada por la industria, la empresa estima que podrían producirse hasta 8 millones de toneladas de cobre adicionales cada año para la década de 2040, más de un tercio de la producción minera mundial del año pasado.

“La industria ha acumulado este material de desecho desde siempre”, dijo el fundador y director ejecutivo de Jetti, Mike Outwin. “Llevan un par de décadas intentando dar una respuesta por sí mismos y no lo han conseguido”.

PUBLICIDAD

Hasta ahora, el proceso de Jetti sólo ha funcionado en una mina, en Pinto Valley (Arizona). Pero los resultados han sido tan prometedores que tres de los mayores mineros de cobre del mundo -entre ellos BHP- han comprado participaciones en la empresa. Su última recaudación de fondos se hizo con una valoración de 2.500 millones de dólares.

El gigante del cobre Freeport afirma que también “ha iniciado este año una implantación comercial en nuestra mina de Bagdad, en Arizona, para probar la tecnología, y evaluará los resultados y seguirá dialogando con Jetti sobre otras oportunidades de colaboración”.

PUBLICIDAD

Minerales de cobre

¿Cuál es el problema que pretende resolver Jetti?

Hay dos tipos principales de rocas que contienen cobre. El tipo más común, los minerales de sulfuro, se suelen triturar, concentrar y convertir en cobre puro en un proceso de refinado al fuego. Pero ese método no es adecuado para los minerales oxidados, y la última gran innovación de la industria se produjo a mediados de la década de 1980, cuando se adaptó un proceso electroquímico para extraer cobre de los minerales oxidados, lo que supuso un gran impulso para el suministro.

Ahora, Jetti pretende aplicar su tecnología para recuperar el cobre de un tipo común de mineral de sulfuro que no podía procesarse económicamente por ninguna de las dos vías: el contenido de cobre es demasiado bajo para justificar el coste de la refinación, mientras que el revestimiento duro y no reactivo impedía extraer el cobre en el proceso electroquímico o de “lixiviación”, de menor coste.

PUBLICIDAD

Jetti colaboró con la Universidad de Columbia Británica para desarrollar un catalizador químico que rompe la capa, de modo que el cobre puede liberarse mediante lixiviación sin necesidad de altas temperaturas.

Aunque el proceso de Jetti es el más avanzado, Río Tinto dice que también ha superado el reto en pruebas de laboratorio. Rio ha ofrecido su tecnología Nuton como incentivo a las empresas mineras junior en las que invierte: si las pequeñas empresas desarrollan con éxito sus proyectos mineros, Rio aplicará el proceso Nuton para aumentar la rentabilidad. Ya ha firmado tres acuerdos de este tipo este año.

“El potencial es enorme”, afirma Adam Burley, responsable del proyecto de Rio. “Es demasiado grande para dejarlo sobre la mesa”.

PUBLICIDAD

Rio quiere que Nuton haya producido un total de unas 500.000 toneladas de cobre a finales de esta década, con la esperanza de que el negocio pueda producir algún día el equivalente anual de una de las cinco principales minas de cobre del mundo.

Otras grandes mineras, como Freeport, Codelco y Antofagasta Plc, han estado trabajando en soluciones internas en sus propias minas, aunque hasta ahora ha habido poca información revelada sobre el éxito de estos proyectos.

Y hay limitaciones en cuanto a lo que se puede conseguir. La atención se centra en América del Norte y del Sur, y los avances dependerán de que la tecnología pueda implantarse en las principales minas.

Sin embargo, para BHP, el hecho de que esté discutiendo el futuro de Escondida, la mayor fuente de cobre del mundo, con un pequeño advenedizo es revelador.

Las negociaciones llevan meses en marcha, aunque uno de los puntos de fricción en las conversaciones ha sido la insistencia de Jetti en que instale y dirija su propia planta en la mina anfitriona, según las personas familiarizadas con el asunto. También se está negociando cómo repartir los beneficios.

Mientras tanto, Río, que es el socio menor de BHP en Escondida, argumenta que quiere que también se considere la tecnología de Nuton, según personas familiarizadas con el asunto.

Jetti y BHP declinaron hacer comentarios sobre las negociaciones o acuerdos específicos.

“Jetti es muy real. No se trata de pruebas de laboratorio ni de plantas piloto. Jetti se ha desplegado comercialmente”, dijo Outwin. “Nuestros socios obtendrán beneficios extraordinarios al poder utilizar nuestro proceso, y Jetti lo hará bien”.

PUBLICIDAD