Actualidad

Los problemas de Elon Musk en Twitter se multiplican

La persecución y compra de Twitter Inc. por parte de Musk ha lastrado las acciones de Tesla y minado su patrimonio

Elon Musk, fundador de SpaceX y CEO de Tesla Inc, habla durante un debate en la Conferencia Satellite 2020 en Washington, D.C., EE.UU., el lunes 9 de marzo de 2020.
Por Kurt Wagner, Leah Nylen, Katie Roof y Richard Clough
21 de diciembre, 2022 | 02:54 AM

Bloomberg — Los dolores de cabeza de Elon Musk relacionados con Twitter (TWTR) se multiplicaron el martes, con la Comisión Federal de Comercio de EE.UU. ampliando una investigación sobre el manejo de la compañía de los datos de los usuarios y la policía en el sur de California en busca de información sobre un presunto asalto vehículo que podría implicar a un miembro de su equipo de seguridad.

Además de estos acontecimientos legales, el multimillonario ejecutivo también está inmerso en una búsqueda potencialmente prolongada de un nuevo consejero delegado para la red social, un puesto que, según ha dicho, nadie quiere realmente. Musk también tuvo tiempo para discutir públicamente con un inversor de Tesla Inc, la empresa de coches eléctricos que dirige, que le ha reprochado su implicación en Twitter.

La persecución y compra de Twitter Inc. por parte de Musk ha lastrado las acciones de Tesla y minado su patrimonio, desbancándole de su puesto como la persona más rica del mundo. Tras realizar una encuesta en Twitter en la que preguntaba a los usuarios si debía abandonar la dirección de la empresa -una consulta que obtuvo un rotundo sí-, está buscando activamente un posible sustituto, según dijo una persona con conocimiento del asunto.

PUBLICIDAD

Sea cual sea el resultado de esa búsqueda, Musk tendrá que hacer frente a una escalada de preocupaciones por parte de la FTC. La agencia federal está profundizando una investigación sobre las prácticas de privacidad y seguridad de datos de Twitter a raíz de la adquisición de Musk, dijeron a Bloomberg personas con conocimiento del asunto.

Los abogados de la FTC interrogaron a dos exaltos ejecutivos en el último mes sobre si Twitter ha sido capaz de cumplir con la orden de consentimiento de la agencia de 2011 desde que Musk se hizo cargo, dijeron tres personas familiarizadas con el asunto, que pidieron no ser nombradas discutiendo una investigación confidencial. La adquisición de la empresa por parte de Musk el 27 de octubre provocó el éxodo de muchos de los ejecutivos jurídicos, de privacidad y de cumplimiento de la compañía de medios sociales, lo que dio lugar a una investigación más amplia.

Los dos exejecutivos interrogados por la FTC fueron Damien Kieran, exdirector de privacidad de Twitter, y Lea Kissner, la responsable de ciberseguridad de más alto rango, dijeron las personas. Kieran y Kissner dejaron Twitter el 10 de noviembre, junto con el jefe de cumplimiento normativo.

PUBLICIDAD

La FTC ya había abierto una nueva investigación sobre Twitter después de que el exdirector de ciberseguridad de la empresa, Peiter Zatko, presentara una denuncia, dijeron las personas. Zatko testificó en el Congreso en septiembre, alegando que la plataforma era una “bomba de relojería de vulnerabilidades de seguridad”.

Twitter de Musk también se separó de Wilson Sonsini Goodrich & Rosati, el bufete de abogados que anteriormente representó a la compañía ante la FTC y negoció tanto el decreto de consentimiento de 2011 como los términos de un acuerdo relacionado de mayo sobre un incumplimiento de ese acuerdo.

Wilson Sonsini declinó hacer comentarios.

Alrededor de 5.000 de los 7.500 empleados de Twitter han abandonado la empresa desde que Musk asumió el control, incluidos el consejero general y el director de privacidad.

Cuando Bloomberg se puso en contacto con Musk acerca de la ampliación de la investigación de la FTC, él respondió diciendo: “¿Por qué Bloomberg News ha estado dormido en el interruptor con respecto a la censura gubernamental de los medios sociales?”

Supuesta agresión

Mientras tanto, la policía de la ciudad de South Pasadena está tratando de interrogar al equipo de seguridad del multimillonario sobre un incidente que Musk ha dicho que representa una amenaza para la seguridad de su familia - y que utilizó para justificar una serie de medidas punitivas contra los usuarios de Twitter.

PUBLICIDAD

El incidente ocurrió la noche del 13 de diciembre, cuando las autoridades de South Pasadena, en el condado de Los Ángeles, respondieron a una denuncia de agresión con arma mortal en la que estaba implicado un vehículo. La presunta víctima dijo a los agentes que otro conductor se enfrentó a él, acusándole de seguir su coche por la autopista, según un comunicado emitido el martes por el Departamento de Policía de South Pasadena.

Cuando el otro conductor se marchaba, golpeó a la presunta víctima con su vehículo, según el comunicado, que dice que el incidente fue grabado en vídeo por ambas partes. La persona que dijo haber sido golpeada, descrita sólo como un varón de 29 años de Connecticut, no identificó al sospechoso ni indicó si el altercado “fue algo más que una coincidencia”.

La policía supo dos días después que se creía que el sospechoso era un miembro del equipo de seguridad de Musk. Musk no estaba presente durante el incidente, dijeron las autoridades. Los detectives están intentando contactar con Musk y su equipo de seguridad para tomarles declaración.

Musk tuiteó la semana pasada sobre un incidente ocurrido alrededor de la misma hora, diciendo que un “acosador loco” bloqueó un coche suyo y se subió al capó. Musk vinculó la situación a una cuenta de Twitter que rastrea la ubicación de su jet privado, diciendo en el mismo post que iba a emprender acciones legales contra su operador. La cuenta fue suspendida, aunque no hay relación aparente entre ella y el incidente de South Pasadena. También prohibió temporalmente la entrada en Twitter a los periodistas que publicaron sobre el rastreador de aviones.

PUBLICIDAD