Bloomberg Green

Cuatro preguntas clave sobre la inversión climática en 2023

Indicadores de lo que el 2023 podría significar para la escala y la velocidad de la transición energética

Fotógrafo: Toru Hanai/Bloomberg
Por Nathaniel Bullard
14 de enero, 2023 | 03:25 PM

Bloomberg — El comienzo del año es una bendición para los amantes de los datos en el mundo del clima y la energía: Recibimos información completa sobre los flujos de inversión y los indicadores del año anterior, así como una serie de perspectivas para el año que viene. A principios de esta semana, Eric Roston, de Bloomberg Green, resumía con claridad las cifras climáticas que habrá que vigilar en 2023. Yo tengo mis propios indicadores, que revelarán lo que 2023 significa para la escala y la velocidad de la transición energética.

VER +
Un Davos sin nieve dice a la élite del mundo todo lo que necesita saber

Estas son las preguntas que me hago y que espero que se resuelvan a medida que avance el año:

1. 1. ¿Cumplirá la tecnología climática en 2023 su excelente año de financiación de 2022?

En 2022, la tecnología climática registró un aumento interanual del 89% en capital riesgo, según HolonIQ, con más de 70.000 millones de dólares invertidos de enero a diciembre. Este dato es tanto más sorprendente cuanto que 2022 fue un año bastante sombrío para la financiación de capital riesgo en general: los dólares invertidos descendieron un 42% en los 11 primeros meses del año en comparación con 2021.

La financiación de las empresas de tecnología climática en el mundodfd

En los últimos cuatro años, la tecnología climática ha representado entre el 20% y el 30% de la inversión total en capital riesgo. Esta cifra se ha mantenido estable cuando el mercado de capital riesgo se ha más que triplicado y también cuando ha sufrido un fuerte retroceso. A medida que recibamos más datos sobre la financiación total de riesgo en 2022, la tecnología climática podría demostrar haber sido un porcentaje aún mayor del pastel mundial.

PUBLICIDAD
Financiación de empresas de tecnología climática como % del capital riesgo totaldfd

El año pasado, el flujo de dinero hacia la tecnología climática fue considerable: más de 35 veces superior al de una década antes. Este dinero, destinado ahora a empresas en fase inicial, estimulará una oleada de nuevos productos y modelos de negocio. Estaré atento para ver cuánto dinero más podría recaudarse este año, de qué inversores y con qué fines.

2. ¿Continuarán sus tendencias de precios el polisilicio de grado solar y el litio?

Durante la mayor parte del año pasado, dos insumos clave para la descarbonización del sistema energético mundial aumentaron de precio. El polisilicio de grado solar, el metal esencial para fabricar más del 90% de los paneles solares del mundo, comenzó su carrera de precios en 2021 antes de alcanzar su precio más alto en casi una década con 38 dólares el kilogramo. Desde entonces, los precios han vuelto a caer a 17,51 dólares el kilogramo, lo que significa que se han reducido a la mitad desde octubre de 2022.

Precio medio al contado del polisilicio de grado fotovoltaicodfd

Del mismo modo, el litio necesario para las baterías utilizadas en los coches eléctricos y los sistemas de almacenamiento de energía tuvo una espectacular carrera de precios, aumentando más de 11 veces desde principios de 2021 antes de alcanzar su máximo en noviembre. Ese movimiento de precios fue lo suficientemente significativo como para hacer subir los precios de las baterías de iones de litio por primera vez en al menos una década. Los precios del litio también empezaron a bajar, aunque no tan bruscamente como los del polisilicio, y empiezan el año con una caída del 13% respecto a su máximo de 2022.

PUBLICIDAD
Precio de referencia del litio en Chinadfd

Lo que yo vigilaré: hasta dónde caerán el polisilicio y el litio y el impacto de los precios en los negocios de energía solar y vehículos eléctricos. BloombergNEF prevé un aumento del suministro de polisilicio de aproximadamente el 50%, lo que debería traducirse en un descenso significativo de los precios, incluso con otro año récord de instalaciones solares. La oferta de litio extraído también podría aumentar más de un 30% este año. Se espera que aumenten las ventas de vehículos eléctricos, mientras que el mercado automovilístico en general parece estar volviendo a la normalidad. Para ambos sectores, cada tick de precio a la baja en insumos clave será muy bienvenido.

3. ¿Con qué rapidez y fluidez pasarán de la planificación a la aplicación la IRA y la tasa fronteriza del carbono de la UE?

Los lectores estadounidenses seguramente están familiarizados con la Ley de Reducción de la Inflación y sus cientos de miles de millones de dólares en ayudas para el clima. Esos fondos, así como los miles de millones adicionales para el clima de la ley de infraestructuras y la ley CHIPS y de Ciencia, tienen ahora que ponerse en marcha. Estoy atento para ver cómo sucede. No depende sólo del gobierno federal: La oposición local podría acabar con muchos proyectos, tanto de derechas como de izquierdas.

Mientras tanto, el Mecanismo de Ajuste en las Fronteras del Carbono de la UE ha alcanzado “un acuerdo de carácter provisional y condicional” en el Parlamento Europeo y ahora necesita confirmación y adopción antes de entrar en vigor en octubre. Los próximos nueve meses de obligaciones de información sobre el CBAM deberían dar una pista sobre el impacto que esta política tendrá en la industria nacional y el comercio internacional.

4. ¿Tendrá problemas en casa el nuevo rey del GNL?

El año pasado, Estados Unidos empató con Qatar como primer exportador mundial de gas natural licuado. Qatar ha ocupado el primer puesto durante mucho tiempo, mientras que EE. UU. solo comenzó a exportar desde los 48 estados más bajos en 2016. El principal destino del GNL estadounidense en 2022 fue Europa, y sin duda fue bien recibido allí, dada la restricción del suministro de gas por parte de Rusia.

Lo que me interesa es el impacto de las exportaciones en los precios del gas natural estadounidense. El gas natural cuesta mucho menos en Estados Unidos que en otras grandes economías, gracias a la abundancia interna. Pero la continuación de las exportaciones podría cambiar esta situación. La encuesta del tercer trimestre de la Fed de Dallas sobre la industria del petróleo y el gas reveló que la mayoría de los ejecutivos esperan que la era del gas barato en EE.UU. termine dentro de tres años .

El aumento del precio del gas afectaría a la combinación de combustibles de la electricidad estadounidense, lo que podría traer más carbón a la red, pero casi con toda seguridad también más energías renovables. Los precios más altos también afectarían a la industria y, si persisten, podrían estimular las inversiones en descarbonización en el ámbito tradicional de la petroquímica.

Nat Bullard colabora con BloombergNEF y Bloomberg Green. Es socio de Voyager, un inversor en tecnología climática en fase inicial.

VER +
Esperanzas de un aterrizaje suave para la economía mundial crecen al inicio de 2023
VER +
Enero es un mes difícil para las finanzas personales, ¿cómo manejarlo bien?
VER +
Lecturas recomendadas de la semana: los riesgos y los desafíos que enfrentará LatAm