Asia

Oleada de coronavirus azota a Shanghái con hospitales abarrotados y calles vacías

Para los habitantes el brote es un doloroso recordatorio de la inutilidad de los dos meses de bloqueo, en los que hubo escasez de alimentos en una de las ciudades más ricas de China

Un peatón en el distrito financiero de Lujiazui en Shanghái, China, el martes 20 de diciembre de 2022.  Fotógrafo: Qilai Shen/Bloomberg
Por Bloomberg News
21 de diciembre, 2022 | 07:46 PM

Bloomberg — Meses después de que Shanghái sufriera un brutal bloqueo para detener la propagación del Covid, el virus está empezando a abrirse paso prácticamente sin control entre los 25 millones de habitantes de la megaciudad.

Los hospitales no dan abasto con el número de pacientes infectados, las farmacias rechazan a los clientes con las manos vacías, las empresas cierran porque el personal está enfermo, la mayoría de las escuelas han cerrado y el uso del transporte público está cayendo en picado.

En el Hospital Tongren, uno de los mayores hospitales públicos de Shanghái, los médicos de la unidad de cuidados intensivos utilizaban los pasillos para atender al exceso de enfermos graves el miércoles. Fuera de una de las llamadas clínicas de la fiebre, varias docenas de personas visiblemente enfermas tuvieron que esperar en el frío. Varias farmacias cercanas al hospital ya no permitían la entrada a la gente, diciendo que se habían quedado sin medicamentos para el resfriado y la fiebre.

PUBLICIDAD

Los empleados sanitarios describieron una situación cada vez más grave, con demasiados pacientes y personal enfermo. Los casos también han aumentado después de que la ciudad dejara de exigir a las personas que presentaran resultados negativos en la prueba PCR antes de entrar en un hospital.

Daniel, un trabajador médico de un hospital público, dijo que la ciudad no estaba bien preparada para un escenario tan grave. Un médico de un hospital privado de Shanghai, que una semana antes declaró a Bloomberg News que todo estaba en calma, afirmó que el panorama ha empeorado. “Shanghai empieza a parecerse mucho a Pekín en cuanto a infecciones”, afirmó.

La capital china sufrió el golpe inicial cuando China pasó bruscamente de su estricta política de Covid Cero a permitir la entrada del virus sin control. El giro de 180 grados, de bloquear un único caso a restar importancia a la amenaza del Covid, desató una oleada de infecciones que se está extendiendo rápidamente por todo el vasto país, con departamentos gubernamentales y fábricas afectados por los brotes. China parece estar intentando ocultar la magnitud del ataque, censurando las redes sociales y redefiniendo los datos de Covid.

PUBLICIDAD

Una especialista en cáncer de un hospital público de Shanghái declaró que le habían dicho que todos los médicos tendrían que trabajar en urgencias porque estaba saturado de pacientes con fiebre y muchos colegas estaban de baja. Aunque el número de trabajadores ausentes en su propia clínica hacía que no pudiera permitirse el traslado, el hospital amenazó a los médicos con castigarles quitándoles las primas si no accedían, explicó. La especialista está evitando comer, beber e ir al baño en el trabajo para limitar sus posibilidades de contraer el Covid.

Para los habitantes de la ciudad, el empeoramiento del brote es un doloroso recordatorio de la miseria -e inutilidad- de los dos meses de bloqueo, en los que hubo escasez de alimentos en una de las ciudades más ricas de China.

“Ahora estamos repitiendo lo que sufrimos durante el bloqueo de la ciudad: falta de capacidad de suministro, ausencia de medicamentos, hospitales superocupados, niños enviados a casa”, declaró Peter Hu, ingeniero de una empresa automovilística y padre de un niño de 2 años. “Pensando en todo esto, estoy muy enfadado porque nuestro tiempo durante el cierre ha sido totalmente desperdiciado”.

La economía de Shanghai se contrajo casi un 14% en el segundo trimestre, ya que el bloqueo del centro financiero y comercial cerró fábricas, frenó el gasto de los consumidores e interrumpió las operaciones del mayor puerto del mundo. El bloqueo se levantó a principios de junio.

Esta vez, muchos residentes han optado por quedarse en casa, ya sea porque están infectados por el Covid o porque intentan evitarlo. El operador del metro recortó los servicios debido al descenso del número de pasajeros y a que el personal enfermó.

En la última semana, el uso del metro de Shanghái se redujo en un 51% en comparación con el mismo período de 2019, según el análisis de Bloomberg de los datos de tránsito. Eso se compara con hace un mes, cuando el número de pasajeros del metro fue un 18% inferior al mismo período tres años antes.

PUBLICIDAD

Los negocios están cerrando. En el centro comercial Art Park, no lejos del hospital Tongren, el popular bistró Baker & Spice comunicó a los clientes que ya no servía comida porque todos los cocineros tenían Covid.

Hu, ingeniero de una empresa automovilística, lleva una semana viviendo en un hotel cercano a su oficina para evitar posibles contagios a su familia. Hasta ahora, Hu ha dado negativo, pero está perdiendo la paciencia.

“Últimamente sigo preguntando a los amigos que se infectan si sus síntomas son leves”, dijo. “Estoy pensando en infectarme activamente por un amigo con síntomas leves y esta terrible vida puede acabar”.

--Con la colaboración de Jinshan Hong y Zibang Xiao.

PUBLICIDAD