Actualidad

Las señales de alarma de Sam Bankman-Fried se veían en todos los sectores de su imperio

Varios grupos sin fines de lucro se negaron a recibir fondos del FTX Future Fund luego de realizar debidas diligencias

The FTX Cryptocurrency Derivatives Exchange logo on a laptop screen arranged in Riga, Latvia, Nov. 24, 2022. The implosion of Sam Bankman-Fried’s FTX empire dealt a harsh blow to the Bahamas’ ambitions to be a hub for the crypto industry, and it’s causing massive pain for locals who treated the now-bankrupt exchange like a bank. Photographer: Andrey Rudakov/Bloomberg
Por Laura Davison y Sophie Alexander
01 de diciembre, 2022 | 12:56 PM

Bloomberg — En el papel, el grupo sin ánimo de lucro Our World in Data (Nuestro mundo en datos) está estrechamente vinculado a la perspectiva del mundo de Sam Bankman-Fried (SBF). Está centrada en “terribles problemas”, como la erradicación de la pobreza, el cambio climático y las pandemias, los mismos temas que el SBF calificó como su futuro mayor riesgo el pasado mes de julio.

No es de extrañar que en el citado mes, el FTX Future Fund ofreciera al grupo una subvención de US$7,5 millones para hacer un seguimiento de los cambios en el nivel de vida, el alcance mundial de Covid-19 y otras " corrientes pertinentes para las expectativas de futuro de la sociedad”.

Sin embargo, la organización sin fines de lucro no aceptó el dinero.

PUBLICIDAD

“Teníamos que examinar su propuesta, llevando a cabo controles de diligencia debida”, indicó un vocero de Our World in Data por email. “Nosotros tomamos la decisión de no avanzar”.

A otra organización, MITRE (por sus siglas en inglés Centro de investigación y desarrollo no comercial del Instituto Tecnológico de Massachusetts), se le ofrecieron US$485,000 en mayo para investigar la seguridad de las armas biológicas, pero también decidió no aceptar el obsequio.

“Le hemos pedido a FTX Future Fund que elimine la subvención de su sitio web”, dijo un portavoz en un correo electrónico.

PUBLICIDAD

Tanto MITRE como Our World in Data se negaron a especificar qué señales de alerta les impidieron avanzar.

Sam Bankman-Frieddfd

Independientemente de lo que vieron hace meses, la decisión parece profética, ya que los empleados, inversores y clientes de FTX permanecen en el limbo tras el colapso épico del criptoimperio de Bankman-Fried. La incertidumbre también ha envuelto a organizaciones sin fines de lucro, investigadores y académicos, a quienes se les prometió dinero del brazo caritativo del intercambio que probablemente nunca llegará, o que recibieron fondos y temen verse atrapados en una bancarrota compleja.

En total, unos US$90 millones que el Future Fund prometió en subvenciones nunca se pagarán, según una persona familiarizada con el asunto. Además, millones de dólares provinieron de una de las subsidiarias, ahora en bancarrota de FTX, dijo la persona, que solicitó el anonimato porque la información es privada, lo que aumenta el riesgo de que los fondos puedan recuperarse.

Si bien algunos pueden haber sospechado de Bankman-Fried, fueron los afortunados.

Ridge Barker, socio de Withers, dijo que no se debe esperar que las organizaciones sin fines de lucro y los académicos hagan el tipo de diligencia debida que detectaría el comportamiento fraudulento de FTX cuando entidades como Ontario Teachers’ Pension Plan, Sequoia Capital (SEQUX) y Tiger Global Management respaldaron el intercambio.

“Simplemente, no tienen los recursos”, dijo Barker. “Hubo inversionistas que tenían recursos masivos, masivos e hicieron una diligencia significativa y se sintieron cómodos invirtiendo sumas significativas de dinero y no descubrieron la situación que condujo a su desaparición”.

PUBLICIDAD

Dimensión norte

Bloomberg News intentó contactar a cada uno de los aproximadamente 200 beneficiarios de subvenciones que figuran en el sitio web de Future Fund, una lista incompleta porque se actualiza trimestralmente y debía actualizarse, dijo la persona familiarizada con el fondo. Muchos se negaron a ser entrevistados o no respondieron.

Entre los que lo hicieron, casi todos dijeron que estaban asombrados por la rapidez con la que Bankman-Fried pasó de ser un ícono de altruismo efectivo a enfrentar el escrutinio regulatorio por su posible mal manejo de los fondos de los clientes. Tenía una fortuna de US$26.000 millones en su apogeo, y no ocultó sus planes para regalar su gran fortuna y dar forma al mundo.

“Estamos bastante conmocionados por este giro de los acontecimientos y entristecidos por la posibilidad de que incluso parte del dinero se haya obtenido de manera fraudulenta”, dijo Jake Eberts, vocero de 1Day Sooner, que en agosto recibió los US$350,000 que le prometieron y tenía la intención de utilizar para la preparación ante una pandemia y la equidad en materia de vacunas. “Todavía no hemos gastado ese dinero y no tenemos planes inmediatos para hacerlo dadas las circunstancias inciertas actuales”.

PUBLICIDAD

Eberts dijo que una subvención anterior de US$25,000 del Future Fund en mayo fue transferida a la organización sin fines de lucro por una entidad llamada North Dimension Inc., que es una de las más de 130 entidades nombradas en la quiebra en expansión de FTX. Ese dinero se ha gastado, dijo.

Otros se preguntan cómo seguirán sin el efectivo prometido.

PUBLICIDAD

A Goodly Labs, una organización sin fines de lucro que recibió US$500,000 del fondo para una herramienta que combate la desinformación, se le dijo que podría esperar recibir hasta US$30 millones en 2023. Comenzaron a pensar en grande, dijo Nick Adams, su fundador y científico jefe.

“Eso, obviamente, es muy poco probable que suceda ahora”, dijo Adams en un correo electrónico. Goodly Labs tenía “planes bastante detallados sobre cómo gastaríamos sumas tan grandes”.

Altruismo efectivo

Antes de que sus empresas quebraran, Bankman-Fried, de 30 años, se rodeó en las Bahamas de otros jóvenes creyentes en el altruismo efectivo, incluida la CEO de Alameda Research, Caroline Ellison. El movimiento sostiene que se debe regalar dinero para tratar de tener el mayor impacto a largo plazo posible y recientemente ha sido adoptado por multimillonarios, incluido Elon Musk.

PUBLICIDAD

En una entrevista con Vox después de la declaración de bancarrota, se le preguntó a Bankman-Fried “las cosas de ética, ¿principalmente una fachada?” Su respuesta: “Sí”. Agregó que “tenía que ser” bueno hablando de ética porque “es de lo que están hechas las reputaciones”.

Bankman-Fried habló el miércoles en la cumbre DealBook del New York Times. Defendió las subvenciones del Future Fund y pensar en grande sobre la erradicación de enfermedades y la prevención de la próxima pandemia mundial. Pero también reconoció que no todo lo que hizo fue genuino.

Las empresas reguladas “no buscan salvar miles de vidas”, dijo. Realizan promociones y campañas de marketing que “no tienen impacto”, dijo, y “FTX también lo hizo”.

PUBLICIDAD

Al Centre for Effective Altruism (Centro para el Altruismo Efectivo) en marzo se le prometieron casi US$14 millones que nunca recibió “y ahora no espera recibir”, dijo un portavoz de la organización sin fines de lucro en un correo electrónico. Actualmente, está “considerando el impacto” de recibir financiamiento directamente de Bankman-Fried and Ellison.

Otros que nunca recibieron regalos: el Institute for Progress (Instituto para el Progreso), al que se le prometió casi medio millón de dólares en mayo; un estudiante de la Universidad de Harvard se ofreció US$30,000 en abril, y HR Luna Park, al que se le dijo en agosto que recibiría US$200,000.

El equipo de Future Fund, por su parte, renunció horas antes de la declaración de quiebra de FTX. Las cinco personas que firmaron la publicación en el Foro de EA incluyeron a William MacAskill, un creador del movimiento de altruismo efectivo.

Caos caritativo

Como gran parte del imperio de Bankman-Fried, la contabilidad en FTX Future Fund era caótica y se hacían promesas que no se cumplían. Los aproximadamente US$140 millones que distribuyó este año, según la persona familiarizada, fluyeron libremente, a veces ofrecidos a organizaciones que no lo esperaban o no lo querían.

El FTX Future Fund se creó en febrero como parte de la Fundación FTX, una organización sin fines de lucro respaldada principalmente por Bankman-Fried, según su sitio web. The Future Fund era el brazo filantrópico más grande de Bankman-Fried, con planes para distribuir hasta US$1.000 millones a organizaciones benéficas en 2022. Lo hizo con la ayuda de un equipo de más de 100 “recontribuyentes” de todo el mundo, según la persona familiarizada con sus operaciones.

El Future Fund hizo donaciones en su mayoría de la Fundación FTX, que no se ha declarado en bancarrota. Pero también pagó algunas subvenciones de North Dimension Inc., una de las unidades que quebró, cuando no estaban definidas como caritativas por el código fiscal de EE.UU., dijo la persona familiarizada.

El dinero de North Dimension corre el riesgo de ser confiscado, dijo Barker, el abogado de Withers.

“El síndico de la bancarrota tiene la capacidad de recuperar ciertas transferencias”, dijo Barker. “Para la mayoría de las personas son 90 días, pero para los expertos es una recuperación de un año”.

La persona familiarizada con las operaciones de Future Fund dijo que alrededor de US$10 millones en subvenciones de North Dimension caen en esa ventana de 90 días.

James Cox, profesor de la Universidad de Duke que se especializa en derecho corporativo y de valores, dijo que, en última instancia, será legalmente difícil recuperar el dinero de los beneficiarios.

“Va a ser un caso difícil”, dijo. “Pero los fiscales pueden optar por ser muy agresivos en el asunto de FTX para disuadir a otros de aceptar obsequios de grupos igualmente difamatorios”.

Con la asistencia de Jeremy Hill y Zeke Faux.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD