Para muchas personas, los antecedentes de Trabucco solo refuerzan las viejas nociones sobre el juego y el colapso de Alameda es solo otra ilustración del antiguo principio de la ruina del jugador.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Uno de los aspectos notables del colapso del imperio cripto de Sam Bankman-Fried son los tuits sobre apuestas del antiguo codirector de Alameda Research, el ala de trading de FTX, Sam Trabucco. Trabucco aseguró haber adquirido su habilidad para negociar criptodivisas sobre las mesas de blackjack y póker. Esta revelación ha sido considerada novedosa, lo mismo que reportes de que el psicólogo de la compañía FTX consideraba que el personal de la empresa eran nerds que no tenían suficiente sexo y denuncias de que los habitantes de las Bahamas fueron sacados del mercado inmobiliario cuando FTX estaba en camino a la cima. No obstante, creo que la historia de las apuestas de Trabucco es digna de una reflexión más profunda si pretendemos comprender lo que sucedió en FTX.

En la década de 1960, cuando yo crecí, el único sistema de juego legal en Estados Unidos era el de Las Vegas, dominado por la mafia, así como determinadas carreras de caballos y bingos. Las apuestas recreativas de poca monta se extendieron y se toleraban en su mayor parte, aunque fueran ilegales. Pero el público tenía una actitud muy negativa hacia las personas que realizaban apuestas de gran importancia. Uno era un ganador o un perdedor necio. Los ganadores se aprovechaban de las vulnerabilidades de los otros en el mejor de los casos y eran tramposos en el peor.

PUBLICIDAD

Con el paso de las décadas, las mentalidades cambiaron notablemente y surgió un nuevo estereotipo: el apostador con ventaja capaz de ganar constantemente sin hacer trampas y sin aprovecharse de los débiles. Se trata del profesor de matemáticas Ed Thorp, que había escrito “Beat the Dealer” (Gánale al croupier) de 1962 relativo al conteo de cartas en el blackjack y “Beat the Market” (Gánale al mercado) de 1967 (con Sheen Kassouf) sobre la implementación de los mismos fundamentos en los mercados financieros. En la Serie Mundial de Póker, el sensacionalismo de las aventuras de los grupos de blackjack de MIT (por sus siglas en inglés, Instituto Tecnológico de Massachusetts) y de los sesudos expertos de la teoría del juego que desbancaban a los “jugadores callejeros de Texas” fue algo que alimentó la nueva imagen.

La afluencia de jugadores de grandes apuestas a Wall Street empezó a partir de fines de la década de 1970. Los títulos hipotecarios y los derivados exigían un nivel de conocimientos matemáticos que sobrepasaba las habilidades de los agentes de venta de bonos y acciones con títulos de la Ivy League (y no en matemáticas o ciencias) que abarrotaban las entidades de inversión y las casas de bolsa. Sin embargo, la mayor parte de las personas con formación matemática desconocían el énfasis en el dinero y las aptitudes psicológicas y de exposición al riesgo que se requieren para comerciar exitosamente.

PUBLICIDAD

Los únicos candidatos disponibles procedían de jugadores con ventaja en las apuestas altas que habían perfeccionado sus habilidades en el póquer, el blackjack, el gin rummy, el backgammon, el bridge y las apuestas deportivas. Una vez calculé para mi libro ' The Poker Face of Wall Street ' (La cara de póker de Wall Street) que en un momento, el 40% de los operadores en los exchanges de opciones estadounidense eran jugadores reclutados por una red de campeones de bridge y backgammon, y parte del otro 60% eran también apostadores en juegos.

La razón principal por la que estas personas tuvieron éxito no fue la habilidad en matemáticas o psicología. Fue la experiencia de vivir de cálculos de alto riesgo. La mayoría de ellos se habían arruinado una o dos veces, aprendieron lecciones importantes y regresaron para ganar a lo grande. Sabían que apostar fuerte cuando tenías ventaja es tan importante para sobrevivir como reducir las pérdidas. Estaban acostumbrados a tomar decisiones astutas bajo una presión intensa y las apuestas más altas, donde un grave error de cálculo podría acabar con las ganancias de cien buenas decisiones o incluso acabar con su carrera para siempre.

PUBLICIDAD

Con el paso de los años, Wall Street encontró otras fuentes para los quants. La caída de la Unión Soviética trajo ejércitos de matemáticos formados por comunistas, y la cancelación del supercolisionador superconductor trajo físicos. Wall Street se convirtió en una de las opciones de carrera estándar para los estudiantes universitarios que eran buenos en matemáticas. Muchas de estas personas nunca habían apostado, o nunca jugaron con apuestas altas, o nunca ganaron constantemente, o nunca vivieron de las ganancias. Tuvieron que aprender sus lecciones de riesgo en las apuestas de Wall Street, lo que personalmente creo que fue una mala idea.

Según sus tuits y otra información pública, Trabucco parece haber sido un jugador serio y ganador de póker y blackjack. También operó durante un par de años en Susquehanna International Group, una firma conocida por capacitar a sus operadores en el póquer y otros juegos, y otra razón para sospechar que Trabucco entendía la toma de riesgos. Cuando se asumió que Alameda era una empresa de criptocomercio cuantitativo de gran éxito, parecía exactamente el tipo de persona que querrías a cargo. Los escépticos no se imaginaban que Alameda estaba perdiendo dinero, como es evidente ahora. La especulación era que estaba ganando demasiado dinero, engañando a los clientes de intercambio de FTX.

PUBLICIDAD

Trabucco renunció a Alameda en agosto, unos tres meses antes de que se supieran sus pérdidas. La opinión pública dio un giro de 180 grados, como suele ocurrir, con respecto a los comerciantes de Alameda: pasaron de ser los tipos más inteligentes de la sala a ser considerados idiotas que hicieron apuestas muy apalancadas de que las criptomonedas nunca caerían. Pero los antecedentes de las personas involucradas, más las opiniones de los expertos que examinaron FTX, son buenos argumentos de que la verdad está en algún punto intermedio.

Por el momento, el mayor problema de FTX parece haber sido la malversación de fondos de los clientes, aunque eso aún no se ha probado ni se ha alegado oficialmente (pero parece que falta suficiente dinero, por lo que es difícil dar crédito a explicaciones alternativas). Pero una pregunta separada e interesante es si Alameda era bueno en el comercio o no. ¿Tomó riesgos excesivos y mal calculados desde el principio y utilizó el intercambio FTX más el mercado alcista en cripto para cubrir errores? ¿O hizo transacciones rentables con control de riesgo hasta que el resto de la empresa implosionó después de que Trabucco se fue?

PUBLICIDAD

Para muchas personas, los antecedentes de Trabucco solo refuerzan las viejas nociones sobre el juego y el colapso de Alameda es solo otra ilustración del antiguo principio de la ruina del jugador. Pero en la actitud moderna que reconoce las similitudes entre la asunción de riesgos en el casino y el intercambio financiero, si Trabucco fuera un jugador de apuestas altas que ganaba consistentemente, hace que la última teoría, que Alameda fue una víctima de los problemas de FTX en lugar de su causa, más plausible.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com