Bloomberg Green

Estas son las cifras climáticas que habrá que vigilar en 2023

He aquí un vistazo a los temas climáticos que no debemos perder de vista en este 2023 aún cuando lo que se avecina no parece ser prometedor

Electricidad
Por Eric Roston
07 de enero, 2023 | 01:14 PM

Bloomberg — En 2022, Estados Unidos aprobó una ley sobre el clima que no tiene precedentes y en dos conferencias de la ONU se acordaron valientes iniciativas para asistir a las naciones en desarrollo azotadas como consecuencia de catástrofes y proteger lo que todavía existe en la naturaleza. Creció la inversión en energías alternativas y aumentó la popularidad de los EV (por sus siglas en inglés, vehículos eléctricos) y las bombas de calor. No obstante, en lo que respecta a las estadísticas fundamentales de la Tierra, las perspectivas siguen siendo menos esperanzadoras.

Esta es la situación a comienzos de 2023

Un inicio ardiente

Se prevé que en unas semanas los más importantes centros de investigación en climatología hagan públicas sus observaciones sobre la temperatura media del planeta durante 2022, y seguramente sean muy calurosas. En noviembre, la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés) emitió una primera estimación que sitúa a 2022 como el 5º o 6º año más caliente desde que se tienen registros, con 1,15 ºC por encima de la media de los períodos 1850-1900. Según el recuento de la WMO, los 8 años anteriores son los más calurosos desde que existen mediciones mundiales.

PUBLICIDAD

A juzgar por la evolución de los primeros días del año, todo indica que la curva del calentamiento seguirá su curso. El año empezó con uno de los inviernos europeos más templados que se han registrado, según los meteorólogos. Por segundo año seguido, Europa registró récords de calor estival el año pasado, y el 31 de diciembre se alcanzaron nuevas temperaturas máximas de temporada en varios países de Europa.

En diez años es posible que las temperaturas superen el límite mínimo de 1,5 °C estipulado en el Acuerdo de París, indican los científicos.

Temperaturadfd

Las emisiones están creciendo

Las emisiones récord de gases de efecto invernadero que calientan el planeta están impulsando el aumento de las temperaturas. Se calcula que las emisiones procedentes de la quema de combustibles fósiles aumentaron un 1% el año pasado respecto a 2021, hasta 36,6 giga toneladas de dióxido de carbono. Esa cifra es incluso superior a la de 2019, el año anterior a la pandemia que provocó un descenso sin precedentes -aunque temporal, de las emisiones, según el Proyecto Mundial del Carbono (Global Carbon Project), una colaboración científica internacional que realiza las estimaciones cada año.

PUBLICIDAD

El uso de petróleo lideró el aumento de 2022, específicamente para la aviación, ya que los viajes internacionales se recuperaron hacia las tasas previas a la pandemia. Tanto el petróleo como el carbón terminaron el año con una mayor demanda que en 2021. Y la invasión rusa de Ucrania provocó una crisis energética en Europa que ha visto a los países recurrir a un combustible fósil más sucio: el carbón. El shock energético repercutió en todo el mundo, por lo que incluso China aumentó la producción de carbón para ayudar a satisfacer los mercados.

Los científicos del clima actualizan cada año el tamaño del “presupuesto de carbono” o la cantidad de CO₂ que la humanidad puede emitir antes de dejar pasar incluso una probabilidad de 50-50 de mantener el calentamiento global por debajo de los objetivos acordados internacionalmente. Quedan alrededor de nueve años de emisiones a tasas de 2022 para tener la mitad de una oportunidad de alcanzar el objetivo de 1,5 °C y 30 años antes de que disminuyan las posibilidades de alcanzar el límite superior de 2 °C. Para que el mundo alcance emisiones netas cero para 2050, los países tendrían que reducir las emisiones cada año a un ritmo “comparable a la disminución observada en 2020 durante la pandemia de COVID-19″, según el Proyecto Mundial de Carbono.

Emisionesdfd

Las energías renovables están en auge

Se espera que la inversión en energías renovables siga creciendo, pero no está claro cuándo esa expansión se traducirá en una disminución de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. BloombergNEF proyecta que 2023 traerá un crecimiento del 18% en energía libre de carbono. Eso debería sumar más de 500 gigavatios de energía eólica, solar, de almacenamiento de electricidad, nuclear y geotérmica en 2023, pero las adiciones de electricidad limpia alcanzan los 1,4 teravatios por año para 2030 para encaminarse hacia un camino de cero neto.

Al menos 18 países han visto disminuir sus emisiones durante más de una década, según la revisión más reciente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU. Sin embargo, a medida que las cifras globales se difuminan con las cuentas regionales y nacionales, el panorama se vuelve más complicado.

Avances en Diplomacia Climática

En noviembre, el Climate Action Tracker (Rastreador de la Acción Climática ), un equipo de investigación que compara los índices de emisiones de los países con sus propios objetivos y con los mundiales, descubrió que, si bien no se había producido prácticamente ningún avance desde la conferencia de la ONU sobre el clima celebrada en Glasgow en 2021, sí se habían producido avances fenomenales y poco reconocidos en el sistema de diplomacia climática internacional desde 2009.

“Si observa el sistema en su conjunto, las conferencias, desde 2009 hasta ahora, definitivamente han logrado algo”, dijo en ese momento Niklas Höhne, científico de políticas climáticas del New Climate Institute (Nuevo Instituto del Clima) de Alemania, que contribuye con Climate Action Tracker. “Ahora estamos en un mundo diferente”.

PUBLICIDAD

La pregunta es, ¿cuándo se traducirá esa diplomacia en lecturas más positivas para las estadísticas vitales del planeta?

El “Catálogo de barcos” del clima

El resumen del Climate Action Tracker incluye un catálogo de cuatro páginas con las políticas climáticas actuales de 39 países, cada uno de ellos señalado con el icono de una bandera. Argentina está acelerando un nuevo gasoducto y explorando petróleo en alta mar. Canadá tiene un nuevo plan climático, pero sigue adelante “como si fuera una agradable tarde de domingo y no una crisis climática”. Irán no ha ratificado el Acuerdo de París. El Reino Unido, líder ecológico mundial, fue criticado por unas políticas que solo cubren el 40% de las emisiones relevantes y una financiación climática “muy insuficiente”.

Algo en esta lista, mejor resumido como un tedioso desfile de bajo rendimiento, recuerda un pasaje muy famoso de un libro muy antiguo. La epopeya original de Europa en tiempos de guerra, la Ilíada, intenta desde el principio impresionar a los lectores sobre la destreza naval de los griegos al enumerar exhaustivamente en varias páginas el liderazgo y las mercancías de los militares. El llamado “Catálogo de Barcos” estableció la lista épica como una fuerza capaz en la narración.

PUBLICIDAD

A medida que comienza un nuevo año, es más difícil discernir si el “catálogo” climático equivale a un relato inspirador de las ambiciones nacionales agregadas o una sátira de los esfuerzos que se quedan cortos.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD