Actualidad

China, golpeada por Covid, pone en pausa gasto en chips para competir con EE.UU.

Las dificultades de la economía china están mermando los medios de Pekín y dificultando sus objetivos en el sector de los chips, que constituye una de las más importantes prioridades de Xi Jinping

Un empleado inspecciona placas de circuitos integrados en la fábrica de Smart Pioneer Electronics Co. en Suzhou, China, el viernes 23 de septiembre de 2022. Fotógrafo: Qilai Shen/Bloomberg
Por Bloomberg News
04 de enero, 2023 | 07:34 PM

Bloomberg — El resurgir de Covid-19 en todo el país pone en aprietos a la segunda economía del planeta y a las finanzas de Pekín, por lo que la nación está paralizando las cuantiosas inversiones encaminadas a desarrollar una producción de chips capaz de competir con Estados Unidos.

Según fuentes conocedoras del asunto, altos funcionarios están debatiendo la manera de prescindir de las costosas subvenciones que hasta la fecha han rendido escasos resultados y han propiciado el soborno y las sanciones de Estados Unidos. Mientras unos siguen impulsando estímulos de hasta 1 billón de yuanes (US$145.000 millones), otros formuladores de políticas han abandonado un enfoque orientado hacia la inversión que no ha producido los beneficios previstos, señalaron estas fuentes.

En su lugar, pretenden encontrar otras formas de apoyar a los fabricantes de chips nacionales, por ejemplo, bajando el costo de los componentes de los semiconductores, explicaron estas fuentes, que no quisieron ser identificadas porque las negociaciones eran sensibles.

Esto supondría un giro en el planteamiento chino respecto a una actividad fundamental para competir con Estados Unidos y garantizar la posición competitiva de este país a nivel económico y militar. Ello pone de relieve cómo las dificultades de la economía china están mermando los medios de Pekín y dificultando sus objetivos en el sector de los chips, que constituye una de las más importantes prioridades Xi Jinping. Esto podría incurrir en el gasto en otros sectores de suma importancia como son el medio ambiente y su defensa.

PUBLICIDAD

Las acciones de los fabricantes de chips y proveedores de equipos chinos tuvieron un rendimiento inferior al del mercado. Tokyo Electron Ltd. cayó un 1,2% en Japón, mientras que sus pares chinos, incluidos Naura Technology Group Co. y Advanced Micro-Fabrication Equipment Inc., cayeron más del 1%.

VER +
Japón se sumará a EE.UU. para restringir exportaciones de chips a China

No está claro qué otras políticas de chips está considerando Pekín, o si finalmente decidirá deshacerse del enfoque de inversión de capital que funcionó tan bien para impulsar su sector manufacturero en las últimas décadas. El gobierno de China aún podría decidir desviar recursos de otros campos para financiar a sus fabricantes de chips. Los representantes de la Oficina de Información del Consejo de Estado y el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios enviadas por fax.

Pero las discusiones ahora en curso contrastan marcadamente con los esfuerzos anteriores de Pekín de invertir recursos colosales en la industria de chips, incluida la creación del Fondo Nacional de Inversión de la Industria de Circuitos Integrados en 2014.

PUBLICIDAD

Ese vehículo se encuentra en el centro del descontento de Xi con la filosofía anterior de Pekín. Conocido dentro de la industria como el Gran Fondo, atrajo alrededor de US$45.000 millones en capital y respaldó a decenas de empresas, incluidos los campeones de fabricación de chips de China, Semiconductor Manufacturing International Corp. y Yangtze Memory Technologies Co.

La administración de Xi se sintió frustrada porque decenas de miles de millones de dólares canalizados a la industria durante la última década no han producido avances que permitan a China competir con EE.UU. en igualdad de condiciones. De hecho, SMIC y Yangtze, posiblemente los dos jugadores chinos de semiconductores más avanzados, quedaron paralizados por las sanciones estadounidenses.

Altos funcionarios chinos ordenaron una ráfaga de investigaciones anticorrupción en las principales figuras de la industria el verano pasado, culpando a la corrupción por inversiones desperdiciadas e ineficientes. Es probable que el Gran Fondo pierda su estatura como resultado, dijeron las personas.

Todo eso sucedió cuando los semiconductores se convirtieron cada vez más en un campo de batalla clave en la rivalidad entre China y EE.UU. Xi ha hablado repetidamente sobre la necesidad de un sentido de urgencia para resolver los llamados cuellos de botella de China: áreas donde el país aún depende en gran medida de los EE.UU. y otras potencias extranjeras, incluidas tecnologías críticas como los chips.

Ha implorado a los altos funcionarios que logren la autosuficiencia en tecnologías clave a medida que Estados Unidos se mueve para aislar a China. Cuando aseguró un tercer mandato sin precedentes en octubre, Xi prometió “avanzar más rápido” en la implementación de proyectos estratégicos para aumentar la innovación y dijo que “se harán esfuerzos para mejorar el nuevo sistema para movilizar recursos en todo el país para lograr avances tecnológicos clave e impulsar la fortaleza de China en ciencias y tecnologías estratégicas”.

VER +
Xi asegura que China ganará batalla tecnológica tras restricción de chips en EE.UU.

En respuesta, los funcionarios chinos discutieron recientemente si ofrecer incentivos adicionales para las empresas nacionales de semiconductores, dijeron las personas. Pero muchos consideraron que sería difícil juntar una cantidad sustancial después de que Pekín gastó mucho para combatir el Covid-19 en los últimos años, según las personas.

En cambio, los funcionarios ahora están pidiendo a los proveedores locales de materiales semiconductores que reduzcan los precios para brindar apoyo a sus clientes nacionales, dijeron las personas.

PUBLICIDAD

La debilidad de los ingresos fiscales, la disminución de las ventas de tierras y el costo de detener el Covid-19 han reducido las finanzas del gobierno, lo que llevó el déficit fiscal a un récord el año pasado.

Mientras tanto, EE.UU. se muestra cada vez más agresivo al perseguir las ambiciones tecnológicas de China.

El año pasado, aceleró una campaña para contener los esfuerzos de chips de Pekín, utilizando varias herramientas, incluidos los controles de exportación, para disuadir el progreso de China en tecnologías emergentes. Eso fue parte de los esfuerzos para mantener lo que el asesor de seguridad nacional de EE.UU., Jake Sullivan, llamó “la mayor ventaja posible”.

Sus aliados clave, incluidos los Países Bajos y Japón, también acordaron en principio reforzar los controles sobre la exportación de maquinaria avanzada para la fabricación de chips a China, informó Bloomberg News, en lo que puede ser otro golpe potencialmente debilitante para los grandes planes de chips de Pekín.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Debby Wu, Gao Yuan, Mayumi Negishi, Daniel Ten Kate, John Liu y Nasreen Seria.

Lea más en Bloomberg.com