La mitad de la fuerza laboral del mundo trabaja mucho o muy poco

Alrededor de un tercio de los trabajadores tuvieron en 2019 una semana laboral de más de 48 horas, mientras que la de un quinto de ellos fue de 35 horas semanales o menos

Imagen ilustrativa
Por Zoe Schneeweiss
08 de enero, 2023 | 04:10 PM

Bloomberg — Trabajar de 9 a 5 no es la regla para más de la mitad de la fuerza laboral del mundo, según un nuevo reporte de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

VER +
Las mujeres latinas ganaron un 50% menos que los hombres no hispanos en 2021

La cantidad promedio de horas trabajadas caía dentro del rango normal en 2019, casi 44 horas por semana, dijo la OIT en un estudio sobre el equilibrio entre el trabajo y la vida fuera de él.

No obstante, alrededor de un tercio de los trabajadores tuvieron una semana laboral de más de 48 horas, mientras que la de un quinto de ellos fue de 35 horas semanales o menos.

Horarios de trabajo atípicosdfd

“Aunque las horas de trabajo prolongadas disminuyeron ligeramente al principio de la pandemia y las horas de trabajo reducidas aumentaron en cierta medida, ambos fenómenos ya estaban volviendo a sus niveles anteriores a la pandemia a finales de 2020″, señaló la OIT.

PUBLICIDAD
VER +
¿Por qué tantos hombres de EEUU. dejaron de trabajar? Un estudio lo explica

El informe de la OIT también examinó los desajustes entre las horas de trabajo reales de los trabajadores y sus horas de trabajo preferidas, con datos que muestran un desajuste sustancial.

Desalineadoodfd

Las medidas introducidas durante la pandemia de Covid “arrojaron nuevas y poderosas pruebas de que dar a los trabajadores más flexibilidad sobre cómo, dónde y cuándo trabajar puede ser positivo tanto para ellos como para las empresas, por ejemplo mejorando la productividad”, dijo la OIT. “Por el contrario, restringir la flexibilidad conlleva costes sustanciales, entre ellos una mayor rotación del personal”.

“Existen numerosas pruebas de que las políticas de conciliación de la vida laboral y familiar aportan beneficios significativos a las empresas, lo que respalda el argumento de que dichas políticas son un ‘gana-gana’ tanto para los empleadores como para los empleados.”

Lea más en Bloomberg.com