Bloomberg Green

La microrred solar que salvó a un pueblo de Puerto Rico a merced de los apagones

En la comunidad de Castañer, una cooperativa de electricidad está trabajando para hacer que el suministro de energía sea más resistente y al mismo tiempo reducir los altos costos de energía de los pobladores

Vista aérea de la microrred en Castaer, Puerto Rico el lunes 14 de noviembre de 2022.
Por Jim Wyss
13 de diciembre, 2022 | 05:00 AM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — Miriam Sierra, la propietaria de una panadería en el centro de Puerto Rico, nunca imaginó que también se convertiría en una de las mayores proveedoras de electricidad de su ciudad.

Recientemente, los 51 paneles solares en su techo, en el pequeño pueblo de Castañer, estaban alimentando un banco de baterías industriales dentro de un salón de belleza al otro lado de la calle. Desde allí, la electricidad fluía hacia el Servicio Postal de los Estados Unidos, a heladería, una residencia privada y un cargador de vehículos eléctricos.

Una microrred es una red de empresas, hogares o ambos, normalmente en un área geográfica estrecha, que genera energía localmente y puede funcionar independientemente de la red más grande.

PUBLICIDAD

En el caso de Castañer, la red funciona con 121 paneles solares repartidos en tres azoteas, además de las baterías. Cuando se va la luz en Castañer, que puede ocurrir tres o cuatro veces por semana, las propiedades conectadas a la microrred se convierten en un salvavidas para el pueblo de 6.000 habitantes.

Durante un apagón reciente, un hombre colocó un cable de extensión desde su restaurante que funciona con energía solar hasta la máquina de oxígeno de su vecino. El dueño de la heladería tiene una regleta de enchufes en su porche para que los lugareños puedan cargar sus teléfonos.

La panadería de Castañer está equipada con paneles solares en el tejado conectados a la microrred.dfd

Antes de que la microrred entrara en servicio en mayo, las interrupciones constantes y las fluctuaciones de voltaje obligaron a Sierra a reparar o reemplazar sus enfriadores industriales dos o tres veces al año, dijo. Ha tirado más masa de pan y comida podrida de lo que puede recordar.

PUBLICIDAD

“¿Crees en un Dios misericordioso?”, preguntó Sierra, de 53 años. “Esa es la única explicación que tengo de cómo nos hemos mantenido en el negocio todos estos años”.

Puerto Rico, un territorio estadounidense de 3,2 millones de habitantes, tiene la electricidad más cara y menos confiable del país. El huracán María en 2017 diezmó su ya frágil red eléctrica, dejando partes de la isla a oscuras durante casi un año. Castañer estuvo sin electricidad durante ocho meses. Luma Energy, un consorcio estadounidense-canadiense, se hizo cargo el año pasado de la gestión de la red de la compañía eléctrica pública en bancarrota, pero los cortes frecuentes siguen siendo una realidad.

Miriam Sierra, de 53 años.dfd

Hay un puñado de proyectos comunitarios de microrredes en la isla, incluidos Casa Pueblo en las cercanías de Adjuntas y Toro Negro en Ciales. Pero la microrred Castañer es la única que se ha confirmado que está ligada al servicio público, según Luma Energy.

Un experimento en la producción de energía resiliente, renovable y rentable es probable que se convierta en un modelo para otros: el gobierno federal ha destinado US$1.3 mil millones en fondos de recuperación de desastres de subvenciones en bloque para el desarrollo comunitario para desarrollar más microrredes en todo Puerto Rico, incluso para el hospital de San Juan. y distrito médico y para las islas remotas de Culebra y Vieques.

La Cooperativa Hidroeléctrica de la Montaña construye la microrred. Proporciona gratuitamente los paneles solares y las baterías, y los usuarios como Sierra pagan una tarifa fija por el servicio. “Lo que machaca a estas empresas que funcionan con márgenes del 5 o el 10% son los costes de la energía y los recargos por combustible”, explicó CP Smith, director ejecutivo de la cooperativa. “Al ofrecer una tarifa plana, eliminamos esos riesgos”.

Sierra solía pagar más de US$1.000 al mes por la electricidad; ahora le toca una cuota fija de US$771. Los pagos de Sierra y los demás beneficiarios del proyecto cubrirán el costo del equipo, operación y administración del sistema por 20 años, reemplazo de baterías en una década y seguro.

PUBLICIDAD

Los problemas de energía de Puerto Rico han convertido a la isla en una placa de Petri para las estrategias de supervivencia. A medida que los costos de la electricidad han incrementado y continúan las fallas en la red, el uso de paneles solares, baterías de respaldo y generadores se ha disparado. Pero este cambio amenaza con dejar atrás a comunidades pobres como Castañer, que carecen de recursos para generar su propia energía, afirma Smith. (La Casa Blanca ha pedido recientemente al Congreso que destine US$3.000 millones a subvenciones para que los hogares de bajos ingresos de Puerto Rico instalen sistemas solares y de baterías).

La organización aprovechó una nueva ley para convertirse en la primera cooperativa de energía de la isla, lo que le dio acceso a fondos y financiamiento para los que sus miembros individuales podrían no calificar.

“La cooperativa de energía crea una contraparte legal que elude toda la solvencia de estos negocios”, dijo Smith, abriendo una ruta “para proporcionar proyectos que requieren mucho capital, con muchas partes interesadas, con un valor duradero y llevarlos a comunidades de bajos ingresos”.

PUBLICIDAD
Un cargador EV está conectado a la microrred.dfd

En EE.UU., la mayoría de los servicios públicos están interconectados, de modo que, si falla una central eléctrica en Georgia, se puede bombear energía desde Carolina del Sur. Pero Puerto Rico, situado a más de 1.000 millas de Key West, tiene que arreglárselas solo.

En abril, un incendio en una subestación dejó sin electricidad a toda la isla. En septiembre, el huracán Fiona azotó el extremo suroccidental del territorio y la red volvió a quedarse a oscuras.

PUBLICIDAD

Las microrredes no sólo añaden un nivel de seguridad al sistema, sino que son una forma eficaz de atraer más energía renovable, algo fundamental si Puerto Rico quiere alcanzar su objetivo de utilizar el 100% de energía verde en 2050, según Shay Bahramirad, vicepresidente Senior de Ingeniería, Gestión de Activos y Programas de Capital de Luma Energy.

“Se trata de facilitar las energías renovables y crear resiliencia”, dijo. “Así que estamos bastante entusiasmados con el crecimiento de las microrredes de terceros en Puerto Rico”.

Paneles solares en los techos de los negocios que forman parte de la microrred en Castañer.dfd

La iniciativa de Castañer sigue teniendo problemas. Cuando Fiona provocó el apagón en toda la isla, la cooperativa no se dio cuenta de que un forastero había enchufado su Tesla a la estación de carga gratuita para vehículos eléctricos, agotando las baterías del pueblo. La falta de luz solar durante unos días después de la tormenta hizo que el sistema se quedara a oscuras.

PUBLICIDAD

Aun así, la cooperativa acaba de inaugurar una segunda microrred en Castañer y tiene otras dos en proyecto. También tiene ambiciones mayores.

A pocos kilómetros de Castañer se encuentra la represa hidroeléctrica de Dos Bocas. Construida en 1942, la central de 15 megavatios está muy deteriorada y no produce a pleno rendimiento. En 2019, la cooperativa participó en un concurso público para reparar y gestionar Dos Bocas y la desaparecida central hidroeléctrica de Caonillas, de 21,6 megavatios, que no funciona a pleno rendimiento al menos desde 1997.

La cooperativa que administra la microrred de Castañer aspira a hacerse cargo de la gestión de la represa hidroeléctrica Dos Bocas.dfd

Sin embargo, desde aquella ronda de licitaciones de hace tres años, los movimientos se han estancado. La Autoridad para las Alianzas Público-Privadas de Puerto Rico, que gestiona el proceso, dijo que las negociaciones están en curso y que no podía proporcionar información adicional hasta que estuvieran finalizadas.

PUBLICIDAD

Maribel Hernández, organizadora comunitaria de la cooperativa, dijo que las represas podrían cambiar las reglas del juego para la organización, permitiéndole suministrar energía a 96.000 personas en cuatro municipios.

“Imagínense poder llevar energía limpia y renovable a tanta gente”, dijo. “Sería un motor completamente nuevo de desarrollo económico en estas zonas, que siempre han estado desatendidas”.

De vuelta a la panadería Castañer, Sierra dijo que incluso las soluciones a pequeña escala han sido transformadoras. Ahora, apenas se da cuenta cuando se va la luz y las baterías se ponen en marcha en la microrred.

“Lo que estamos haciendo aquí me enorgullece”, afirmó. “Mucha gente piensa que este es un pueblo pequeño y un lugar aburrido, pero yo no lo cambiaría por nada”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD