Actualidad

Mundial de Catar evidencia los riesgos del calor extremo para los trabajadores

Investigadores afirman que existe un problema entre los inmigrantes en regiones cálidas, desde Oriente Medio hasta América Central: una epidemia de enfermedad renal crónica

Un obrero trabaja en el exterior de un estadio en Lusail, Doha, en noviembre de 2018.
Por Keira Wright, Arun Devnath y Simone Foxman
05 de diciembre, 2022 | 08:42 AM

Bloomberg — Catar ha gastado US$300.000 millones en la preparación de la Copa del Mundo más cara de la historia. El auge de la construcción revela el preocupante impacto para la salud de los trabajadores en varios de los países más cálidos del mundo.

En la última década, las muertes de los trabajadores que participaron en el Mundial de Fútbol de Catar han llamado la atención mundial sobre las condiciones de trabajo. Sin embargo, los investigadores afirman que existe un problema aún mayor entre los inmigrantes de bajos ingresos en regiones cálidas, desde Oriente Medio hasta América Central: una epidemia de enfermedad renal crónica.

“Muchos trabajadores que regresan del Golfo Pérsico, incluidos los que trabajaron en la construcción de las infraestructuras necesarias para el Mundial de Catar, salieron sanos de sus países de origen y regresaron con problemas renales tras haber estado expuestos a temperaturas extremas y condiciones brutales mientras trabajaban”, afirma Jason Glaser, director general de la organización internacional de investigación sobre clima y salud La Isla Network.

PUBLICIDAD
El estadio de fútbol de Lusail, sede de la Copa Mundial de la FIFA 2022, más allá de los rascacielos residenciales y comerciales de Doha, Qatar, el lunes 20 de junio de 2022. Fotógrafo: Christopher Pike/Bloombergdfd

Un estudio de Isla también documentó una relación entre la incidencia de la enfermedad renal crónica en otras partes del mundo, incluso entre los trabajadores de plantaciones de caña de azúcar en América Central, probablemente relacionada con el trabajo pesado a altas temperaturas.

Los profesionales de la medicina advierten de que, a medida que el cambio climático provoque olas de calor más largas y frecuentes, aumentará el número de personas que padecen enfermedades renales, lo que afectará a una franja más amplia del planeta, por lo que es vital reexaminar la legislación laboral y las prácticas ocupacionales.

“Creemos que las empresas deben evaluar -tanto en sus propias operaciones como en sus cadenas de suministro- si las leyes y normativas locales protegen suficientemente contra el estrés térmico e implantar políticas de buenas prácticas cuando se consideren insuficientes o no existan todavía”, señaló HSBC en un informe de junio.

PUBLICIDAD

El estrés por calor puede generar una serie de factores de riesgo que impiden el correcto funcionamiento de los riñones, desde la deshidratación hasta el colapso total del sistema metabólico, según la Fundación Nacional del Riñón de Estados Unidos.

Hay pocos estudios estadísticos sobre el tema. En una encuesta realizada el año pasado a 38 médicos nepalíes especializados en riñón, el 92% de ellos afirmó que era improbable que la enfermedad renal entre los trabajadores migrantes que regresaban del Golfo estuviera causada por problemas de salud subyacentes. Los autores sugirieron que las condiciones de trabajo en el calor extremo probablemente contribuyeron a la enfermedad.

El Mundial ha puesto en marcha al menos algunos cambios. La FIFA afirma que el escrutinio de los preparativos de Catar ha dado lugar a reformas laborales, entre las que se incluyen inspecciones más estrictas de las obras de construcción destinadas a garantizar la seguridad de los trabajadores. Catar también tiene proyectos para abordar otros posibles riesgos, como la nutrición o la salud mental, dijo la FIFA.

-Con la colaboración de Jason Gale.

PUBLICIDAD