Actualidad

Se abre debate sobre beneficios del medicamento para el Alzheimer de Eisai y Biogen

Tras la publicación de resultados del fármaco experimental, inició un acalorado debate sobre si su modesta eficacia merece la pena por los posibles riesgos que conlleva

Medicine at pharmacy in Jakarta, Indonesia, on Thursday, July 11, 2019. Photographer: Dimas Ardian/Bloomberg
Por Robert Langreth
29 de noviembre, 2022 | 09:54 PM

Bloomberg — Lecanemab, desarrollado con la ayuda de su colaborador Biogen Inc. (BIIB), extrajo del cerebro grandes cantidades de una proteína relacionada con el Alzheimer, al tiempo que ralentizaba el deterioro de las capacidades mentales y las actividades cotidianas en un 27% a lo largo de 18 meses, según una escala de valoración comúnmente utilizada. Sin embargo, esto se produjo a costa de efectos secundarios como inflamación y hemorragias cerebrales que se produjeron en cerca del 22% de las personas que tomaron el fármaco, en comparación con el 10% de las que recibieron un placebo.

Los resultados -la primera vez que un fármaco destinado a ralentizar la enfermedad cerebral ha generado resultados inequívocamente positivos en un ensayo de fase final- son el acontecimiento principal de la conferencia sobre Ensayos Clínicos de la Enfermedad de Alzheimer que se celebra a menudo en San Francisco. Aun así, los beneficios del fármaco parecen modestos, afirma Lon Schneider, profesor de psiquiatría y neurociencia de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California.

“Se trata de un efecto muy pequeño, y el debate va a girar en torno a si es clínicamente significativo”, dijo Schneider en un correo electrónico. Sin embargo, los hallazgos proporcionan una oportunidad “para evaluar los subgrupos que podrían haber mejorado preferentemente.”

PUBLICIDAD

Dos muertes

El martes, cinco presentaciones de investigadores de la empresa japonesa Eisai, la Universidad de Yale y otros centros profundizaron en los beneficios y los efectos secundarios. Aunque la mayoría de los casos de inflamación y hemorragia no fueron sintomáticos, a veces provocaron dolores de cabeza, alteraciones visuales, confusión o algo peor. Se produjeron cinco grandes hemorragias cerebrales en los pacientes que recibieron el fármaco, frente a sólo una en el grupo de placebo, según los resultados del ensayo publicados en el New England Journal of Medicine.

El informe de la revista no incluye las dos muertes de pacientes, ampliamente difundidas, que se produjeron en la parte de extensión del ensayo, cuando se ofreció el fármaco a todos los sujetos, incluidos los que tomaban el placebo. Ambos pacientes fallecidos tomaban anticoagulantes que podrían haber contribuido a las hemorragias cerebrales.

“Ambos casos tenían comorbilidades significativas y factores de riesgo que incluían la anticoagulación que contribuía a la macrohemorragia o a la muerte”, dijo la compañía. “Por lo tanto, la evaluación de Eisai es que las muertes no pueden atribuirse a lecanemab”.

PUBLICIDAD

En una entrevista antes de la reunión, Michael Irizarry, vicepresidente senior de investigación clínica de Eisai, dijo que había “factores de complicación” en ambos casos. En uno de ellos, un hombre de más de 80 años que padecía otras muchas enfermedades sufrió un infarto tras una hemorragia cerebral. Un examen indicó que la causa era cardiopulmonar, lo que significa que la opinión del médico era que la hemorragia probablemente no era la causa principal de la muerte, dijo Irizarry.

En el otro caso, a una mujer de 65 años se le administró el anticoagulante tPA tras un ictus, lo que provocó una hemorragia cerebral mortal. Estas hemorragias son efectos secundarios conocidos del tPA, dijo Irizarry. En la parte principal del ensayo, controlada con placebo, no se encontraron diferencias en las tasas de mortalidad entre los que recibieron el fármaco y los que recibieron un tratamiento ficticio. Un paciente que recibió sólo un placebo y tuvo una hemorragia también murió, dijo la compañía.

Sede de Biogen Inc. en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidosdfd

Preguntas abiertas

Una pregunta sin respuesta que planeó sobre la reunión de San Francisco es por qué el ensayo de Eisai tuvo éxito cuando otros fármacos similares produjeron resultados ambiguos o negativos. Tanto el lecanemab como el gantenerumab de Roche Holding AG se dirigen al amiloide, una proteína anormal del cerebro relacionada con la enfermedad de Alzheimer, como forma de frenar el deterioro mental de los pacientes. Roche tiene previsto presentar el miércoles en la conferencia los resultados detallados de dos grandes estudios fallidos.

La cuestión clave es si la modesta ralentización de la enfermedad es significativa para los pacientes individuales y sus familias, especialmente a la luz de los potenciales efectos secundarios. Aunque ambos grupos siguieron empeorando durante el estudio, el lecanemab se asoció a un descenso de aproximadamente medio punto en una escala de valoración de 18 puntos que combina medidas de cognición, memoria y capacidad para realizar actividades cotidianas. Aunque el ensayo sólo duró 18 meses, la enfermedad en sí puede prolongarse durante una década o más, y los investigadores no saben si los beneficios del fármaco aumentarían con el tiempo.

Los resultados muestran que “lecanemab proporcionará a los pacientes más tiempo para participar en la vida diaria y vivir de forma independiente”, según la Asociación de Alzheimer, que pidió la aprobación del medicamento. “Podría significar muchos meses más de reconocimiento de su cónyuge, hijos y nietos. Los tratamientos que aportan beneficios tangibles a quienes viven con deterioro cognitivo leve debido al Alzheimer y a la demencia precoz del Alzheimer son tan valiosos como los tratamientos que prolongan la vida de quienes padecen otras enfermedades terminales.”

Los detalles serán estudiados por los reguladores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y por los funcionarios de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid de EE.UU., que decidirán si cubren el medicamento y para quién. Medicare, el programa sanitario estadounidense para las personas mayores, rechazó prácticamente un medicamento anterior de Biogen contra el Alzheimer, llamado Aduhelm, y sólo lo cubrió con fines de investigación y no como tratamiento estándar.

PUBLICIDAD

La aprobación acelerada de ese fármaco en Estados Unidos en 2021 fue controvertida debido a los resultados de eficacia contradictorios de dos grandes ensayos. Biogen puso fin a la mayoría de sus esfuerzos de comercialización tras las restricciones de pago de Medicare.

Eisai ha solicitado la aprobación acelerada en EE.UU. basándose en la capacidad de lecanemab para reducir el amiloide, y se espera que la FDA tome una decisión a principios de enero. Si se aprueba, Eisai tiene previsto presentar rápidamente los datos de eficacia del ensayo para obtener la aprobación completa. La esperanza es que una rápida presentación de los datos, con todas sus verrugas, convenza a Medicare para que cubra ampliamente el lecanemab.

Aun así, requisitos como el escaneo de los cerebros de los pacientes para determinar sus niveles de amiloide antes del tratamiento pueden obstaculizar el uso generalizado durante al menos unos años, según Takeshi Iwatsubo, neuropatólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tokio que dirigirá una sesión en la conferencia del miércoles.

PUBLICIDAD

“Es un medicamento único y complejo que debe ser utilizado por especialistas”, dijo Iwatsubo en una entrevista. “Pero el número de especialistas en demencia y de instalaciones para realizar escáneres PET es limitado, y la capacidad es un gran problema”.

- Con la ayuda de Kanoko Matsuyama.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD