Actualidad

La atribulada empresa eléctrica de Puerto Rico se acerca a un momento decisivo

La AEE está intentando reducir unos US$9.000 millones de deuda al mismo tiempo que necesita rehabilitar una red eléctrica frágil y anticuada que deja a los residentes a oscuras incluso cuando hace buen tiempo

Un conductor mueve los conos de seguridad que bloquean una salida en la planta de Palo Seco de la Autoridad de Energía Eléctrica (PREPA) en Palo Seco, Toa Baja, Puerto Rico.
Por Michelle Kaske y Jim Wyss
29 de noviembre, 2022 | 01:19 PM

Bloomberg — La empresa pública de electricidad de Puerto Rico, que se encuentra en bancarrota y que suministra energía a la mayor parte de la isla, se enfrenta a un plazo que vence el 1 de diciembre para presentar una propuesta de reducción de la deuda ante el tribunal, un plazo que podría ser un punto de inflexión en su proceso de reestructuración de cinco años.

Mientras que el Estado Libre Asociado puso fin a su quiebra récord en marzo, la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico, o AEE, todavía está pasando por una mediación ordenada por el tribunal con los tenedores de bonos y las compañías de seguros para llegar a un nuevo acuerdo de reestructuración después de que el gobernador Pedro Pierluisi a principios de este año rompiera un acuerdo anterior.

La AEE está intentando reducir unos US$9.000 millones de deuda al mismo tiempo que necesita rehabilitar una red eléctrica frágil y anticuada que deja a los residentes a oscuras incluso cuando hace buen tiempo. Luma Energy, un consorcio estadounidense-canadiense, ha estado operando la red desde junio de 2021 bajo un acuerdo temporal que expira el 30 de noviembre.

PUBLICIDAD

La AEE ha estado en bancarrota desde 2017 y la jueza del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, Laura Taylor Swain, busca terminar el proceso para junio. Durante una audiencia en el tribunal el 2 de noviembre, Swain señaló que podría inclinarse a desestimar el caso. Swain advirtió que si la junta de supervisión financiera de Puerto Rico (que está gestionando la quiebra de la AEE) no presentaba una propuesta de deuda confirmable para el 1 de diciembre, “todas las formas posibles de reaccionar a eso estarán sobre la mesa.”

Martin Bienenstock, abogado de la junta, dijo durante la audiencia del 2 de noviembre que será posible que la junta presente dicha propuesta antes de la fecha límite. La jueza Shelley C. Chapman, exjueza de quiebras del distrito sur de Nueva York y principal mediadora en las conversaciones, no estuvo de acuerdo y dijo que le preocupaba el cumplimiento del plazo.

Una posición difícil

La desestimación del caso pondría fin a la protección de la quiebra de la AEE, y los acreedores a los que se les deben miles de millones de dólares probablemente presentarían una demanda contra la empresa. El tribunal podría instalar un receptor que podría aumentar las tarifas para hacer los pagos de la deuda.

PUBLICIDAD

“Están en una posición difícil en este momento”, dijo Sergio Marxuach, director de políticas del Centro para una Nueva Economía, un grupo de expertos con sede en Puerto Rico, sobre el plazo de la junta de supervisión del 1 de diciembre. “La jueza no lo ha dicho así, pero creo que su paciencia se está agotando”.

La reestructuración de la AEE implica un recorte de sus obligaciones lo suficientemente profundo como para que los residentes de la isla (el 44% de los cuales viven en la pobreza y sufren apagones crónicos) puedan pagar la deuda a través de sus facturas de servicios públicos y, al mismo tiempo, compensar a los acreedores, algunos de los cuales no han cobrado en ocho años.

“Es un acuerdo muy difícil de cerrar porque implica el equilibrio entre los tenedores de bonos y, en última instancia, los pagadores de la tarifa, que son las personas que acabarán pagando todo”, dijo Carlos Vázquez, director financiero de Popular Inc, que incluye el mayor banco de la isla, sobre el acuerdo de quiebra. “Esta es la pieza más grande que queda de la reestructuración del gobierno y se espera que completarla acelere la implementación, el rediseño y la reconstrucción del sistema eléctrico”.

Lograr un nuevo acuerdo de deuda es difícil porque las partes también comenzarán a litigar sobre la cantidad de ingresos que los tenedores de bonos de la AEE tienen derecho a reclamar. En ausencia de un nuevo acuerdo de deuda, la junta de supervisión debe presentar una propuesta antes del 1 de diciembre con diferentes escenarios de reestructuración que reflejen los distintos resultados potenciales del litigio.

Electricidad fiable

La economía de Puerto Rico lleva años de capa caída, con su base manufacturera estancada y la población en declive. Y no hay consenso sobre de dónde vendrá el crecimiento futuro, dijo Vázquez.

Pero está claro que la fiabilidad de la electricidad desempeñará un papel importante en lo que venga, ya que unos US$12.000 millones de fondos federales destinados a reconstruir el sector eléctrico sólo apuntalarán la economía a corto plazo.

PUBLICIDAD

El Fondo Monetario Internacional prevé que la economía de Puerto Rico crecerá un 4,8% este año (en gran parte gracias a los fondos federales) y luego se mantendrá casi plana en 2023 antes de reanudar su trayectoria descendente en 2024.

“Tenemos que arreglar el problema del coste de la electricidad aquí en la isla”, dijo Marxuach. “De lo contrario, va a ser muy difícil conseguir cualquier crecimiento de la economía, más allá de lo que obtendremos de las transferencias federales, que en algún momento se van a acabar”.

Luma tenía previsto comenzar el jueves un contrato de 15 años y US$1,500 millones bajo la presunción de que la AEE saldría de la quiebra. Pero con el proceso en marcha, el gobernador Pierluisi ha planteado la idea de firmar otro acuerdo temporal. Para complicar las cosas, algunos legisladores argumentan que la prolongación de la quiebra abre la puerta a la cancelación del contrato de Luma por completo. Muchos en la isla están frustrados con el operador privado, ya que los apagones continúan más de un año después de que la empresa se hiciera cargo de la red.

PUBLICIDAD

A pesar de la presión legislativa y las frecuentes protestas contra Luma, Pierluisi ha defendido el contrato como la mejor manera de acelerar la recuperación de la isla.

“Es una locura impulsar la agenda para cancelar el contrato de Luma”, dijo Pierluisi a los medios locales el 15 de noviembre. Luma ya está trabajando en docenas de proyectos financiados por el gobierno federal y el despido de la empresa retrasaría aún más esas iniciativas, dijo.

PUBLICIDAD

“La manera de evitar los apagones es reconstruir la red y mejorar nuestros generadores de energía”, dijo Pierluisi. “Y Luma está desempeñando un papel clave en eso”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD