Mercados

Emisores de bonos latinoamericanos se enfrentarán a un 2023 complicado

Gobiernos y empresas de la región han emitido la menor cantidad de deuda denominada en dólares desde la crisis financiera global de 2008

Imagen de la Ciudad de México
Por Scott Squires
29 de noviembre, 2022 | 11:13 AM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — El frío que sacó a los emisores de deuda de América Latina de los mercados de bonos internacionales en 2022 se está asentando, a medida que EE.UU. asume las perspectivas de tasas de interés más altas durante más tiempo.

Gobiernos y empresas de la región han emitido unos US$44.000 millones en bonos denominados en dólares este año mientras la Fed elevó los costos de endeudamiento, la menor cifra para el período desde la crisis financiera global de 2008, según datos de Bloomberg.

Según analistas, esto podría posponer la típica emisión de principios de año hasta al menos mediados de 2023. Si bien los prestatarios de grado de inversión probablemente puedan seguir adelante sin bonistas extranjeros, los de grado basura tienen menos opciones, lo mismo que los gobiernos en riesgo de caer en dificultades o default.

PUBLICIDAD
Escasez de deuda latinoamericanadfd

“La posibilidad de que las tasas se mantengan en los niveles actuales o suban probablemente disuada a los emisores de acudir al mercado”, dijo Teresa Alves, analista de Goldman Sachs Group Inc (GS). “Es probable que eso siga siendo un problema hasta que lleguemos a un pico hawkish”.

En América Latina, donde predominan los prestatarios de alto rendimiento, la emisión de bonos se redujo en un 63% hasta el 28 de noviembre interanual, según datos compilados por Bloomberg. En comparación, las ventas de deuda en moneda fuerte han bajado aproximadamente un 41% en Europa del Este y un 48% en Asia emergente durante el mismo periodo.

Es una posición sombría para los funcionarios latinoamericanos, que han visto cómo el apetito de Wall Street por los bonos de riesgo se ha evaporado este año en medio del temor a la aceleración de la inflación y a una posible recesión.

PUBLICIDAD

Los gobiernos que recurran a la subida de impuestos corren el riesgo de aumentar la presión sobre los ciudadanos, que ya están sufriendo la inflación. Al mismo tiempo, los préstamos multilaterales y de país a país suelen venir con concesiones, mientras que los mercados de deuda locales son más difíciles de aprovechar tras las recientes subidas de los bancos centrales nacionales.

“Si el mundo sigue así durante otros 18 meses de gran tensión y altos rendimientos, es posible que veamos quiebras entre las empresas que no son capaces de refinanciar su deuda”, dijo Phil Torres, codirector mundial de deuda de mercados emergentes de Aegon Asset Management en Chicago.

Desglose de los bonos

Esto ha dejado a Wall Street con un menor apetito por los bonos de riesgo. Este año, los inversores han sido los menos interesados en los prestatarios latinoamericanos con calificación de basura, lo que ha bloqueado las nuevas emisiones de países como El Salvador.

Las cosas también son complicadas para los emisores de alto rendimiento que todavía pueden acceder al mercado a tasas más altos. Colombia, que fue rebajada a la categoría de “basura” por dos calificadoras de crédito el año pasado, vendió el lunes nuevos bonos a 10 años, a pesar de que le costará al país más del doble de intereses que su anterior oferta de bonos de duración similar. Colombia también ofreció recomprar deuda con vencimiento en 2023 y 2024.

Los emisores con grado de inversión han tenido mejor suerte, con un total de US$8.000 millones en bonos que convierten a México en el mayor vendedor de deuda de la región en 2022, y Chile le sigue de cerca con US$6.000 millones, según los datos recopilados por Bloomberg. Panamá, por su parte, vendió este mes otros US$1.500 millones en deuda con un cupón del 6,4% y anunció una recompra de más de uS$800 millones en bonos.

Los emisores soberanos han vendido un tercio de los nuevos bonos latinoamericanos en 2022. dfd

Por su parte, es probable que Paraguay posponga la venta de hasta US$548 millones en bonos que había anticipado para principios de 2023 hasta que tenga más visibilidad sobre la dirección de los tipos.

PUBLICIDAD

Otros emisores típicamente activos no han estado dispuestos a vender deuda a las tasas actuales, dijo Andre Silva, jefe de mercados de capital de deuda de América Latina para BNP Paribas en Nueva York.

“La esperanza es que comencemos a ver más actividad de emisión el próximo año, primero de los soberanos y cuasi-soberanos, y luego de las empresas”, dijo Silva. “Una vez que el mercado ponga a prueba algunos nombres, los inversores podrían tener más confianza en probar los créditos BB+ y BB”.

Un retorno tan amplio a los mercados de deuda probablemente no ocurrirá hasta la segunda mitad de 2023, según el estratega de deuda de Citigroup Inc. (C) Eric Ollom. Un final de año más intenso marcaría una ruptura con la tradición y probablemente estaría dominado por la emisión con grado de inversión en todos los mercados emergentes, según Citi.

PUBLICIDAD

--Con la ayuda de Ezra Fieser.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD