Mercados

Credit Suisse paga tasas elevadas en venta de US$ 3.750 millones en bonos

Se trata de al menos la segunda vez en los últimos meses que el banco suizo, inmerso en una enorme reestructuración, paga caro para seguir captando recursos

Credit Suisse
Por Olivia Raimonde y Brian Smith
05 de enero, 2023 | 05:55 AM

Bloomberg — Credit Suisse Group AG pagó caro para recaudar US$ 3.750 millones de bonos y mantener sus planes de financiación en medio de la su mayor crisis financiera en años. El debilitado prestamista suizo vendió bonos a dos y cinco años que rendirán 370 puntos básicos por encima de los bonos del Tesoro, según una fuente con conocimiento del asunto. Se trata de una prima de riesgo muy superior a la media de los títulos con grado de inversión.

Credit Suisse está inmerso en una enorme reestructuración que le llevará a recortar miles de puestos de trabajo y a reorganizar su banco de inversión para poner fin a una serie de enormes pérdidas y escándalos. La subida de las tasas de interés de su deuda será otro obstáculo para un banco que se prepara para registrar su quinta pérdida trimestral consecutiva. Los ingresos netos por intereses de la entidad suiza cayeron un 14% en los nueve primeros meses de 2022, un periodo en el que muchos bancos fueron beneficiarios netos de un entorno de tipos al alza.

Se trata de al menos la segunda vez en los últimos meses que el banco paga caro para seguir captando recursos. En noviembre tuvo que pagar más del 9% cuando vendió US$ 2.000 millones en bonos de alta calidad. Esos bonos se cotizan ahora a 104,7 céntimos por dólar, por encima de la par cuando se emitieron, según los datos de negociación de bonos Trace. “Su solvencia crediticia ha sufrido un duro golpe en los últimos años debido a varios fallos en la gestión del riesgo”, afirmó Jeroen Julius, estratega de Bloomberg Intelligence. La liquidez del prestamista se vio afectada por las recientes turbulencias, según escribió Julius en diciembre.

PUBLICIDAD

La calificación a largo plazo del banco fue rebajada por S&P Global Ratings en noviembre hasta situarse justo por encima de la categoría de “basura”, lo que subraya los retos después de que presentara los planes de reestructuración radical, que incluían una pérdida de 4.030 millones de francos en el tercer trimestre y la advertencia de una nueva pérdida para los tres últimos meses del año.S&P recortó la calificación a largo plazo del banco suizo a BBB- desde BBB, con perspectiva estable. Eso es justo por encima del “grado especulativo” BB.

La firma de calificación estadounidense, haciéndose eco de varios analistas tras el anuncio de la reestructuración, dijo que ve “riesgos materiales de ejecución en medio de un entorno económico y de mercado deteriorado y volátil”. También señaló que algunos detalles en torno a las ventas de activos previstas por el prestamista siguen siendo “poco claros”. El cupón de la emisión de bonos más reciente es comparable al de rivales como el prestamista holandés Rabobank. Emitió deuda a dos años, pero con un diferencial de 65 puntos básicos sobre los bonos del Tesoro.

Para apuntalar aún más sus finanzas, Credit Suisse recaudó recientemente unos 4.000 millones de francos mediante una emisión de derechos y la venta de acciones a inversores clave, entre ellos el Banco Nacional Saudí. Su Presidente, Axel Lehmann, ha declarado que la ampliación de capital hará que el banco sea “sólido como una roca”, lo que le ayudará a llevar a cabo la reforma, que supondrá la escisión de una boutique de banca de inversión, la reducción de las operaciones de negociación y el recorte de hasta 9.000 puestos de trabajo.

PUBLICIDAD

La venta de bonos sigue a un aumento de las emisiones el martes, cuando 19 prestatarios vendieron alrededor de US$ 34.000 millones en más de 40 tramos en el primer día hábil de 2023. Al menos 13 empresas de alta calificación emitieron deuda en el mercado de bonos con grado de inversión el miércoles, añadiendo otros US$ 19.500 millones al recuento de la semana.

Muchas empresas de primer orden buscan asegurar sus costes de financiación antes de que una recesión económica eleve las primas de riesgo. Credit Suisse fue el único bookrunner de la venta.

PUBLICIDAD