Bloomberg Green

Ley de Reducción de Biden abre opciones de venta para fabricantes de autos eléctricos

Para conseguir que todas las empresas y los consumidores se pasen a los vehículos eléctricos, esto es muy importante”, afirma la CEO de GM, Mary Barra

El edificio de la sede mundial de General Motors se muestra el 17 de septiembre de 2015 en Detroit, Michigan. etty Images
Por David Welch
02 de diciembre, 2022 | 02:42 PM

Bloomberg — Con frecuencia, los inversores utilizan un término para describir el papel que desempeña la Reserva Federal como respaldo cuando los mercados se desploman: El “Fed put” se refiere a que el banco central está dispuesto a intervenir y ofrecer una forma de seguro de que el riesgo a la baja está cubierto.

Considerando lo que dice General Motors sobre sus vehículos eléctricos, la empresa parece considerar la Ley de Reducción de la Inflación que el presidente Joe Biden firmó en agosto como una especie de put que protege las grandes inversiones que está haciendo en la producción de baterías y vehículos eléctricos. Mucho antes de la aprobación de la IRA, GM se comprometió a tener la capacidad de construir 1 millón de vehículos eléctricos en América del Norte a mediados de la década

“Todo esto ya estaba en marcha antes de que se aprobara el paquete de incentivos como parte del IRA”, dijo la CEO de GM, Mary Barra, a Bloomberg Television el jueves. Tomando prestada una famosa frase cinematográfica, GM iba a construir los VE; el Tío Sam se encargará de que los consumidores vengan a comprarlos.

PUBLICIDAD

“Para que todas las empresas y los consumidores se pasen a los vehículos eléctricos, esto es muy importante”, dijo Barra. “Creemos que será útil y nos permitirá seguir invirtiendo en Estados Unidos”.

Los comentarios de Barra se producen después de un día de inversores que GM celebró el mes pasado, en el que la dirección dijo que los créditos fiscales estadounidenses de US$3.750 o US$7.500 por VE (dependiendo de factores como la procedencia de los materiales de las baterías) ayudarán a equiparar los márgenes de beneficio de los VE con los de sus vehículos de gasolina. El CEO de Ford, Jim Farley, también ha elogiado el IRA, diciendo durante su última llamada de resultados que la compañía espera US$7.000 millones en créditos fiscales para la producción de baterías para 2026.

Barra y Farley son algunos de los ejecutivos de la industria automovilística que afirman que sus clientes están cada vez más dispuestos a utilizar la electricidad. Si ese es el caso, el IRA empieza a parecerse un poco a la carne de cerdo para el negocio de los vehículos eléctricos. Pero eso sólo sería cierto si el crecimiento masivo de las ventas fuera una certeza.

PUBLICIDAD

Los VE siguen siendo caros y acaparan más cuota de mercado casi exclusivamente en los segmentos premium y de lujo del mercado estadounidense. También hay riesgos de los que preocuparse, como la recesión económica y la subida de las tasas de interés. Algunos analistas están convencidos de que los planes de los fabricantes de automóviles de crear cientos de nuevos vehículos eléctricos y sus ambiciosos objetivos de producción darán lugar a una producción muy superior a la demanda.

AutoForecast Solutions calcula que en 2025 los fabricantes de automóviles producirán entre 18 y 19 millones de vehículos eléctricos, pero sólo prevé 15 millones de ventas. Su predicción se hace más sombría para 2029, cuando la empresa prevé una producción mundial de 38 millones de vehículos eléctricos que podrían llegar a venderse por apenas 26 millones de unidades.

Si la industria acaba utilizando las plantas al 68% de su capacidad, como predice AutoForecast Solutions, se perderá mucho dinero. A los fabricantes de automóviles les gusta que sus plantas funcionen a más del 80% de su capacidad para garantizar la rentabilidad

Por supuesto, las previsiones pueden equivocarse. Las mejoras en las baterías y la proliferación de la infraestructura de recarga pueden atraer a más consumidores a comprar vehículos enchufables. Pero Toyota está adoptando un enfoque más conservador, con su inversión de US$28.000 millones en vehículos eléctricos por detrás de Ford y GM.

Jack Hollis, vicepresidente ejecutivo de ventas del fabricante de automóviles en Norteamérica, dijo en una entrevista que ve que la demanda de vehículos eléctricos es lenta entre los compradores que no son de lujo, por lo que la empresa ofrecerá una serie de híbridos de gasolina y electricidad en los próximos años.

Si GM y Ford aciertan con sus grandes apuestas por los vehículos eléctricos, el dinero del gobierno les hará alcanzar la rentabilidad más rápidamente. Si Hollis tiene razón y los vehículos eléctricos no despegan tan rápido como esperan Barra y Farley, la ley climática de Biden actuará como una especie de póliza de seguro para los beneficios.

Con la asistencia de Carol Massar y Tim Stenovec.

PUBLICIDAD