Mercados

Mercados chinos comienzan 2023 con fuerza, mientras se acelera el cambio de política

Entre los valores más alcistas figuran los promotores inmobiliarios y las empresas tecnológicas

Peatones en el distrito financiero Lujiazui de Pudong, en Shanghái (China), el martes 3 de enero de 2023. Fotógrafo: Qilai Shen/Bloomberg
Por Jeanny Yu y John Cheng
04 de enero, 2023 | 08:28 PM

Bloomberg — Las acciones chinas empiezan con fuerza 2023, dejando atrás un año sombrío a medida que los temores a políticas aislacionistas dan paso a señales de una potencia económica que se vuelve más amistosa tanto con el mundo exterior como con sus propios empresarios.

El índice MSCI China ha subido un 5,8% desde que se reanudaron las operaciones el martes, lo que supone el mejor comienzo de año desde 2009, tras perder casi un 24% en 2022. Entre los valores más alcistas figuran los promotores inmobiliarios y las empresas tecnológicas. El índice Nasdaq Golden Dragon China subió un 13% en el mismo periodo, lo que supone el mejor comienzo registrado.

El segundo mercado bursátil más grande del mundo vuelve a ser el preferido de los inversores, ya que el optimismo sobre los posibles beneficios del abrupto fin de las restricciones de Pekín sobrepasa las preocupaciones sobre el dolor a corto plazo que inflige. A ello se suman una serie de avances políticos que señalan el regreso del pragmatismo económico, como los planes de nuevas ayudas al sector inmobiliario, las conversaciones para poner fin a la prohibición de importar carbón australiano y los avances hacia la conclusión de las medidas enérgicas contra el gigante de la tecnología financiera Jack Ma.

PUBLICIDAD

La euforia se ha extendido más allá de la renta variable. El yuan se apreció un 0,5% frente al dólar, mientras que los bonos en dólares de algunos de los promotores inmobiliarios chinos en dificultades registraron fuertes ganancias.

El índice MSCI China se ha revalorizado más de un 40% desde finales de octubredfd

“Estas medidas eliminan directamente algunos de los pilares de los riesgos para China: los vientos en contra inmobiliarios, geopolíticos y regulatorios”, dijo Marvin Chen, analista de Bloomberg Intelligence, refiriéndose a la serie de políticas “activas”.

La preocupación por un nuevo empeoramiento de la crisis de la deuda inmobiliaria en China disminuyó el miércoles, después de que Bloomberg News informara de que las autoridades están sopesando nuevas medidas para aliviar la escasez de liquidez que afecta a algunos promotores de importancia sistémica. La reanudación de las autorizaciones para que los fondos de capital riesgo capten fondos para la construcción de viviendas residenciales también animó el ánimo.

PUBLICIDAD

El índice Bloomberg de promotores inmobiliarios chinos subió un 5,3% el miércoles, su mayor subida en más de tres semanas.

En el sector tecnológico, las acciones estadounidenses de Alibaba Group Holding Ltd. subieron un 13%, la mayor subida en un día desde junio, después de que los reguladores aprobaran un plan de Ant Group Co. del multimillonario Jack Ma para recaudar 10.500 millones de yuanes (1.500 millones de dólares) para su unidad de consumo. La medida resolvió un obstáculo clave para Ant, cuyo destino ha sido emblemático de una represión de dos años en el sector tecnológico, ya que trata de cumplir los requisitos para obtener una licencia para operar como holding financiero.

Otros gestos conciliadores de Pekín -desde conversaciones sobre planes para reanudar algunas importaciones de carbón australiano tras una prohibición de más de dos años hasta los raros elogios efusivos a los estadounidenses por parte del nuevo ministro de Asuntos Exteriores chino- supusieron un alivio para los inversores, recelosos tras años de tensiones geopolíticas.

Los inversores extranjeros compraron el miércoles 1.800 millones de yuanes netos en acciones cotizadas en Shanghai y Shenzhen, mientras que sus homólogos continentales adquirieron la mayor cantidad de acciones de Hong Kong en más de tres semanas, según datos recopilados por Bloomberg.

Sus compras también se produjeron en medio de indicios de que las infecciones por Covid podrían estar alcanzando su punto álgido en algunas de las principales ciudades chinas. Por otra parte, Pekín ha prometido ampliar el gasto fiscal como parte de sus esfuerzos por impulsar el crecimiento económico.

“Las perspectivas a medio plazo siguen siendo bastante alcistas, sobre todo si China consigue recuperarse con fuerza a finales de este año y pasar a vivir con Covid, como gran parte del resto del mundo”, escribió en una nota Craig Erlam, analista de mercados de Oanda.

PUBLICIDAD

El repunte podría mantenerse, si la historia sirve de guía. Desde 1990, cuando el índice Hang Seng avanzó en la primera semana, la rentabilidad media del año fue del 11%. Cuando el índice de referencia registró pérdidas en los cinco primeros días, perdió una media del 7,9% en todo el año.

Sin embargo, otros observadores opinan que aún es demasiado pronto para mostrarse abiertamente optimistas respecto a China.

“Necesitamos un poco más de claridad en las próximas semanas en términos de cómo se desarrolla la situación de Covid en China”, dijo Tai Hui, estratega jefe de mercado de APAC en JPMorgan Asset Management, en una entrevista de Bloomberg TV. “Todavía tenemos que ver inversores realmente convencidos que vuelvan de EE.UU., de Europa”.

PUBLICIDAD