Europa

¿Por qué Turquía demora el ingreso de Suecia y Finlandia a la OTAN?

El gobierno turco ha dicho a Suecia que debe abordar con mayor fuerza el apoyo terrorista entre una población kurda y la extradición de terroristas

Tayyip Erdogan en 2019.  Photographer: Akos Stiller/Bloomberg
Por Kati Pohjanpalo, Natalia Drozdiak y Selcan Hacaoglu
16 de enero, 2023 | 11:26 AM

Bloomberg — A 6 meses de la aceptación por parte de Turquía la OTAN invitara a Suecia y Finlandia a sumarse a la organización, la ampliación de la alianza se ha paralizado debido a que Ankara se está resistiendo a validar sus respectivas peticiones.

La situación se agravó la pasada semana cuando unos manifestantes vinculados a grupos kurdos colgaron en la ciudad Estocolmo una figura del presidente de Turquía, lo que llevó al país a incrementar su presión sobre los suecos para que tomen medidas enérgicas contra estos grupos al margen de la ley.

Actualmente, con la celebración de comicios en Turquía el próximo mes de junio, y con los reiterados indicios del presidente Erdogan de que las elecciones podrían celebrarse en mayo para desequilibrar a la oposición, todo parece indicar que la situación se halla más confusa, aunque los funcionarios de la OTAN están convencidos de que el problema se solucionará al final, posiblemente coincidiendo con la cumbre de la Alianza que se celebrará en Vilna el próximo mes de julio. Por el momento, veintiocho de los treinta miembros de la OTAN han validado la solicitud de los países nórdicos, mientras que solo se han resistido Turquía y Hungría.

PUBLICIDAD

Suecia y Finlandia presentaron sus ofertas de adhesión en mayo después de la invasión rusa de Ucrania. La oposición de Turquía fue una sorpresa, ya que no había planteado objeciones anteriormente.

Un acuerdo elaborado en la cumbre del pasado junio de la OTAN en Madrid permitió que el proceso avanzara, pero la posición de Ankara ha cambiado poco.

Turquía dice que Suecia debe hacer más para abordar el apoyo terrorista entre una población kurda de alrededor de 100.000 personas y para extraditar a los sospechosos. Si bien Turquía también ha hecho demandas a Finlandia, se dice que está conforme con el nivel de cooperación de Helsinki.

PUBLICIDAD

Suecia tiene que “mostrar a través de acciones, y no solo con palabras o declaraciones, que el PKK no estará presente, no podrá recaudar dinero ni reclutar miembros”, dijo el sábado el portavoz presidencial Ibrahim Kalin. El PKK, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, está prohibido en toda la Unión Europea y también ha sido catalogado como organización terrorista por Estados Unidos.

Luego de la manifestación de la semana pasada, Turquía convocó al embajador de Suecia, abrió una investigación y canceló una visita planeada a Ankara por parte del principal legislador de Suecia. El gobierno de Suecia condenó las protestas, calificándolas de “repugnantes” y un intento de “sabotear” su candidatura a la OTAN.

El gobierno de Suecia ya ha endurecido sus leyes antiterroristas, pero ha reconocido que no podrá cumplir con todas las demandas de Turquía. Aunque Suecia ha deportado al menos a uno de los sospechosos buscados por Erdogan, su gobierno no puede invalidar los tribunales en casos de extradición en los que el poder judicial se ha negado a enviar a los acusados a Ankara.

Aun así, Erdogan continúa insistiendo en que Suecia necesita entregar “alrededor de 130″ personas.

“Les dijimos que si no entregan a los terroristas entre ustedes, no podemos aprobarlo en el Parlamento”, dijo Erdogan el domingo, según la televisión estatal TRT. “Si no se oponen a la provocación del PKK, nuestras relaciones con Suecia pueden volverse mucho más tensas”.

El poder de Erdogan

Para Erdogan, la influencia que ahora tiene sobre Finlandia y Suecia es potencialmente un regalo político único en la vida después de años de sentir que sus preocupaciones sobre el terrorismo han sido ignoradas por sus aliados.

PUBLICIDAD

“Estaba muy descontento con varios países de la OTAN y estoy seguro de que quería avanzar en sus posiciones en la esfera más amplia de la OTAN aprovechando la adhesión de Suecia y Finlandia”, dijo el presidente finlandés, Sauli Niinisto sobre Erdogan en una entrevista con el diario danés Dagens Nyheter este sábado.

Impulsar las demandas permite, en particular, que Erdogan, de 68 años, parezca fuerte ante los votantes mientras busca extender su gobierno por otros cinco años.

“Erdogan mantendrá como rehenes a las membresías finlandesa y sueca en la OTAN mientras crea que lo beneficia”, dijo Minna Alander, investigadora del Instituto Finlandés de Asuntos Internacionales. Es probable que el líder de Turquía esté sopesando si le conviene más ratificar las ofertas antes o después de las elecciones, dijo.

PUBLICIDAD

Los diplomáticos de la OTAN son cautelosamente optimistas de que los problemas se resolverán al final, muy probablemente después de la elección de Turquía. Uno señaló que una OTAN más fuerte finalmente funciona a favor de Turquía, especialmente en el Mar Negro y el Medio Oriente.

El jefe de la alianza, Jens Stoltenberg, reiteró la semana pasada que confiaba en que se ratificarían las adhesiones de los países nórdicos. Para Finlandia y Suecia, el proceso, que puede llevar años, ya se ha movido más rápido que cualquier otro en la historia moderna de la alianza, agregó.

PUBLICIDAD

Estrategia de EE.UU.

Si bien no sorprende que Erdogan esté buscando usar su influencia durante el mayor tiempo posible, todavía hay una trampa: EE.UU., el país más poderoso de la alianza militar, ha puesto su peso detrás de las naciones nórdicas. También está utilizando una venta potencial de US$20.000 millones en aviones de combate F-16 como un incentivo para que Ankara se alinee.

Estados Unidos advirtió a Turquía que es posible que el Congreso no apruebe la venta del avión a menos que Ankara ratifique las solicitudes para la OTAN de Suecia y Finlandia, dijo un alto funcionario turco que habló de forma anónima debido a la delicadeza de la información. Los funcionarios estadounidenses están relacionando los problemas, dijo una persona familiarizada, pero la administración de Biden no llegó a decirle a Ankara que obtener los aviones solo se obtiene con la aprobación de las ofertas de la OTAN.

Eso deja a Erdogan para decidir si ceder ante la presión de Washington o cuándo hacerlo.

PUBLICIDAD

Si Turquía mantiene su reticencia hasta después de sus elecciones, los legisladores finlandeses han dicho que esperan avances antes de la cumbre de Vilna que comienza el 11 de julio. Los países nórdicos esperan asistir como miembros, pero como invitados formales para unirse a la alianza, estarán allí en cualquier caso.

Artículo 5

El retraso en la adhesión significa que Suecia y Finlandia aún no están cubiertos por el compromiso de defensa colectiva de la OTAN, el Artículo 5. Pero el riesgo de seguridad se ve mitigado por los compromisos asumidos por los EE.UU., el Reino Unido y otros para defenderlos si son atacados antes de convertirse en miembros de pleno derecho. “Es inconcebible que Finlandia y Suecia enfrenten amenazas militares sin que la OTAN reaccione ante eso”, dijo Stoltenberg.

También hay una desventaja en paralizar las ofertas nórdicas indefinidamente: cuanto más espere Erdogan, más preguntas harán otros miembros de la OTAN sobre qué tan comprometido está con la seguridad del bloque y de los aliados, o si le está haciendo el juego a Rusia.

PUBLICIDAD

Las sugerencias de que Turquía se está demorando en hacerle un favor a Rusia no tienen nada que ver con la realidad y son un repudio a las preocupaciones de Turquía sobre el PKK, dijo un alto funcionario turco que habló bajo anonimato debido a la delicadeza de la información.

Con las asistencia de Jennifer Jacobs y John Follain

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD