Cripto

EE.UU. investiga cómo desaparecieron US$372 millones hackeados tras quiebra de FTX

El Departamento de Justicia sigue la pista del hacker en una investigación penal sobre los activos robados, que es independiente del caso de fraude contra Sam Bankman-Fried

El logotipo de FTX Cryptocurrency Derivatives Exchange en la pantalla de una computadora portátil en Riga, Letonia, el 24 de noviembre de 2022.
Por Ava Benny-Morrison
27 de diciembre, 2022 | 07:46 PM

Bloomberg — Los fiscales federales están investigando un presunto delito cibernético que drenó más de 370 millones de dólares de FTX solo horas después de que el intercambio de criptomonedas se declarara en bancarrota el mes pasado.

El Departamento de Justicia ha puesto en marcha una investigación penal sobre los activos robados que es independiente del caso de fraude contra el cofundador de FTX Sam Bankman-Fried, según una persona familiarizada con el caso que pidió no ser identificada, ya que las investigaciones aún están en curso. Las autoridades estadounidenses han logrado congelar parte de los fondos robados, confirmó la persona. Sin embargo, los activos congelados sólo representan una fracción de todo el botín.

No está claro si la infiltración fue un trabajo desde dentro, como sugirió Bankman-Fried en las entrevistas previas a su detención, o si fue obra de un hacker oportunista deseoso de explotar las vulnerabilidades de una empresa en crisis. La conducta podría equivaler a un cargo en relación con el fraude informático, que conlleva una pena máxima de 10 años de prisión.

PUBLICIDAD

La cantidad robada es considerablemente inferior a los miles de millones de dólares que Bankman-Fried está acusado de malversar mientras estuvo al frente de FTX. Las autoridades afirman que el fundador, de 30 años, actualmente en libertad bajo fianza y residente en California, recaudó fraudulentamente US$1.800 millones de los inversores y utilizó los fondos de FTX para realizar apuestas de alto riesgo en el fondo de alto riesgo Alameda Research y para cubrir gastos personales.

Portavoces del Departamento de Justicia y de la fiscalía de Manhattan declinaron hacer comentarios.

El nuevo CEO de FTX, John J Ray III, reveló el 12 de noviembre que se había producido un “acceso no autorizado” a los activos de FTX un día antes, el mismo día en que el patrimonio se había declarado en quiebra.

PUBLICIDAD

La investigación está siendo dirigida por el Equipo Nacional de Cumplimiento de Cryptocurrency del DOJ, una red de fiscales centrados en investigaciones de activos digitales, dijo una persona familiarizada con el caso. El equipo está trabajando con los fiscales federales de Manhattan a cargo de la investigación criminal de barrido que condujo a la detención de Bankman-Fried este mes.

La cantidad desviada de FTX por el desconocido ascendía a unos US$372 millones, según las declaraciones de quiebra. Las autoridades consiguieron congelar los fondos en determinadas plataformas porque esos puntos de venta cooperaron con las fuerzas del orden, confirmó la persona. No siempre es así, especialmente en el caso de las bolsas extraterritoriales.

En un análisis de la trayectoria de los fondos robados el mes pasado, la firma de análisis de blockchain Elliptic declaró que los tokens drenados de las carteras de FTX se cambiaron por ETH, otra criptodivisa, a través de intercambios descentralizados. Se trata de “una táctica habitual en los grandes hackeos”, afirmó entonces la empresa.

El 20 de noviembre, Chainalysis, otra empresa, tuiteó que los fondos robados estaban “en movimiento” y habían sido transferidos de ETH a bitcoin. El grupo advirtió a las bolsas de que estuvieran atentas por si el hacker intentaba cobrar. Algunos de los fondos también se habían depositado en un mezclador, que mezcla diferentes tipos de criptomonedas para ocultar su origen, según ZachXBT, un usuario de Twitter que rastrea los hackeos de criptomonedas.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD